lunes, 25 de enero de 2016

976-El teléfono del infierno (1989)

-El actor Robert Englund siempre será reconocido como el icono del terror que fue Freddy Krueger en la saga de PESADILLA EN ELM STREET, pero poco conocida fue su faceta de director, que comenzó dirigiendo algún capitulo en la serie LAS PESADILLAS DE FREDDY (1988) y salto al largometraje con 976-EL TELEFONO DEL INFIERNO (1989) dirigiendo el género que más conoce: el terror.

-Desde la muerte de su madre, Spike (O ‘Bryan) vive con su tía y su primo Hoax (Geoffrey), dominado por su madre y marginado en el instituto.Spike leyendo un folleto publicitario, decide llamar a su “Horroroscopo” que predice el fututo, pero no decide hacerle caso.Hoax en cambio sí que se toma los consejos del numero al pie de la letra, convirtiéndolo poco a poco en un ser demoniaco.


-En su opera prima, el señor Englund demuestra que no es tonto y que mientras filmaba la saga de Pesadilla se quedó con algunos trucos visuales que sabe plasmar y hay escenas que recuerdan (el cine, la casa helada) a la saga que creo Wes Craven, con una buena dirección de actores y sabe cómo plasmar estados de ánimo al espectador. Lo que ocurre es que el guion (que no está escrito por el) es muy flojo en su primera parte, con una presentación de personajes alargada, que no arranca hasta bien pasados los 40 minutos, con una sucesión de clichés típicos del cine ochentero de terror.

Tendrias que dejar de reventarte los granos de la cara.

-Tenemos al protagonista chulo y guaperas (que me recordaba a Kevin Dillon en EL TERROR NO TIENE FORMA (1988)  y el típico “nerd” puteado en todos los sentidos, al que se le dará poderes para poder vengarse de quien le ha amargado la vida. Lo que ocurre es que hasta que comienza la venganza, los protagonistas están sin rumbo fijo, con una sub-trama con un detective investiga los sucesos que no aporta nada a la cinta. Una vez pasado el tedio, comienza en si el interés, con Hoax transformado en un ser que tiene su momento cumbre en la matanza en el cine, contra sus agresores en el instituto, la pena es que no se arriesga en escenas sangrientas y gore, apartando la cámara en los mejores momentos, existe una versión UNCUT americana pero que no he podido encontrarla.

Espero que no me toque Sandro Rey
-En el reparto destacaremos a Stephen Goffreys (conocido por su papel en NOCHE DE MIEDO) que si chirria un poco como un “nerd” adolescente con 25 años, una vez como ser demoniaco y con un maquillaje aceptable le saca jugo al personaje y a la guapísima Lezlie Deane que tendría que haber tenido más minutos en pantalla y que gracias a este papel, Englund la recomendó para PESADILLA FINAL: LA MUERTE DE FREDDY (1991).

Aii comprame estos corazones que los tengo baratosss
-En definitiva y resumiendo: 976-EL TELEFONO DEL INFIERNO tendría que haber sido mucho mejor, con una premisa retorcida y con un elenco defendible. Lo que ocurre es que la primera parte le cuesta arrancar, aunque se puede superar gracias al buen hacer de Englund detrás de las cámaras, con un estilo visual conseguido, a pesar de esas carencias que tiene un título de serie Existe una secuela (ya sin Englund) que repetía protagonista, pero que tuvo malísimas críticas y recepción.


No hay comentarios:

Publicar un comentario