viernes, 4 de mayo de 2018

12 Valientes (2018)

Unos agentes de la CIA y fuerzas especiales entran en Afganistán tras el 11 de septiembre para desmantelar a unas fuerzas talibanes.

La última película del veterano productor de Hollywood Jerry Bruckheimer12 VALIENTES (2018), marca el debut cinematográfico del director Nicolai Fuglsig. Cuenta la verdadera historia de una misión desclasificada desde el comienzo de la guerra contra el terrorismo de los Estados Unidos, en la que un pequeño grupo de soldados estuvo entre los primeros desplegados en Afganistán para luchar contra los talibanes. Su principal aspiración es dar a conocer este increíble momento en la historia al dar a estos valientes hombres un momento en el centro de atención para que todos lo vean. En ese frente, la película tiene un éxito moderado en sus objetivos, pero no reinventa la rueda. 12 VALIENTES trabaja como un tributo a los héroes estadounidenses de la vida real que lo vivieron, pero es una película bélica genérica sin mucha sustancia.


La película es “luces y sombras” en lo que respecta a su ejecución. En el lado positivo, Fuglsig hace un buen trabajo al retratar la camaradería y el sentido de hermandad que existe entre los miembros del ejército, ya que el elenco principal tiene una química entre sí que brilla en ocasiones. Ya sea que el conjunto esté bromeando mientras está en la base o tratando de sobrevivir juntos en el fragor del combate, los espectadores tienen la sensación de que este es un equipo cohesionado con años de experiencia. También hay mucho tiempo dedicado a mostrar la relación entre Nelson y Dostum, que sirve como la subtrama primaria de la película. Esos dos personajes comparten una cantidad decente de tiempo de pantalla con un buen arco a medida que aprenden valiosas lecciones el uno sobre el otro. Su dinámica puede no ser la más emocionalmente gratificante que este género haya visto, pero funciona para 12 VALIENTES y vale la pena.


Desafortunadamente, el guion tiene varias deficiencias que impiden que la película alcance su máximo potencial. Varios de los personajes se presentan como individuos bidimensionales cuyo único propósito real es estar en el equipo (y punto). Hay intentos de darles algo más que hacer a los soldados (la amistad en evolución de Milo con un niño), pero la mayoría suenan huecos debido a una caracterización insuficiente. La pareja también tiene dificultades para evitar clichés clásicos de películas de guerra (familias preocupadas en casa) que están diseñados para darle drama al asunto (aunque no lo consigue) y la película en este tema se queda bastante corta.


Como era de esperar, el director novel Fuglsig no es perfecto. Donde más se esfuerza es con el ritmo, ya que la película podría prolongarse durante más de 130 minutos. Si bien la historia en sí es fascinante y las motivaciones de los personajes son claras, la falta de emoción puede arrastrar  el metraje. Las secuencias de acción son adecuadas, ya que establecen firmemente cuán igualados están los soldados estadounidenses, pero se vuelven repetitivas a medida que avanza la película (en donde se repiten escenarios todo el rato) y ninguna destaca realmente como para ser recordada.


En cuanto a las actuaciones, Hemsworth tiene ventaja como Mitch, retratando al soldado como un héroe bienintencionado que está ansioso por ir al peligro. Si bien este no es el papel dramático más desafiante que el actor ha desempeñado, su presencia en la pantalla y su simpatía son más que suficientes para que el público se preocupe por él, especialmente cuando las cosas se ponen difíciles. Hemsworth se complementa con Negahaban como Dostum, jugando en la relación mentor /alumno. Sus interacciones pueden ser tensas o perspicaces dependiendo de la situación, y el mérito recae en Hemsworth y Negahban por llevarlo a cabo. Michael Shannon tiene la parte más sustancial en el plantel de los secundarios, y es capaz de llevar su personaje con la seriedad que los espectadores esperan del actor. Sin embargo, al igual que los otros en el equipo de Mitch, tienen un desarrollo lineal.


 En definitiva y resumiendo: 12 VALIENTES es una película que está “en tierra de nadie”. Las intenciones de Fuglsig están claramente en el lugar correcto, celebrando los increíbles logros de sus sujetos con un buen trabajo del elenco. Sin embargo, 12 VALIENTES  no llega a ser la conmemoración conmovedora que quiere ser y tiene una sensación familiar para cualquiera que conozca las películas anteriores de su mismo estilo. La secuencia de acción favorece una narrativa estándar en lugar de algo que profundiza un poco más, lo que significa que los espectadores que no estén interesados ​​en la historia no se perderán mucho si eligen omitirlo. Pero para aquellos que estén de humor para una película bélica decentemente realizada, se sentirán satisfechos (pero poco mas).

No hay comentarios:

Publicar un comentario