martes, 31 de octubre de 2017

HorrorOctober#10 Escalofrió (1978)

Una pareja (Jose Maria Guillen,Mariana Karr)  que está esperando un hijo, un día, aburridos de estar en casa y puesto que no localizan a ningún amigo, deciden ir a dar una vuelta con su perro. Por casualidad se cruzan con otra pareja, Bruno y Berta (Angel Aranda,Sandra Alberti) que les invita a pasar la tarde en su casa. Una vez allí, comenzarán a sucederse hechos extraños.

Las películas de terror satánicas van desde lo sublime (LA SEMILLA DEL DIABLO) hasta lo ridículo (LA LLUVIA DEL DIABLO), pero siempre suelen ser una fuente de diversión para los amantes del género. ESCALOFRIÓ fue producida por Juan Piquer Simón, el responsable una de mis películas favoritas que no es otra que MIL GRITOS TIENE LA NOCHE, pero escrita y dirigida por su protegido Carlos Puerto. 


Un escenario, velas negras, sexo en grupo, un ladrón, sangre e incluso “zombies”, lo que podría llamarse un fin de semana lleno de diversión (para nosotros los espectadores al menos).La película empieza fuerte con  de una breve introducción al tema del satanismo por el psicólogo y periodista Fernando Jiménez del Oso para conseguir que los espectadores se sientan incomodos (creo que consigue su propósito).


ESCALOFRIO  es una película bastante  cautivadora desde el principio. Carlos Puerto no pierde tiempo en establecer la premisa central y mantiene este enfoque (un poco pillado con pinzas) durante toda la historia. Una gran virtud aquí es la película  crea un microcosmos, sólo dos parejas, y la tensión que se monta eficientemente entre ellos, con una casa enorme y  bastante tenebrosa que sirve de telón de fondo para los acontecimientos nefastos que ocurran en ella.
Otro motivo  a comentar es que ESCALOFRIO viene de la epoca post-franquista y ello se nota en que la película abarca generosos desnudos femeninos e incluso tenemos una orgia (un poco cutre, con todos ellos untados de aceite de bebe).La conclusión que saco es que no sabía que tanto folleteo y tetas iba a despertar más al diablo, pero bueno, si eres amante del euro-trash erótico, sin duda esta película cumplirá con creces ese aspecto.


Sin embargo, no es sólo el sexo es lo que vende esta pelicula,ya que el director Carlos Puerto teje con éxito algunos detalles efectivos, como el fuego mágico que ilumina la habitación principal o la desconcertante manera en que Bruno y Berta se inclinan sobre la encimera de la cocina a comer carne cruda como si fueran animales. Además, cuando están haciendo el amor, el sonido de sus gemidos se mezcla con el de las bestias salvajes y viciosas que da mal rollo, un factor que sólo es ensombrecido por la escena de  una de las muñecas más espeluznantes que he podido ver en los últimos tiempos. La atmósfera es evidente no sólo en los decorados, sino también en la actuación del reparto, encarnada principalmente en Angel Aranda y Mariana Karr. La cara de Karr es, similar a Barbara Steele (DANZA MACABRA) tanto voluptuosa (al principio) como seductoramente amenazadora (más adelante en la película). En su mayor parte jugando inocente, el atractivo de su cara reafirma la creencia en su naturaleza inocente requerida para comprar la premisa de la película.


En definitiva y resumiendo:ESCALOFRIO tiene algunos golpes espeluznantes aquí y allá y la película evoca un estado de ánimo inquietante a veces (con un final totalmente aterrador,y,sin duda lo mejor de la película) pero el problema es que está demasiado enfocada en introducir desnudos gratuitos y sexo por doquier, que no dudo que en la época en la que se estrenó fuera polémica (ya sea por ser una película sobre el satanismo) pero vista con los ojos de ahora, un poco menos de chicha se hubiera agradecido. Ante todo es una película que entretiene y que merece un visionado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario