domingo, 10 de septiembre de 2017

IT (2017)

Cuando empiezan a desparecer niños en el pueblo de Derry (Maine), una pandilla de amigos lidia con sus mayores miedos al enfrentarse a un malvado payaso llamado Pennywise, cuya historia de asesinatos y violencia data de siglos.

Los aficionados que hayan leído y amado la obra de Stephen King de 1986 IT no necesitan preocuparse: esta película ha honrado el texto del libro y lo ha traído a la vida de la manera más impresionante. IT se encarga de todo, desde la presentación de sus jóvenes protagonistas, “El club de los perdedores”, hasta la fría atmósfera de un pequeño y  (muerto) pueblo americano. El director Andy Muschietti ha diseñado una adaptación que encarna plenamente lo que en una gran pantalla tendría que ser una adaptación de una novela de Stephen King. Si bien IT no puede entrar en el pódium de las adaptaciones de King (donde EL RESPLANDOR, CADENA PERPETUA y MISERY residen), seguramente estaría en la cuarta posición sin lugar a dudas.


Mucha gente sabe de IT y el payaso Pennywise no por la novela, sino de la miniserie de 1990, en la que destacó el actor Tim Curry interpretando al monstruo del título y un reparto de actores infantiles y un reparto de actores de televisión (como John Ritter)  como “el Club de Perdedores” 27 años después. Esa miniserie vista de niño puede resultar aterradora pero vista a día de hoy ha perdido mucho de ese terror que nos puso los pelos de punta, pero no hay duda de que sigue siendo una película a comentar dentro del género de terror. La inteligencia de Muschietti centra su atención en la parte  de la infancia del libro, en lugar de pasar de un lado a otro entre el pasado y el presente. Funcionó en la novela, y en diversos aspectos en la miniserie, pero esta IT permite sentirse identificado con los jóvenes personajes (y los actores, que están todos fabulosos) para tomar el centro del escenario sin tener que compartir el tiempo en escenas que hagan perder el tiempo. Además, estos niños son simplemente lo suficientemente buenos para llevar una película entera sobre sus hombros tranquilamente.


Pennywise, interpretado por Bill Skarsgard, tiene sus “luces y sombras”. Demasiadas de sus apariciones tienen un CGI innecesario en ellos (y que “cantan” demasiado en pantalla grande) haciéndole parecer un poco “cutre” consiguiendo disminuir el efecto final. Dicho esto, cuando Skarsgard, debajo de un trabajo de maquillaje terroríficamente convincente, se le permite aparecer sin el espeluznante efecto digital, el trabajo es perfecto. Es un payaso muy energético. (A pesar de que los grandes fans de Pennywise de Tim Curry probablemente seguirán prefiriendo su encarnación con voz de grave, el Pennywise de Skarsgard  tiene una  emoción febril de un personaje de dibujos animados completamente loco).


La verdadera fuerza de la película radica en su reparto principal, ya que todos ellos son fenomenales. A decir verdad, no hay un eslabón débil en la cadena; como un grupo que interactúan de manera convincente, mientras que cada uno su momento cuando se aísla. Es difícil elegir un MVP, ya que son todos tan buenos, pero es fácil disfrutar con Finn Wolfhard y su malhablado personaje Richie (el chico sólo tiene grandes momentos cómicos). Beverly, interpretada por Sophia Lillis, es el personaje que más rompe nuestro corazón, porque es ella quien tal vez tiene las secuencias más intensas, y la joven actriz está claramente a la altura de los difíciles desafíos que debe soportar su personaje Beverly.


La película tiene una atmósfera de temor e inquietud, y eso es gracias a Muschietti, que clava tanto los ángulos nostálgicos como los espantosos de la historia. También evidentemente sabe dirigir a sus jóvenes estrellas. Muschietti sabe cómo  hacer que las relaciones de los chicos se sientan genuinas y que es clave para levantar la película entera; si no entendemos a este grupo  todas las escenas de “scary jump” no importarían. Como director de terror, Muschietti es muy capaz; hay un puñado de “sustos” estándar, pero los momentos en la casa abandonada son totalmente terroríficos para el público, donde el director demuestra que sabe lo que está haciendo como ocurrió con su película MAMA (2013).


En definitiva y resumiendo:IT es una experiencia que gustara al público que haya leído la novela o la versión de 1990,donde el “remake” queda por encima de la anterior, con un genial grupo de actores, una genial ambientación y un Pennywise que consigue alzarse como uno de los personajes más terroríficos de este año (por no decir el mejor).Solo queda esperar a IT:Capitulo Dos (como en teoría se titulara la secuela) también flote de maravilla como esta que ahora se nos presenta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario