martes, 2 de octubre de 2018

Milla 22 (2018)


James Silva (Mark Wahlberg) es un experimentado agente de la CIA, enviado a un país sospechoso de actividad nuclear ilegal. Cuando el funcionario local, LI (Iko Uwais), llega a la embajada de los EE. UU. buscando intercambiar información sobre material radioactivo robado a cambio de su paso seguro a los EE. UU., Silva tiene la tarea de transportarlo desde el centro de una ciudad, en una peligrosa misión, hasta una pista de aterrizaje a 22 millas de distancia.

MILLA 22 (2018) tiene una historia de producción bastante interesante. Ha estado en proceso durante años, originalmente se configuró como un vehículo de acción para Ronda Rousey (que ha sido degradado a un papel secundario) e Iko Uwais, solo para que eventualmente se reconfigure como una potencial franquicia para Mark Wahlberg, claramente esperando que su James Silva se convierta en el próximo John Wick.


Sin embargo, eso parece poco probable ya que MILLA 22, a pesar de una serie de impresionantes escenas de acción cortesía del director Peter Berg, es un batiburrillo torpe como interesar más al espectador. Es realmente obvio que esta fue una película apresuradamente re-imaginada, incluyendo una secuencia de créditos torpe que intenta explicar la infancia de Silva (¿por qué?), mientras que el personaje mismo es representado como un tipo singular con problemas de conducta. Es uno de los actores de la gran pantalla que más cansan en los últimos tiempos, aunque se debe cierto mérito a Berg y Wahlberg por al menos intentar hacer un héroe que sea un poco diferente, pero que al fin de al cabo sigue siendo un héroe de acción “random” con un dialogo constante por parte del actor que llega a hastiar.


Al menos, en los 95 minutos de duración, la película no entra en demasiados líos y cuando la acción aparece en pantalla es espectacular e implacable. El problema es que la coestrella Iko Uwais, quien se lleva la mayor parte de las grandes peleas, se ve obstaculizada por la edición y el rodaje al estilo estadounidense que aleja la coreografía de las peleas, con un estilo de cámara “nerviosa” que no le favorece. Un ejemplo de ello es una pelea entre Uwais (esposado en una camilla) y dos esbirros que es bastante difícil de seguir. Lo mismo ocurre con un gran tiroteo en un convoy donde, nuevamente esposado, tiene que despachar a algunos tiradores que se dirigen hacia él. Al menos Berg no nos niega algunas muertes sangrientas y violentas, pero el estilo de “acción nerviosa” no le hace ningún favor a Uwais.


También se debe tener en cuenta que Wahlberg no es un especialista en artes marciales y en sus escasas peleas se ve que no es lo suyo, quedando poco creíble (aspecto que no ocurre en los tiroteos). En cuanto al resto del elenco, es una sorpresa ver a Rousey en un papel tan liviano en la lucha, ya que una escena en la que se enfrentaría a Uwais hubiera sido excelente, pero nunca sucede. Lauren Cohan tiene la parte femenina principal, así como una de las escenas de acción más prominentes, donde se enfrenta a un oponente enorme (una escena que es muy similar a una pelea de Jennifer Garner en LA SOMBRA DEL REINO de Berg). Cohan hace todo lo posible con la parte, pero a veces su personaje es un poco incompetente, lo que hace preguntar como ha sobrevivido tanto tiempo en el equipo de asalto de Whalberg.


En definitiva y resumiendo: MILLA 22 realmente es solo para adictos a la acción, pero incluso en ese nivel, podría haber sido mucho mejor. Ciertamente, no le ha ido bien ser estrenada después de MISION IMPOSSIBLE: FALLOUT (2018) pero todavía habría podido ser mejor que una película de acción de Serie B torpemente realizada. Una vez más, hay un puñado de escenas de acción geniales, pero no mucho más que eso, y constituye una sorprendentemente pobre colaboración entre el director Peter Berg y Mark Whalberg.

1 comentario:

  1. Buenas crítica. 100% de acuerdo contigo, espero que Wahlberg se piense mejor sus futuros proyectos y que deje de trabajar una temporada con Berg después de 4 filmes juntos.

    ResponderEliminar