Terrores Nocturnos: Muertos y Enterrados (1981)


En la pequeña y tranquila población de Potters Bluff ocurren una serie de extraños fallecimientos. Los muertos son forasteros, y todos ellos presentan señales de violencia. Dan, el comisario, investiga estos sucesos casi en solitario, ya que el forense, que podría aportar alguna pista sobre el caso, se entrega más a la tarea de reconstruir los cuerpos que a la de buscar las pruebas que el investigador necesita.

Hay en ocasiones que adquieres una película que no has visto, la dejas en la estantería y no la ves en mucho tiempo, y la verdad es que una vez vista te arrepientes de porque has tardado tanto. Uno de estos títulos ha sido MUERTOS Y ENTERRADOS (1981) y que nada más comenzar veo que aparece el actor Robert Englund en uno de sus primeros papeles, siendo el inicio de una grata sorpresa.


MUERTOS Y ENTERRADOS es una impresionante actualización de los años 80 de las viejas películas de culto que a los británicos les gustó especialmente durante las dos décadas anteriores. El director Gary Sherman toma un guion coescrito por Dan O'Bannon y le infunde atmósfera, tensión y sangre para crear una pequeña y genial historia cinematográfica. Revelar la historia sería estropear los giros y vueltas de la película. Además, no es exactamente una película fácil de encasillar en los diversos subgéneros que se disputan, lo que, por supuesto, es una de sus grandes fortalezas.
Sin embargo, MUERTOS Y ENTERRADOS no es genial simplemente porque es un poco única; en cambio, funciona porque es solo una película muy entretenida con buenas actuaciones y una sensación de misterio espeluznante que lo impregna todo. Una morbilidad que es a la vez sombría y descarada; La fuerte violencia se compensa con la presencia del peculiar funerario y otros encantos de la pequeña ciudad. El inicio ya deja claro que va a ser algo diferente a lo visto y la historia esconde bien sus cartas a medida que ocurren eventos extraños que le permiten al espectador comenzar a conectar los puntos.


El reparto es notable; el mencionado Englund aparece en un pequeño papel como uno de los espeluznantes habitantes. Curiosamente, también hay un personaje que llama "Freddie" y termina gravemente quemado. Otros rostros familiares que probablemente haya visto incluyen a Lisa Blount, Glen Morshower, y Barry Corbin. Sin embargo, esos no son las estrellas, que serían Farentino y Albertson, quienes forman un dúo bastante extraño encargado de descubrir el misterio. Farentino es un protagonista sólido con una determinación firme y sombría; Albertson compensa eso con su peculiar personaje de funerario y ofrece una actuación endiabladamente divertida que es como un cruce entre un científico loco y un compañero excéntrico. Melody Anderson interpreta a la esposa en pantalla de Farentino, y donde su peso en la historia toma protagonismo en el tercer acto.


El resto del elenco existe principalmente para ser masacrado por otro nombre famoso: Stan Winston, quien manejó el trabajo de varios efectos de la película. Sus efectos de maquillaje son espeluznantes y tienen un impacto visceral para puntuar el suspense y la atmósfera. La cinematografía poco iluminada y granulada de Steve Poster proporciona el aspecto adecuado para este tipo de película; En muchos sentidos, puede recordarte tanto a LA NIEBLA (1980) o EL ASESINO DE ROSEMARY (1981) y otros trabajos de principios de los 80 con el mismo diseño visual.


En definitiva y resumiendo: MUERTOS Y ENTERRADOS es una pequeña joya de terror que merece ser desenterrada y disfrutada por todo el fanático de terror, una mezcla de subgéneros que funciona durante todo el metraje y que una vez acabada, pensaras ¿Por qué no la he visto antes?.

Le Jeu du Gif Mystérieux - Page 659 - Quizz - Mad Movies

Comentarios