martes, 3 de abril de 2018

Ready Player One (2018)


Año 2045. Wade Watts (Tye Sheridan) es un adolescente al que le gusta evadirse del cada vez más sombrío mundo real a través de una popular utopía virtual a escala global llamada "Oasis". Un día, su excéntrico y multimillonario creador muere, pero antes ofrece su fortuna y el destino de su empresa al ganador de una elaborada búsqueda del tesoro a través de los rincones más inhóspitos de su creación. Será el punto de partida para que Wade se enfrente a jugadores, poderosos enemigos corporativos y otros competidores despiadados, dispuestos a hacer lo que sea, tanto dentro de "Oasis" como del mundo real, para hacerse con el premio.

Adaptada de la novela de Ernest Cline, READY PLAYER ONE (2018) es otra inmersión en el mundo de la filmación con captura de movimiento para el legendario director Steven Spielberg. Al igual que LAS AVENTURAS DE TINTIN y la (aburrida) adaptación de MI AMIGO EL GIGANTE, READY PLAYER ONE permite a Spielberg disfrutar de la libertad que la tecnología le brinda, cuando se trata de visualizar mundos fantásticos y personajes en la pantalla grande. . La película tiene dificultades de la misma manera que otras películas del estilo, incluso cuando intenta infundir su material de origen literario pop y efectos visuales excepcionales con una gran dosis de corazón “al modo Spielberg”. Con un impresionante trabajo técnico, READY PLAYER ONE, sin embargo, no logra recapturar la magia de la superproducción del Spielberg de la vieja escuela.


El OASIS es la verdadera estrella de la película y, a su crédito, Spielberg y sus colaboradores, incluido su antiguo director de fotografía Janusz Kamiński y los muchos artistas de VFX de Industrial Light & Magic, hacen un gran trabajo para llevar la realidad virtual a vida cinematográfica, Spielberg aprovecha la movilidad que viene con un universo renderizado digitalmente poblado por personajes de “motion capture” filmando las secuencias de acción basadas en OASIS de maneras que son físicamente imposibles en el mundo real. READY PLAYER ONE logra hacer que el OASIS se sienta enorme, incluso cuando la película explora solo una fracción de los escenarios de realidad virtual creados a través de la cultura pop que tiene para ofrecer al espectador. En cuanto a los muy discutidos elementos de la cultura pop en sí mismos, en general trabajan juntos para crear una mitología coherente que se sostiene por sí misma, independientemente de cuán familiares (o no familiares) estén los espectadores con la multitud de referencias.


Donde READY PLAYER ONE lucha es con respecto a su historia y personajes. El guion adaptado de Cline y Zak Penn, cambia y mejora la trama de la novela original, pero sigue siendo una versión frustrantemente regresiva de la narración del viaje del héroe. READY PLAYER ONE también hace que el personaje de Art3mis esté más desarrollado que el de un simple interés amoroso femenino, pero no va lo suficientemente lejos como para romper el molde en ese sentido. Se siente como si un enfoque más deconstructivo hubiera servido mejor a la película en general, desde la forma en que da cuerpo a sus jugadores humanos hasta la forma en que explora lo que el OASIS significa para ellos y cómo eligen expresarse con sus avatares. En lugar de luchar con esta relación a menudo desordenada entre la cultura pop y los fandoms, READY PLAYER ONE apuesta por mensajes fáciles pero simplificados sobre la avaricia corporativa y la importancia de no perder de vista lo que el mundo real tiene para ofrecer.


Dicho esto, Spielberg encuentra una cualidad autorreflexiva en el personaje de James Halliday, ya que Rylance una vez más prospera en un papel que le permite al director meditar en su propio legado como narrador (similar a lo que Rylance y Spielberg hicieron con MI AMIGO EL GIGANTE) . La historia también comienza a encontrar su camino cuando empareja a Wade Watts, quien, a pesar de una pésima actuación de Sheridan, es algo así como un protagonista blando y bidimensional, junto con sus amigos en el OASIS, incluyendo a su buen amigo Aech (Lena Waithe) y los hermanos Sho y Daito (Philip Zhao y Win Morisaki). Las escenas en las que este grupo  de jugadores se unen son fácilmente las mejores de la película y los momentos donde la película es lo más cercano a recapturar ese viejo sentido de aventura de Spielberg, pero con un toque moderno.Waithe está especialmente divertida aquí y su personaje, para ser sincero, es mucho más carismático que Wade, con una historia más intrigante.


READY PLAYER ONE además hace un gran trabajo manejando la gran cantidad de voz en off y mantiene un ritmo constante durante sus primeros dos tercios, culminando con una pieza establecida en el OASIS que permite a Spielberg ofrecer sus respetos a un compañero cineasta y amigo (sin duda, lo mejor para mí de la película). El tercer acto lamentablemente se arrastra en comparación a medida que una mayor cantidad de la acción se traslada al mundo real y la amenaza que representa el IOI.La visión del futuro en la vida real es simplemente menos innovadora que el OASIS, incluso con la zona de caravanas de Wade que ofrece un telón de fondo visualmente llamativo. El IOI es también algo así como una corporación futurista malvada pero llena de clichés, a pesar de los mejores esfuerzos de Mendelsohn para hacer de Sorrento un villano memorable (que lamentablemente, no consigue).


En definitiva y resumiendo: Mientras que READY PLAYER ONE tenía el potencial de ser una película fascinante de Spielberg en la historia de la cultura pop a través de una aventura de ciencia ficción / fantasía, el resultado final es astuto y técnicamente atrevido pero que se ve lastrado por las huecas escenas en la vida real. Los fanáticos del libro original de Cline probablemente disfrutarán también de READY PLAYER ONE a pesar de los notables cambios que hace a su novela, al igual que aquellos que no han leído el libro, pero que han encontrado un tráiler prometedor que les invita a ir al cine. En cuanto a los que no les gustó el libro o se dejaron llevar por los avances tecnológicos de la película (aviso de que a pesar de ser geniales, no crean una película excepcional) es mejor que revisen algunas de las películas clásicas de Spielberg y otras películas que inspiraron a la novela. De todas formas READY PLAYER ONE merece la visita del espectador para verla en pantalla grande, ya que la palabra entretenimiento está en cada uno de sus minutos (y eso es lo que buscan los espectadores ¿no?)

No hay comentarios:

Publicar un comentario