lunes, 4 de enero de 2016

Point Break (Sin limites) (2015)

-Entre los remakes innecesarios que se anunciaron hace un año, uno de los que más enfados provoco fue el de POINT BREAK que en España se tituló LE LLAMAN BODHI (1991) sobre un agente del FBI infiltrado en un grupo de surferos que cometían atracos a bancos, con un dúo protagonista interpretado por Keanu Reeves y Patrick Swayze, que la convirtió en un icono noventero. Ahora en el 2015 nos llega su remake que para confundir se titula SIN LIMITES, pero tranquilos, tiene más semejanza a un anuncio de bebida energética que a su original.

-Johnny es un joven que decide dejar su pasado rebelde para unirse al FBI. Un día, descubrirá una serie de atracos a gran escala que tienen relación con los deportes extremos.


-Dirigida por Ericson Core, que fue director de fotografía de un remake inconfeso de LE LLAMAN BODHI que para todos los amantes de la gasolina y el encefalograma plano es A TODO GAS (2001) nos ofrece una obra que si bien atrapa guiños del film de Katrhyn Bigelow, todo lo demás tiene poco que parecerse, ya que el guion parece un anuncio interminable de los X-GAMES (competición de deportes de riesgo) o de una bebida energética, pero que entre escena y escena donde podemos ver snowboard,surf,escalada,salto base nos colocan unos cuantos diálogos, para aguantar un trama bastante endeble y absurda.

Todas estas calcomanias,ganadas en bolsas de Matutano.

-En los aspectos positivos, decir que las escenas donde el protagonista es el deporte de riesgo, visualmente tienen fuerza y belleza, con unos paisajes que alternan selva, picos nevados y el océano (rodadas en diferentes partes del mundo), en las que destaca una escalada en Venezuela y otra donde el protagonista es una avalancha de piedra. No estaría de más honrar el trabajo de los especialistas, en los que lo han dado todo para conseguir el “más difícil todavía”.

Ya me veo en "Planeta Calleja".
-En un momento de la película, al honrar la muerte de un compañero abatido, deciden los personajes hacerle una pira funeraria en medio de la nieve, para acto seguido celebrarlo en una fiesta techno donde la fiesta sin límites (toma chistaco) que incluye un cameo del Dj Steve Aoki.Quiero decir que la historia es plana, junto a los personajes que la componen, nada que ver con el carisma que desprendían los personajes originales. No sorprende al espectador en ningún momento, ni tampoco es su intención, más allá de ser un entretenimiento. No queda mucho del “bro-mance” entre Utah y Bodhi, aunque este último conserva esos largos diálogos de filosofía barata.

-En el reparto tenemos a Luke Bracey interpretando a Johny Utah, que se puede comparar a Keanu Reeves ya que los dos tienen un don para la inexpresividad. Edgar Ramírez no hace un mal papel como Bodhi, creo que es lo único salvable a nivel actoral pero a años luz de Patrick Swayze.Añadir también a Ray Winstone como Pappas que deja mucho que desear y a Teresa Palmer como chica “florero” en una sub-trama de romance con el protagonista que aporta cero.

Todos los sentimientos,reflejado en una cara.

-En definitiva y resumiendo: Si te gustan las películas donde pensar no es una opción y además te pirras por los deportes de riesgo, sin duda te encantara SIN LIMITES, pero para los demás espectadores no pasara de ser un ejercicio de usar y tirar, pero con unas escenas de riesgo que la salvan de ser una película mala, aunque la comparemos con la original.


No hay comentarios:

Publicar un comentario