sábado, 12 de enero de 2019

Lukas (2018)


Un portero de discoteca (Jean-Claude Van Damme) ya en la cincuentena, y que ha recibido infinidad de golpes en su vida, en sentido literal y figurado, lucha por sacar adelante a su hija de 8 años.

Hasta mediados de los 90, Jean-Claude Van Damme seguía siendo una estrella de acción muy exitosa, que luego desapareció sorprendentemente rápido de la escena. Fue debido a su codicia por más dinero, como él mismo admite hoy. Después de trabajar en la película TIMECOP (1994), se le ofreció un trato de 3 películas por las que recibiría 12 millones de dólares cada una. En ese momento, Jim Carrey fue el primer miembro del reparto en Hollywood en alcanzar la marca de $ 20 millones, y Van Damme exigía lo mismo y fue cancelado el trato. Las ofertas de protagonismo se volvieron cada vez menos atractivas y la antigua estrella desapareció cada vez más en el área de las películas de Serie B, donde todavía se encuentra. Con movimientos afortunados como el ejercicio de meta-cine que fue JCVD (2008), que le valió mucho crédito por parte de los críticos, su gran comercial de Volvo que se volvió viral o la serie de Amazon “Jean-Claude Van Johnson”, pero que fue cancelada después de una temporada.


El thriller francés titulado LUKAS (2018) del director de género Julien Leclercq se da cuenta de lo que ocurre y le da a Van Damme, también fuera de la acción, mucho espacio para llenar su figura rota con vida y sufrimiento y Van Damme ofrece un rendimiento atractivo, a pesar de una trama simple pero que hace que el actor brille como un antihéroe que intenta sobrevivir junto a su hija pequeña.
LUKAS siempre está cerca de su protagonista, gracias a todo el excelente trabajo de cámara de Robrecht Heyvaert. A partir de perspectiva de la cámara en tercera persona, seguimos a Lukas ya sea en sus formas o verlo en su trabajo en el club de techno. Especialmente en las escenas de acción, se crea una inmediatez intensa y atormentadora, como cuando Lukas tiene que pelear contra cinco aspirantes a portero en un club de Striptease o cuando tiene que entrar en una casa a secuestrar a un “cocinero” de crack (en un excelente plano secuencia).


A pesar de tales misiones brutales, las escenas de acción en LUKAS no son necesariamente el foco de atención de la historia. El director Julien Leclercq se acerca a un dibujo de entorno realista al rodar en ubicaciones originales y abandonar totalmente el CGI. En el guion de Jérémie Gue, suele seguir las convenciones del género de acción habituales, siempre están en el camino de esta búsqueda de autenticidad: desde la femme fatale (Sveva Alviti como Lisa) hasta la hija, desde el primer segundo por lo que las sorpresas permanecen en gran medida ausentes.


A pesar de estas debilidades, LUKAS se sumerge en imágenes oscuras y frías, sin embargo, desarrolla una tensión básica cautivadora en todas partes, y también impresiona con el retrato muy convincente de Jean-Claude Van Damme. La forma en que expresa sombríamente sus conflictos internos contra un saco de boxeo, la forma en la que lucha con los músculos doloridos o después de lidiar con heridas físicas (como en la escena de la ducha) o la forma en que se abre lentamente a Lisa en diálogos cuidadosos. Sinceramente creo que estamos ante el mejor papel de Van Damme desde JCVD.


En definitiva y resumiendo: Aunque ya no se espera mucho de Van Damme en sus películas, LUKAS es un gol de parte del actor belga. Si bien el contenido no puede exceder los estándares del género, si convence con un actor bien ubicado, una puesta de escena solida y un estado de ánimo emocionante durante toda la historia. Una pequeña (gran alegría) para los fans del actor.

1 comentario:

  1. Van Damme es uno de esos actores capaces de lo mejor y lo peor, ya demostró su real capacidad para interpretar de forma excelente personajes con JCVD, una cinta que si me apuran, merecía más reconocimiento y tal vez algún premio individual.

    Me toca verme esta, como siempre, leerte querido genera hype! un abrazo!

    ResponderEliminar