viernes, 1 de diciembre de 2017

Scarecrows:Zona Restringida (1988)

Una banda de atracadores consigue robar más de tres millones de dólares en efectivo. Para escapar secuestran un avión privado pero el ambicioso Bert decide quedarse con todo el dinero, tirar una granada dentro del avión y saltar en paracaídas. Bert va a parar a una pequeña cabaña de un campo de maíz protegido por un espantapájaros que extrañamente cobra vida y lo asesina. El resto del grupo, que ha sobrevivido y ha salido en su búsqueda, llega hasta la cabaña sin saber lo que les espera...

1988 no fue exactamente un año “top” para las películas de terror. Las franquicias se estremecían cuando llegaban demasiadas entregas para ellas. Ese año se vio la cuarta entrega de HALLOWEEN, PESADILLA EN ELM STREET y AULLIDOS... Segunda parte para NOCHE DE MIEDO, HELLRAISER y PHANTASM... y Jason Voorhees estaba ya perdido en la séptima entrega (peleando contra una chica con poderes psíquicos) de VIERNES 13.Mientras tanto, las películas que llegaban originales, estaban comenzando  a tomar una idea de "Realmente no nos tomamos estas ideas en serio". Es sorprendente, entonces, que 1988 también vería el lanzamiento de ZONA RESTRINGIDA (SCARECROWS), una película que mantiene las cosas simples y sólo apunta a aterrorizar al espectador.


La historia como he dicho, es simple: un grupo de ex-militares roban en Camp Pendleton, secuestran a un piloto y su hija, el grupo decide a México, donde pueden disfrutar de sus millones como les apetezca. El problema es que los codiciosos se vuelven más codiciosos (¿no es siempre un problema?) Y comienzan los problemas.


Bert (BJ Turner) decide que quiere el dinero para sí mismo, lanza una granada en el avión, y salta. Por suerte para “excompañeros “la granada tarda unos 15 minutos en explotar (posiblemente la granada más lenta de la historia del cine) y la pueden lanzar fuera del avión. El problema número dos es que todos han logrado aterrizar en el maizal más espeluznante de todos los tiempos, lleno de espantapájaros homicidas que están listos para hacer crear una masacre a golpe de cuchillo.
Y eso, amigos míos, es más o menos todo. En el momento en que los créditos de apertura han acabado, la trama ya está puesta en marcha en menos de 5 minutos. Los restantes 80 minutos son de crear terror con la atmosfera, mientras los malos corren en la oscuridad, comen maíz crudo (es coña) y  se reúnen con el fin de encontrar el dinero mientras sobreviven a los espantapájaros más terroríficos que jamás se hayan visto en el celuloide (y Sí, estoy contando LA NOCHE OSCURA DEL ESPANTAPAJAROS del 1981…mientras que sin duda es una película superior, esta consigue que los espantapájaros acojonen).


Lo que me gusta es que el guionista y director William Wesley no se complique en dar detalles y explicaciones, los espantapájaros están vivos y son malos (punto).Simplemente quieren hacer más espantapájaros de sus víctimas (vete a saber el motivo). Simple, simple, simple. ¿Cómo los muertos, recién rellenos de paja, se levantan y caminan cómo quieren? Bah, ¿quién sabe? ¿Cómo pueden los espantapájaros imitar las voces para atraer a sus víctimas a la oscuridad? ¿a quién le importa? ZONA RESTRINGIDA está destinado a ser entretenida, asuste un poco y eso lo consigue.


Esta película  tenía un presupuesto de alrededor medio millón de dólares, pero que siendo de su época, se alarga más de lo que cuesta. Ya he mencionado lo estupendos que parecen los espantapájaros (en serio, esta película me habría tocado si lo hubiera visto como un niño), pero tengo que comentar también sus buenas muertes en pantalla. No hay una cantidad exagerada de sangre derramada, pero ciertamente hay un montón de momentos bastante dolorosos. Wesley sabe exactamente donde poner la cámara para que el espectador arrugue la nariz viendo esas imagenes.Las víctimas son apuñalados repetidamente, las manos son aserradas lentamente, los dedos son mordidos (gran escena)  incluso apuñalan a uno en la puta cara. Lo que es básicamente un disfrute para los amantes de la carnicería en la pantalla.


En definitiva y resumiendo: Por mucho que disfruté de esos momentos en la película (y realmente disfruté de esta película, a pesar de sus deficiencias y sus diálogos de besugos) Creo que es una película para tener su momento de visión y verla (si eso) al cabo de muchos años. Estoy seguro de que en un futuro volveré a verla. Es como si hubieras bebido demasiado con un amigo el viernes por la noche y luego el sábado por la mañana pienses "Bueno, fue divertido, pero no voy a hacer de esto algo continuo”. Esa es la sensación exacta que te deja ZONA RESTRINGIDA: SCARECROWS.


No hay comentarios:

Publicar un comentario