miércoles, 1 de junio de 2016

Los Bárbaros (1987)

-Alguna vez en este blog, ya he hablado de la Cannon Films, productora de los 80 que consiguió hacerse de oro gracias a productos para “hombres de verdad” donde la acción descerebrada era la única ley, por otro lado alguna vez también he comentado sobre la moda que tenían las productoras italianas de copiar toda película americana que tenía éxito con un presupuesto irrisorio, pues bien, si juntamos ambos puntos tenemos la película que criticare, una que seguramente todo cinéfilo recuerda haber visto de pequeño en videoclubs y que se titulaba: LOS BARBAROS (1987).

-En tiempos remotos de violencia y señores feudales, los Raknakis son la única tribu que puede viajar libremente por todos los territorios, pues poseen un rubí mágico que custodia la reina Canary (Virginia Bryant).Dos hermanos gemelos (Peter y David Paul) deberán liberar a su reina después de haber sido secuestrada por el malvado Kadar (Richard Lynch).


-Como se ha podido ver, queda claro que este largometraje se creó gracias al éxito que cosecho en taquillas CONAN EL BARBARO (1982) y que desato un aluvión de películas sobre fantasía y brujería, casi todas cortadas por el mismo patrón. En este caso la productora Cannon eligió a un pareja de hermanos gemelos, que hacían culturismo y que tenían algo en común aparte de ser como dos gotas de agua: eran menos expresivos que un tablón de madera, pero con toda seguridad fueron elegidos debido a que tener a dos clones de Arnold Schwarzenegger tendrían el doble de éxito en taquilla.



-Dirigida por el director italiano Ruggero Deodato (HOLOCAUSTO CANIBAL) y de la que no veremos ningún tipo de marca personal en la película, debido seguramente era un mandado por la productora y que tendría que estar bien callado para cobrar su cheque, tenemos la típica historia rodada con cuatro duros, donde un circo ambulante adopta a un par de hermanos huérfanos, que serán atacados por el villano de turno siendo secuestrados tanto ellos como la ¿reina? de la tribu, en la que ellos serán llevados como esclavos realizando tareas duras y que pasado el tiempo se convertirán en dos armarios de Ikea con músculos que escaparan del cautiverio e intentara salvar a su reina y a un rubí que contiene poderes mágicos.

-La película se podría resumir en una palabra: Absurda. Para comenzar tenemos a dos bárbaros que hablan como si fueran surfistas bronceados de los 90 y haciendo chistes malos durante todo el metraje, en el que su mejor baza, es imitar una especie de grito de Chewbacca en celo, que será uno de los gags más recurrentes y repetidos (la escena de ahorcamiento) en donde ambos hermanos parecen compartir una neurona entre los dos, en el que el guion les ha dado un desarrollo psicológico nulo, donde lo único diferente es que uno se llama Gore y el otro Kutchek.



-Otro de los problemas que tiene LOS BARBAROS, es que en cada escena que aparecen los protagonistas, estos aparecen completamente llenos de aceite, para que se les pueda distinguir todos los músculos del cuerpo, lo que hace que dé igual que acaben de salir de una pelea o de un pantano, estarán brillando como el sol, debido al aceite corporal.

-La historia a pesar de ser la típica en este tipo de generoso se hace aburrida en ningún momento y sus 87 minutos pasan en un suspiro, debido a que la acción esta introducida cuando hace falta (la escena en la posada) y a pesar de sus terribles actuaciones, es tan cafre lo que se está viendo que se hace totalmente llevadera.



-La violencia del film esta poco clara, ya que teniendo un prólogo bastante sangriento, esta va decayendo hasta una violencia infantil, donde a mi parece, no se sabía bien si este producto iba destinado a mayores, pequeños o todos en general. El clímax final me parece poco desarrollado, con un villano que va cambiando de parecer según le parece, con una pelea final escasa en minutos y con una coreografía de luchas de pena.

-En el reparto tenemos a Peter y Paul David, que a pesar de todo tuvieron éxito con esta película y llegaron a rodar 3 largometrajes más (PASANDOLO EN GRANDE, DOUBLE TROUBLE y TWIN SITTERS)  para luego desaparecer del mapa a mediados de los 90, básicamente debido a su nulo nivel de interpretación. Como villano tenemos a Richard Lynch, demostrando ser el único actor de la película con tablas (totalmente encasillado como malo) y como secundario destacar la presencia de Michael Berryman (LAS COLINAS TIENEN OJOS) conocido sobre todo por su físico debido a una enfermedad que tenía y que en este caso tiene el papel de malvado brujo, que si al principio parece tener protagonismo, después queda en agua de borrajas.



-En definitiva y resumiendo: LOS BARBAROS siempre será una película que se recordara con cariño, ya que fue una de las cintas más alquiladas en los videoclubs a principios de los 90, gracias sobre todo a una caratula que recordaba a Conan, pero que con los años el mismo niño que la veía con buenos ojos, descubre que es un largometraje estúpido, con malas actuaciones y un guion simple, pero que a pesar de todo, se le puede dar un oportunidad siendo una de las Conan-Explotactión referentes en el mundo del cine.


PD: A pesar de todo, me sigo riendo con el ruido de Chewbacca en celo de los “hermanos barbaros”.





No hay comentarios:

Publicar un comentario