The Room (2019)


Matt y Kate (Olga Kurylenko, Kevin Janssens) compran una casa aislada. A medida que se mudan, descubren una habitación extraña que les da un número ilimitado de deseos materiales. Pero, como Kate ha tenido dos abortos involuntarios, lo que más extrañan es un niño.


Una habitación donde cualquier deseo se materializa por 'magia'. ¿Quién no querría algo así en su propia casa? Ciertamente es una premisa perfecta para un thriller de ciencia ficción con un toque sobrenatural e implicaciones terroríficas. Al menos, es la esperanza del espectador cuando va a visualizar THE ROOM (2019) la segunda película del director Christian Volckman, quien también escribió el guion junto con Sabrina B. Karine y Eric Forestier. Sin embargo, la idea inicial se desperdicia en una película bastante plana, a veces predecible y en otras escenas con implicaciones decididamente forzadas.


THE ROOM se desarrolla sobre un mecanismo simple y potencialmente válido (pero no particularmente fructífero): la creación continua de expectativas en el espectador, a menudo vinculado a dinámicas conocidas, que luego se rechazan. De esta forma, el desarrollo debería generar sorpresas continuas. Debería, por supuesto. El problema es que, a medida que evoluciona la historia y las posibles formas que podría tomar la historia se reduce, la trayectoria seguida está lejos de ser convincente (bueno, con esas sinopsis) apuntando a un choque entre generaciones e ignorando por completo en su mayor parte la parte interesante en general.


Desde el principio la estrategia es clara. La película se abre con un verdadero cliché de género, el de la casa embrujada que se ha utilizado en multitud de ocasiones. Obviamente, por lo tanto, tan pronto como se enmarca la fachada de una mansión victoriana en ruinas, o sus interiores fascinantes y decadentes cubiertos con tapices irregulares, el espectador se excita de inmediato por la percepción de la presencia de algún 'mal' oculto, de una amenaza sobrenatural. En resumen, tenemos una casa siniestra con un poder inexplicable con las leyes de la física, un 'intercambio' que fácilmente podría haber tenido lo demoníaco y que 'produce' un recién nacido, todos los ingredientes para un conjunto decididamente sombrío. Aún más, ya que los propietarios anteriores murieron en circunstancias poco claras asesinadas por un chico joven cuya identidad está envuelta en misterio.


Sin embargo, THE ROOM, en lugar de lo paranormal, apunta (por desgracia) al lado dramático de la historia, y al hacerlo deja innumerables preguntas abiertas (en primer lugar, la naturaleza misma de la habitación de los deseos) y demasiados aspectos destacados sin resolver. Además, la película de Christian Volckman termina perdiendo gran parte de la tensión por ser una historia desordenada sin dirección definida con giros muy predecibles o poco probables. En general, si la idea subyacente también tuviera un potencial considerable, cuando se desarrolla dentro del guion y las secuencias filmadas, no es tan convincente. Y es una verdadera lástima, dado que no habría nada en términos de dirección, solidez, fotografía, sugerente y actuación de las dos protagonistas Olga Kurylenko y Kevin Janssens, absolutamente convincente.


En definitiva y resumiendo: THE ROOM tiene una premisa muy atractiva, pero resulta fallida o menos sorprendente de lo que el espectador esperaría, en términos técnicos no hay ningún tipo de problema, pero la historia no construye una atmosfera agonizante o surrealista, con una narrativa que en ciertas partes hace aguas. Una película para ver si no hay nada mejor en ese momento en tu vida.



Comentarios