Terrores Nocturnos: El Club de los Vampiros (1996)


En una expedición por Tierra de Fuego es devuelta a la vida la poderosa vampiresa Lilith (Angie Everhart), reina de la lujuria. Ya en los EE. UU. regenta un burdel clandestino con un mortuorio como tapadera. Con todas las chicas del local convertidas en vampiras es fácil conseguir alimento y dinero. Tras la desaparición de su hermano, Katherine (Erika Eleniak), chica muy beata que trabaja para un telepredicador, no tendrá otro remedio que contratar a un detective privado. Éste descubrirá todo el tinglado, y no parará hasta acabar con todos los chupasangres...

A pesar del éxito de que obtuvo CABALLERO DEL DIABLO con el estilo de la serie de HISTORIAS DE LA CRIPTA que finalmente llegó como una película a los cines, es la segunda película de la "serie" que parece ser un simple episodio. EL CLUB DE LOS VAMPIROS (1996) puede tener un montón diálogos cómicos, sexo y gore, pero eso es todo lo que tiene que ofrecer.


 En lugar de sentirse como una película mejor que la anterior, la película también podría haber sido un episodio de la serie. La mezcla de horror y comedia simplemente no funciona como debería en ningún momento, aparte de que el horror es casi inexistente y a pesar de algunos esfuerzos, la película fracasa.


HISTORIAS DE LA CRIPTA siempre ha sido capaz de mezclar bien el humor y el horror. El guardián de la cripta está lleno de juegos de palabras y frases cursis, pero la mayoría de las veces las historias realmente tienen profundidad para ellos. Esta no. El problema esencial que tiene EL CLUB DE LOS VAMPIROS es Dennis Miller, un comediante de “Stand up” que intenta ser un actor en la película, pero sus chistes se vuelven jodidamente repetitivos en unos 15 minutos. La Historia y desarrollo de las tramas son muy flojas (excepto por el personaje del pastor religioso). Ocasionalmente obtenemos buenas escenas, como la eventual batalla con pistolas de agua bendita contra los vampiros.


En definitiva y resumiendo: Sinceramente, pienso que esta película no funciona como debería. El casting tiene elecciones muy extrañas (como Dennis Miller o Erika Eleniak) la dirección es muy estándar y, a pesar de tener algún que otro elemento que se cruza con CABALLERO DEL DIABLO la película se siente como un episodio promedio de la serie. Miller llega a molestar y a la trama le encanta girar en todas las direcciones que son obvias. A menos que seas un fanático de las tetas que aparecen en forma aleatoria en la pantalla o de las bromas incesantes de Miller y su mala actuación, entonces eres uno de los elegidos para disfrutarla. Recomendada solo para los que quieran seguir más allá de lo que fue la serie.

Comentarios