viernes, 22 de junio de 2018

Con amor,Simon (2018)


Simon Spier (Nick Robinson) es un joven 16 años que no se atreve a revelar su homosexualidad, ya que prefiere esperar al musical que se celebra en secundaria. Pero un día, uno de sus correos electrónicos llega a manos equivocadas y las cosas se complican extraordinariamente.

CON AMOR, SIMON  (2018)  tiene un mensaje de compasión que quiere compartir con los jóvenes espectadores (su principal objetivo).Es una historia de aceptación personal con personajes homosexuales, pero se presenta como una película adolescente que ya hemos visto más veces, con personajes peculiares, emociones y un “happy ending” manteniendo la fórmula como una forma de seguir siendo identificable como una película adolescente. Las intenciones son sinceras y afortunadamente la película se mantiene a flote, con el director Greg Berlanti asegurándose de que las emociones que se cuentan sean con la mayor precisión posible para afectar al espectador. El resto de CON AMOR, SIMON  digamos que tiene algunos problemas bastante serios en el guion que crean problemas para la efectividad general de la película. Hay mucho que admirar  pero tampoco es “La película” que va a romper moldes (aunque muchos están empeñados de que así sea).


Dejando aparte la sinopsis, en el mundo de CON AMOR, SIMON ser un adolescente “normal” en USA significa una vida privilegiada en un suburbio “pijo” rodeado de amigos que te apoya  y una familia sin problemas económicos, que parece más un elemento de fantasía que una representación sobre lo que ocurre en la vida real. La historia se centra en los problemas de la lucha de la identidad del personaje principal que no está listo para contar su condición sexual, dejándolo en un patrón de espera mientras se ocupa de sus asuntos cotidianos (clichés que ya hemos visto en otra películas) hasta que empieza a comunicarse con por e-mail con un chico con el apodo de “Blue”  y que va a su misma escuela que también está en su mismo problema y en el Simon comienza a sentir la palabra “Amor”.


A partir de la entrada en escena de Martin (Logan Miller), un torpe “nerd” que le pondrá las cosas difíciles a Simon (chantaje seria la palabra acertada) será el conflicto en los primeros dos tercios de metraje, donde Simon tratara con ese personaje y lo que tendrá que hacer para que no se sepa su secreto (los motivos los dejo que descubra el espectador) Aparte de ello en la historia también trata de descubrir quién podría ser Blue, y la película presenta varios candidatos que podrían serlo, con el descubrimiento de su identidad como sorpresa final de la historia (en una bonita escena en una noria).


Uno de los problemas de la película es que el grupo de amigos del protagonista no tienen ningún tipo de carácter o seña que les haga sombra al personaje principal, donde tenemos a su amigo Nick  (Jorge Lendeborg Jr) la chica nueva del colegio ( Alexandra Shipp ) o a su  mejor amiga Leah (Katherine Langford) que no dejan de ser un apoyo en el argumento pero que no llegan a ningún lado que el espectador ya no sepa, por si fuera poco también tenemos a sus padres, interpretados por Josh Duhamel y Jennifer Garner en la que tendremos la típica escena de “decepción de padres” que solo añade minutos innecesarios al metraje.


En definitiva y resumiendo: Me alegro que CON AMOR,SIMON haya sido un éxito en USA y que esto implique allanar el terreno para más películas con protagonistas LGTB más convencionales, con un Nick Robinson que cumple con sus personaje principal, pero en (opinión personal) me parece una historia que si quitáramos el elemento homosexual de la historia y se cambiara por uno hetero,la historia seguiría funcionado igual, con los mismos resultados y emociones y noto un poco el “deja vu” de otras películas de adolescentes. Pero merece un visionado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario