miércoles, 18 de octubre de 2017

HorrorOctober#4 Madre (2016)

Diana Prieto (Daniela Ramirez) está embarazada y el cuidado de Martín (Matias Bassi), su hijo autista, le abruma. No tiene a quien recurrir en las tareas de la casa mientras su marido Tomás (Cristobal Tapia) pasa meses trabajando en Asia. Diana está a punto de explotar justo cuando aparece Luz (Aida) una mujer de Filipinas que viene para ayudar en el cuidado del hogar y su hijo. Rápidamente Martín comienza a mejorar bajo la supervisión de esta misteriosa cuidadora, con quien sólo se comunica en filipino.

Es una tarea extremadamente difícil crear una película de terror psicológico que se sienta completa en todos los aspectos. Puesto que muchas de estas películas a menudo mienten a sus audiencias mostrando en sus trailers sus aspectos más terroríficos para vender entradas. Mientras que MADRE del director Aaron Burns es víctima de algunos de estos temas, su enfoque audaz y misterioso acto final la hacen mucho más memorable que la mayoría de películas de terror que se estrenan últimamente.


Mientras que los dos primeros actos de MADRE se dedican a desarrollar los personajes y establecer las relaciones complicadas entre todos los miembros de la familia y Luz (con las continuas sospechas de Diana sobre que algo raro pasa en su casa) los últimos veinte minutos  son legítimamente espeluznantes. Burns se acerca al final de una manera decididamente de terror puro, que tiene sus pros y sus contras. Es eficaz y bastante inquietante, pero también se siente un poco fuera de lugar respecto al ritmo de los dos primeros actos y puede que la transición sea un poco chirriante.
Lo que hace a MADRE una película tan provocadora es el hecho de que su tema es tan tabú, sin embargo se aborda sin reservas. Dado que el autismo afecta a un número creciente de personas cada año, es un tema de actualidad en una película y Burns merece elogios por tener el coraje de analizar sus efectos en este género. Afortunadamente, es fácil sentir simpatía por Diana, que lucha con sentirse como menos  una madre a su hijo que sólo puede comunicarse con Luz. A pesar de que es un ser humano defectuoso (con sus errores) su corazón realmente sale para ella por tratar de ayudar a su hijo de la única manera que ella sabe.


En cuanto a las actuaciones en MADRE, Ramírez da un retrato maravillosamente complejo de una madre que no siempre es la más simpática, y la actriz maneja las inseguridades de Diana con una increíble sensación de matices. Debido a que ha cuidado a Martin durante tanto tiempo, el personaje de Ramírez ha acumulado algo de resentimiento hacia su marido y su niño preocupado. La actriz lo  clava perfectamente con  esas emociones conflictivas.


También sería un error  si no comentara tanto el trabajo de Bassi como el de Aida en MADRE  porque ambos son igualmente fantásticos en la película. Es difícil explicar por qué sus personajes funcionan tan bien como lo hacen, ya que podría dar algunas de las sorpresas de la película, pero ambos intérpretes hacen mucho con un diálogo muy mínimo (todo casi en filipino) y todo es genial.


En definitiva y resumiendo Una mezcla de miedos paternos, culpa y xenofobia es lo que ofrece Burns ofrece en su debut en el género de terror con MADRE. No sólo es un thriller psicológico desconcertante con algunos grandes momentos de terror, también es una reflexión acerca de si los padres están demasiado centrados en tener hijos "perfectos", en lugar de tener buenos hijos. Una película que merece un visionado y que dejara un mal rollo (sobre todo a los que sean padres)

No hay comentarios:

Publicar un comentario