martes, 30 de enero de 2018

Mom and Dad (2017)

Una misteriosa epidemia en forma de locura masiva provoca que los padres ataquen violentamente a sus hijos. Carly (Winters) y Joshua (Arthur) tratarán de sobrevivir durante tan aciaga jornada, amenazados por unos progenitores con los rasgos de Nicolas Cage y Selma Blair.

MOM AND DAD marca el debut como director de Brian Taylor solo detrás de la cámara, siendo siempre la  mitad del famoso dúo de directores  Neveldine / Taylor, que nos trajo clásicos tan enloquecidos como las dos partes de  CRANK (2006/2009) y GAMER (2009).A pesar de su tropiezo y (por el momento) ultima película dirigida por el dueto que GHOST RIDER: ESPIRITU DE VENGANZA (2012). Taylor consigue con MOM AND DAD deleitar a los fanáticos de Nicolas Cage, quienes recibirán de buen agrado ver al actor totalmente desatado en un vehículo tan loablemente loco como su estrella.


La trama es genial: los niños de los suburbios son cazados y asesinados por sus padres. Al igual que en CRANK:ALTO VOLTAJE, hay algunas escenas en las noticias que explican un poco la acción, aparentemente esto es el resultado de una trama terrorista para, en efecto, aniquilar al oeste simplemente haciendo que maten a la próxima generación. Esto, obviamente, hace que sea una perspectiva difícil para aquellos a los que les gusta una película más sencilla, pero los aficionados más exigentes buscarán la forma en que Taylor participa, explotando la premisa más por la comedia negra que por el patetismo que pueda crear esta loca situación. Si aceptas entrar dentro de la película, el director imita la duración del metraje como una montaña rusa, con unos ochenta minutos que pasan rápidamente. Está llena de acción, mientras los niños Anne Winters y Zackary Arthur intentan reconstruir lo que sucede cuando los padres llegan al colegio a recoger a sus hijos (en una excelente escena) y contando los segundos hasta que sus padres Cage y Selma Blair lleguen a casa del trabajo para comenzar la cacería de ellos dos.


Ambos actores logran transmitir algo de simpatía, aunque Cage interpreta a un padre con un tic en el ojo, dejando  claro desde el principio, que tal vez no es el tipo más estable (mostrado por un flashback cuando rompe su nueva mesa de billar porque no puede aspirar más en su vida). Como su esposa, Blair es inicialmente más discreta, ya que ella misma experimenta los fenómenos en una escena en un hospital de la que no desvelare mucho más (pero que se queda en el recuerdo del espectador) y se apresura a irse a su  casa porque, bueno, hay cosas que hacer y no puede explicar por qué.


Y todo esto para llegar a unos últimos 30 minutos donde  mamá y papá hacen todo lo posible para matar a sus hijos, con Taylor que no deja ningún tabú sin explotar, incluida la idea de que los niños usen armas de fuego. Es una autentica locura, y se vuelve aún más loca en un giro en los últimos minutos que es completamente acojonante y digno de todo lo que está ocurriendo.


En Definitiva y resumiendo: MOM AND DAD es una locura de película, donde Nicolas Cage es un “Meme” en cada escena que realiza y Selma Blair demuestra que puede tener una vena cómica con mucha mala leche, quizá el único “pero” para algunos espectadores es que le falta un poco más de violencia explícita, pero que sin duda, el intuir en el espectador funciona mejor que lo gráfico. Una película que es perfecta para pasar un genial rato si te dejas llevar por la locura de la historia y de sus personajes. En mi caso, acabe aplaudiendo en los créditos finales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario