lunes, 27 de noviembre de 2017

Una Vela Para El Diablo (1973)

En un pueblecito prototípico de la España rural de los 60 dos hermanas solteronas y puritanas (Bautista,Roy) dirigen una posada en la que se hospedan jóvenes turistas. Obsesionadas por defender a toda costa la decencia y guiadas por un turbio fanatismo deciden eliminar lo que consideran "indecente".

El prolífico Eugenio Martín después de dirigir una gran película como fue PANICO EN EL TRANSIBERIANO (1972) donde unió a ese genial dúo que eran Christopher Lee y Peter Cushing nos ofreció otra película de género que se titula UNA VELA PARA EL DIABLO.A diferencia  de la anterior,esta ultima no contiene elementos sobrenaturales, sino que abarca el subgénero del slasher pero entrando más en el  horror psicológico trazado en torno a las mujeres mayores como antagonistas.


Por lo que respecta a la trama, la película no rompe ningún nuevo terreno, pero la ejecución (que cuenta con más de una escena excepcionalmente chocante, que puede no ser demasiado inquietante, pero sin duda te acordaras de ella, una vez termines la película). Elegante y un poco políticamente cargada, la película funciona tanto como un cuadro de horror tradicional y un poco en contra el conservadurismo social que residía en esa época en la España rural. El asesinato de apertura, en el que la víctima es literalmente asesinada por partes de una vidriera de cristal, no sólo es artísticamente impresionante, sino que efectivamente establece el estilo y el tono. Con Marta y Verónica que se adhieren a su sistema de creencias lo suficientemente estricta que están dispuestos a matar a cualquiera que va en contra de eso, las inclinaciones de Martin no son particularmente sutiles, pero ciertamente están en consonancia con el período en el que se realizó la pelicula.Llamar a estas mujeres reprimidas sería un poco un error.


Por supuesto, esto no funcionaría muy bien si el elenco no estuviera a la altura. Aurora Bautista y Esperanza Roy son fantásticas como las hermanas, la primera una mujer cruel y dura y la segunda un personaje más amable. Tenemos la sensación temprana de que Marta está manipulando a Verónica para que vaya con ella en ciertas cosas y es interesante ver cómo todo eso se desarrolla a medida que avanza la historia. Estas dos actrices juntas están geniales.Judy Geeson también cumple, pero se le ve bastante perdida durante el desarrollo del metraje, sobretodo en la segunda mitad. Ella tiene una presencia ingenua para comenzar, pero cuando ella comienza a acercarse a la verdad comienza a cambiar el carácter.


En definitiva y resumiendo: Película con una muy buena atmosfera y bien rodada, centrada más en los temas psicológicos y religiosos que en una sucesión de asesinatos y escenas de terror, junto a un dúo protagonista que lo borda en su actuación, UNA VELA PARA EL DIABLO es un largometraje español que merece mucho más renombre del que actualmente tiene.


No hay comentarios:

Publicar un comentario