lunes, 25 de febrero de 2019

Asia Presenta: Master Z: The Ip Man Legacy (2018)


Tras mantener un perfil bajo tras su derrota ante Ip Man, Cheung Tin Chi se mete en problemas al combatir a un poderoso extranjero.

Al principio cuando salió el titulo de la película, pensaba que se trataba de otra historia “random” que se aprovechaba de tener las palabras “Ip man” en el titulo solo para poder tener éxito y que los espectadores la vieran, pero no es así. MÁSTER Z: THE IP MAN LEGACY (2018) funciona como “spin off” de la saga interpretada por el actor Donnie Yen, pero también como secuela directa de IP MAN 3 (2015) ya que continua los hechos ocurridos en la tercera parte, donde Cheung Tin-Chi (Max Zhang) fue derrotado por el maestro Ip y las consecuencias que ocurrieron tras ese suceso.


Edmond Wong y Chan Tai-Lee están nuevamente a cargo del guion, donde previamente escribieron las tres películas de IP MAN. Conservan más o menos la misma fórmula con temas recurrentes de honor, injusticia, corrupción e incluso valores familiares. Es una lástima que la ejecución sea un poco decepcionante debido a la dirección descuidada de Yuen Woo-Ping. La película también sufre de un ritmo desigual que tiende a detener el impulso de la historia, ya que se esfuerza por desviarse por subtramas que no llegan a casi nada (como el romance entre el personaje de Cheung y Julia (Yan Liu) entre otras. Si solo Yuen Woo hubiera simplificado la trama y se hubiera concentrado más en el viaje de Cheung Tin-Chi mientras amplifica las secuencias de acción, el resultado podría resultar más positivo de lo esperado.


Las escenas de peleas son sin duda lo mejor de la película, ya que al ser dirigidas por Yuen Woo-ping, que aparte de ser director también ha sido coreógrafo de escenas de lucha como por ejemplo KILL BILL (2003) o TIGRE Y DRAGON (2000). Las escenas de luchas, en particular las peleas individuales contra Michelle Yeoh, Tony Jaa y Dave Bautista en tres ocasiones separadas, son lo suficientemente emocionantes y entretenidas para el espectador. Pero hay otros momentos en los que la acción se siente muy mal organizada con las coreografías con cables que son exageradas e incluso falso y antinatural. En una escena que tendría que ser memorable como es la pelea sobre los letreros de neón, hace entretener al espectador con el problema del excesivo uso del cable por los extras y el actor principal.


El actor Max Zhang, una vez más, demuestra ser una presencia atractiva cada vez que participa en una escena de lucha. Pero su actuación sin casi matices ni expresiones faciales juega en su contra y más cuando en IP MAN 3 era un personaje secundario que se recordaba. El resto de las actuaciones de los actores son en su mayoría un resultado variado, con un Tony Jaa tristemente utilizado en un cameo sin dialogo que simplemente está ahí para pelear, mientras que Michelle Yeoh nos ofrece un gran papel y una gran escena de lucha donde ella es la protagonista absoluta (y como nos gusta ver a Yeoh repartir “estopa”) aparte del villano de la función Dave Bautista que da una interpretación admirable aunque en la escena final de lucha se queda un poco corto.


En definitiva y resumiendo: MASTER Z: THE IP MAN LEGACY en tema de guion no se puede comparar a la “trilogía” (se espera una cuarta entrega) de IP MAN y puede ser una oportunidad perdida que no logra llegar a su máximo potencial, pero gracias a las impresionantes dotes en las artes marciales de Max Zhang y las secuencias de acción coreografiadas por Yuen Shun-Yi hacen que la película sea un divertido entretenimiento, mientras esperamos que Donnie Yen vuelva a ponerse en el papel del maestro Ip.

No hay comentarios:

Publicar un comentario