Mister Video: Fuerza Excesiva (1993)


Un golpe policial ha interceptado un cargamento de cocaína. Poco a poco, todos los agentes que participaron en la redada van siendo asesinados y Terry, el último que queda con vida, querrá tomarse la ley por su mano. Cuando descubra que no puede seguir con su particular venganza será demasiado tarde... Un policía de Chicago es acusado de asesinato y malversación de fondos. Ahora tendrá que demostrar su inocencia.

En la década de 1990, aparecieron muchas estrellas de cine de acción, pero la mayoría no tuvo lo necesario para salir del mercado del videoclub. Sin embargo, creo que Thomas Ian Griffith realmente tenía el talento para hacerlo, pero nunca lo hizo. Esto podría ser un hecho simple de no tener una película o un papel que Steven Seagal o Van Damme tuvieran antes. En cualquier caso, Griffith tenía dos cualidades vitales de un héroe de acción en los años 90. En primer lugar, fue entrenado en Kenpo Karate y Tae Kwon Do, así que podía hacer mucho más que pegar tiros. En segundo lugar, tenía carisma de sobra para hacer algunas actuaciones divertidas y animadas. Todo esto se pudo ver cuando interpreto al villano en KARATE KID III (1989) que fue lo mejor de esa película. Con FUERZA EXCESIVA (1993), Griffith cuenta con el apoyo de actores tan sólidos como Lance Henriksen, James Earl Jones, Tony Todd y Burt Young para algo que puede parecer muy bueno, pero veamos si realmente se mantiene en con esa apariencia.


Esta película tiene una trama bastante sencilla con solo unos cuantos giros de guion, pero no pretende ser un thriller retorcido. Comienza como una película de venganza, pero luego, se convierte en una red de engaños cuando el personaje de Griffith comienza a ser perseguido. El guion de Thomas Ian Griffith realmente hace un buen uso de Chicago para este efecto. Él realmente incorpora la política corrupta en su historia en un par de formas inteligentes. Hay policías corruptos y lealtades engañosas en esta historia, y realmente se siente como el auténtico crimen organizado de Chicago. La historia se tuerce lo suficiente como para que el personaje principal no sepa en quién puede confiar, y, por lo tanto, se siente traicionado por cada amigo que ha dejado de vivir, pero su lugar en la historia se trata bastante bien y donde más efectivo.


Thomas Ian Griffith lidera esta película muy sólidamente. Después de haber escrito el guion, la profundidad más personal de su interpretación es evidente. Desde el principio, vemos al policía motivado, carismático y animado que puede patear traseros. Establece la energía para la película desde el principio y continúa manteniéndola emocionante e interesante. A medida que avanzan los eventos, vemos que el drama y la emoción se hunden en Terry McCain con un montón de peso que lo impulsa a avanzar en la película. Griffith tiene una gran química con todos, especialmente con Charlotte Lewis, Tony Todd como su compañero de policía y Lance Henriksen como el futuro jefe de la Policía. Lo único criticable es la relación amorosa del personaje que es bastante breve y olvidadiza. Pero que no se preocupe el espectador, que tenemos una escena de sexo gratuito al mejor estilo de los 90´s.


Y, por supuesto, Griffith cumple con la acción. Realmente tiene unos movimientos de artes marciales, principalmente el número de patadas altas que reparte. Si bien no es tan intenso como lo que Seagal estaba haciendo en ese momento, Griffith tiene sus momentos de ruptura de huesos. Si hay una deficiencia es que no hay ningún adversario que sea un verdadero desafío físico para él, y, por lo tanto, no hay una gran pelea que se destaque y es una pena. En cualquier caso, todas las escenas de acción se graban, coreografían, editan y ejecutan de manera muy competente.


En definitiva y resumiendo: FUERZA EXCESIVA no es una gran película de acción, pero es un esfuerzo que me gustó. El guion está bien escrito y muy bien dirigido por Jon Hess, pero realmente son los talentos excepcionales de su admirable elenco lo que permite que esta película sea tan buena como es. Si estuviera lleno de talentos de menor grado, esto realmente fallaría, pero poner a tipos como Griffith, Henriksen, Todd, Jones y mucho más le da algo de sustancia adicional. Cada uno de ellos realmente hizo un gran esfuerzo en sus papeles, lo que hizo que la película fuera placentera fuera de las escenas de acción bien organizadas, de las cuales FUERZA EXCESIVA tiene unas cuantas. Algo emocionante sucede cada diez o quince minutos, pero el ritmo general es bastante constante y está bien equilibrado para que se sienta natural. Nunca hay acción por el simple hecho de actuar y los talentos atléticos de Griffith realmente hacen que todo funcione. Sin duda, muestra mucho potencial aquí en todos los aspectos. Si bien FUERZA EXCESIVA no tiene los cimientos para ser un éxito de taquilla, creo que merecía algo mejor ya que recaudo menos de la mitad de lo que costo. No es una gran aventura explosiva, pero es una película de acción de bajo presupuesto bastante agradable y entretenida.


Comentarios