miércoles, 19 de septiembre de 2018

Mandy (2018)


Red (Nicholas Cage) es un leñador que vive alejado del mundo junto al amor de su vida, Mandy (Andrea Riseborough). Un día, mientras da un paseo abstraída en una de las novelas de fantasía que suele leer a diario, Mandy se cruza sin saberlo con el líder de una secta que desarrolla una obsesión por ella. Decidido a poseerla a cualquier precio, él y su grupo de secuaces invocan a una banda de motoristas venidos del infierno que la raptan y, en el proceso, hacen añicos la vida de Red. Decidido a vengarse y equipado con toda clase de artilugios, pone en marcha una matanza que deja cuerpos, sangre y vísceras allá por donde pasa.

Desde su debut en el Festival de Cine de Sundance de este año, MANDY (2018) se ha vendido como lo que parece ser VENGANZA (2008) si se contara a través del estilo de una campaña de Dungeons and Dragons de los años 80, con dibujos de Frank Frazetta. Hasta cierto punto, la película realmente encarna estos estilos, ya que su historia visualmente deslumbrante y de ritmo deliberado, persiste en esas dos últimas influencias, con la idea de la primera solo en los compases finales de la película. Entonces, aunque MANDY no es exactamente la brutal y exagerada venganza de Nicolas Cage, parece ser una inmersión única y entretenida en lo truculento y lo brutal.


MANDY no es de ninguna manera una película de ritmo frenético o rápido, sino que es una experiencia más atmosférica que juega con la convención visual en lugar de la narración. De hecho, en lo que respecta a las historias, esta película es tan simple como parece. Se comete un error, y el héroe justo mata en su camino hacia la cima, en nombre de la venganza y fin. Eso no pretende ser desdeñoso, ya que el coescritor / director Panos Cosmatos infunde a su segunda película una energía cautivadora que puede mantener la atención del espectador durante los primeros dos tercios, siempre que tengan paciencia (puede que haya gente que la abandone antes de tiempo) para llegar al acto de clausura en que Nicolas Cage se desata con su furia en una especie de Rambo con motosierra.


Es igualmente fácil desentrañar su búsqueda, ya que el personaje de Jeremiah Sand interpretado por Linus Roache es a la vez convincente y absolutamente repugnante de ver en su búsqueda del corazón de Mandy, interpretada por Andrea Riseborough. El personaje, una estrella fallida de la música de los 70 que encontró el LSD y una vocación superior, es diferente a cualquier cosa que hayamos visto interpretar a Roache, y su interacción con Riseborough durante el segundo acto compensa con creces la desaparición temporal de Nicolas Cage. En todo caso, hay suficiente material entre estos dos personajes para haber sacado por completo a Nicolas Cage de la película, pero no lo suficiente como para que el enfrentamiento final entre Red y Jeremiah sea verdaderamente satisfactorio.


El ritmo lento y metódico de MANDY está marcado por la violencia cuando es necesario, estableciendo una media hora final de combates entre Cage y sus enemigos que nos mete una verdadera inyección de adrenalina al espectador. No veremos tiroteos o patadas voladoras sino batallas muy duras (y reales) con instrumentos contundentes y / o afilados, fuerza bruta y cantidades de sangre para añadir sabor. Y a pesar de las deficiencias de la historia, el cambio funciona totalmente, ya que Cosmatos nos ha tenido sentados mientras nos mete en su universo atmosférico adecuado para prepararnos para lo que eventualmente iba a suceder en la pantalla.


En definitiva y resumiendo: MANDY podría haberlo hecho un poco mejor con lo que tenía como película, pero no se puede descartar como una mala película. Se alienta al público a perderse y hacer el viaje, lo que en última instancia conduce a una colorida pesadilla que trata sobre la muerte, la venganza y el amor verdadero. Piensa en la película como una burbuja de privación sensorial, lo que le permite desconectarse del mundo exterior, aunque solo sea por un tiempo. Quizá no sea una película para todos los gustos debido a esa intensa fijación por lo visual y esa historia simple, de la que yo (sinceramente) esperaba mas gore al estilo de las películas de Rob Zombie.Es una película que recomiendo para ver algo diferente que no se ve todos los días en pantalla y que los fanáticos de Cage estarán agradecidos de ver a su actor siendo un “Meme” constante.


No hay comentarios:

Publicar un comentario