domingo, 24 de febrero de 2019

Mister Video: Campo de Exterminio (1986)


Un autocine es en realidad, una trampa del Gobierno para atrapar a los revoltosos Car Boys (y demás escoria indeseable) y retenerlos allí. Así la sociedad se verá libre de los jóvenes rebeldes que la incordian. Una vez dentro, y mientras completa el acto sexual con su novia, a Crabs le roban las ruedas del coche de su padrastro. El dueño del autocine, el siniestramente anodino señor Thompson, les informa que no hay manera de conseguir otras de recambio.

Brian Trenchard-Smith es definitivamente uno de los reyes del cine de bajo presupuesto con películas muy entretenidas. Su trabajo en la década de los 90 con LA NOCHE DE LOS DEMONIOS 2 (1994) y dos de las películas de la franquicia de LEPRECHAUN (la tercera y cuarta parte) como clásicos del videoclub, pero su trabajo en los 80 es igual de entretenido, si no más. Esto incluye CAMPO DE EXTERMINIO (1986), una joya del Ozsploitation que combina la acción postapocalíptica con la popular cultura punk rock de los 80 para ofrecer una de las películas más extravagantes y más entretenidas de la época. La película en sí no es necesariamente una de las grandes películas de la época, pero es ambiciosa en sus rarezas. Aun así, es difícil que no les guste la película a fanáticos de este tipo de género, ya sea por sus peculiaridades y las ambiciones a pesar de ser una película de bajo presupuesto y ese es el punto clave que hace de CAMPO DE EXTERMINIO una película original e interesante.


CAMPO DE EXTERMINIO es el tipo de película que mezcla muchas cosas icónicas de los 80 en algo totalmente extraño. Es una película que tiene un poco de MAD MAX 2 (1981) que cambia el tono con el uso de coches y trucos automovilísticos, pero también se mantiene en el ámbito de la sátira punk de los 80 con una fuerte dosis de humor peculiar como gancho para los espectadores. La combinación, aunque no necesariamente una que se mezcla todo el tiempo, trabaja para crear una película entretenida que esté llena de extrañeza en el fondo y sobre el trato curioso a los personajes principales. Incluso el concepto de su sinopsis es simplemente extraño y la película nunca hace un esfuerzo para explicar los “por qué” de las preguntas que surgen. En este sentido, es a la vez atractivo y algo frustrante. Incluso el concepto del Autocine en la película, donde las personas encerradas se mantienen alejadas de las partes laborales de la sociedad, se pretende que sea simbólico en algunos niveles a una cultura similar a la de una prisión en la que el gobierno obliga a las personas pobres o marginadas a intentar que la sociedad siga avanzando. Ahí está este trasfondo reflexivo y su ataque satírico a la juventud punk y su enfoque en el consumo de cosas que no importan (comida basura y películas malas). Es una pena que estos elementos reflexivos y simbólicos sean simplemente detalles de la totalidad de la película. Estos comentarios sociales no se exploran con el tipo de intención que habría convertido a CAMPO DE EXTERMINIO en un nuevo escalón del cine de culto. Tal como están, simplemente están ahí para que los espectadores vean un subtexto en lugar de ser una parte de la historia. A decir verdad, es fascinante que estén ahí en una película como esta, por lo que CAMPO DE EXTERMINIO tiene todo a su favor.


Más allá del subtexto del comentario social, CAMPO DE EXTERMINIO es la película que merece los elogios de este tipo de historias extravagantes. Trenchard-Smith tiene la habilidad de hacer que las cosas sean divertidas y, en última instancia, entretenidas mientras tiene a un simpático protagonista que no tiene madera de héroe y lo hace luchar contra el sistema de gobierno cargado de conspiración y una sociedad que ya no le importa. El concepto de este mundo semi-post-apocalíptico permite una gran cantidad de diseños muy divertidos e inspirados en los años 80 y con un trabajo de vestuario influenciado por el punk. El director le da a la película un humor poco convencional para que coincida con su locura y luego combina un gran espectáculo de acción de bajo presupuesto para mantener las cosas más entretenidas. El trabajo y las persecuciones de coches son sorprendentemente efectivas / impresionantes e incluso una pelea entre nuestro protagonista y uno de los "villanos" del AutoCine es altamente entretenida en su diseño y configuración. Para cuando el tercer acto se acerca y la película alcanza su máxima velocidad, es difícil ignorar lo fascinante que es.


En definitiva y resumiendo: CAMPO DE EXTERMINIO es una película muy entretenida con el comentario social suficiente para convertirla en una de esas extrañas rarezas que mucha gente pasa por alto. No es perfecta en su equilibrio, de vez en cuando deja algunas lagunas importantes en su narrativa, y desesperadamente quería que la película fuera más allá con su crítica social. Comedia de acción con suficientes guiños y accidentes automovilísticos para apaciguar a los fanáticos de las películas de Serie B en todo el mundo.

1 comentario: