jueves, 28 de septiembre de 2017

Happy Hunting (2017)

Un alcohólico sin rumbo llamado Warren (Dingle)  tendrá que luchar con la abstinencia y con algunos pueblerinos psicóticos al convertirse en el objetivo de un disparatado evento deportivo.

Estoy seguro de que una vez que el espectador acabe HAPPY HUNTING (2017) pensara que acaba de ver una fusión de un par de películas como son EL MALVADO ZAROFF (1932) y  THE PURGE: LA NOCHE DE LAS BESTIAS (2013 ya que sigue la caza de personas en un siniestro concurso en una vasta región de la frontera de Mexico.


Los directores Joe Dietsch y Lucian Gibson ciertamente juegan con la guerra de clases y los pasados sombríos de cada persona, haciendo difícil borrar las huellas de THE PURGE, pero el dúo busca algo más oscuro, añadiendo un punto de interés narrativo único en el alcoholismo para mantener la característica principal de la creación de un protagonista principal fascinante en lo que sería un “anti-héroe” de pies a cabeza.


La muerte sin sentido, por lo menos en la mente de los cazadores de Bedford Flats (el pueblo donde transcurre la acción) es original, haciendo que todas las "víctimas" sean hombres de mala reputación, vagabundos, drogadictos y alcohólicos. Lo que Dietsch y Gibson hacen para ayudar a suavizar la brutalidad, es construir un poco de profundidad en el personaje principal, pasando una buena cantidad de tiempo en quién y lo que es, lo que realmente ayuda a dar a su lucha más significado. De hecho, la apertura de treinta minutos es tan buenos, que podría haber sido el comienzo de una historia completamente diferente (siendo un drama con todas las palabras). La preocupante y a veces deprimente adicción de Warren es la verdadera historia, y sin duda la metáfora detrás de todo, incluso mientras la historia pasa continuamente a una macabra masacre en el desierto.


La película se tambalea un poco con el ritmo, especialmente una vez que la caza comienza, aunque con sólo unos pocos participantes, pero afortunadamente no es un festival sin fin de gore innecesario. Esto es mucho más una película sobre el carácter de una persona, que una película “slasher” de manual, incluso con un montón de momentos violentos (donde todos, son excepcionales).Quizá se debilita la idea de que un pueblo entero este compuesto de maníacos homicidas que realizan una  caza una vez al año para saciar su sed de sangre. Además de eso, no hay mucha innovación en la segunda mitad, ya que HAPPY HUNTING se convierte  en una película de supervivencia estándar (pero con un final que sirve como critica a la sociedad en la que vivimos).


En definitiva y resumiendo: Mientras que la película es una muy digna aportación al género del terror, es Warren, y su condición humana, lo que hacen esta película un poco diferente de las demás. Esta es una historia oscura y siniestra, con una sátira de mala leche  y aunque pierde un poco de impulso en la segunda mitad, va a satisfacer a los fans del género sin lugar a dudas y que merece un visionado totalmente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario