sábado, 23 de febrero de 2019

Alita: Ángel de Combate (2019)


Cuando Alita (Rosa Salazar) se despierta sin recordar quién es en un mundo futuro que no reconoce, Ido (Christoph Waltz), un médico compasivo, se da cuenta de que en algún lugar de ese caparazón de cyborg abandonado, está el corazón y alma de una mujer joven con un pasado extraordinario. Mientras Alita toma las riendas de su nueva vida y aprende a adaptarse a las peligrosas calles de Iron City, Ido tratará de protegerla de su propio pasado, mientras que su nuevo amigo Hugo (Keean Johnson) se ofrecerá, en cambio, a ayudarla a desenterrar sus recuerdos.

Admito que era escéptico cuando se trataba de ALITA: ANGEL DE COMBATE (2019). Debo admitir que no estoy familiarizado con el manga en absoluto, pero después de ver el primer tráiler, tenía pinta de ser una película con mucho presupuesto pero que iba a ser un castañazo. Sin embargo, sentí lo mismo después de ver el tráiler de la última incursión de James Cameron en la ciencia ficción que fue AVATAR (2009). Mientras que sí, Cameron solo escribe y produce ALITA: ANGEL DE COMBATE, su sensibilidad puesta en la película es suficiente para que yo haya sentido lo mismo sobre el universo inmersivo que nos ofrece esta historia.


El hecho es que realmente no puedes juzgar la película por los trailers porque, más que en muchas películas, necesitas un poco de tiempo para acostumbrarte a la realidad que transcurre en la pantalla. Una vez que se establece (lo que ciertamente toma unos buenos veinte minutos más o menos), el espectador se encuentra totalmente involucrado, y las escenas del tráiler que pueden haber parecido inútiles fuera de contexto funcionan fantásticamente bien en la propia película.


El director Robert Rodríguez terminó siendo la elección perfecta para Cameron, ya que realmente adaptó su propia sensibilidad para presentar una película que más de uno puede jurar que dirigida por el propio Cameron (aspecto del que todavía sospecho). Ahora, esto no significa que la película sea perfecta. Una vez que Cameron abandonó las películas de acción con clasificación para adultos, cambió su estilo y adoptó un enfoque que puede parecer muy cursi. ALITA tiene algo de eso, especialmente en el romance adolescente entre la heroína y su interés amoroso en la pantalla, Hugo. Lo que ocurre que es tan cursi ese romance metido con calzador, que son escenas que realmente pueden llegar a aburrir al espectador en más de una ocasión.


Ayuda que los VFX sean absolutamente sorprendentes y espectaculares. Odio el no poder ir a verla en 3D IMAX porque seguro que es la mejor manera de disfrutar la película. La tecnología para animar a Alita es asombrosa, ya que nunca se siente como un efecto especial al caminar, sin duda el hecho de que Rosa Salazar ofrece una excelente actuación. Como lo ha hecho Andy Serkis en sus películas, te hace reconsiderar los límites de la captura de movimiento, ya que se siente como una actuación completamente realizada. Ella le da a Alita un alma.


El problema, sin embargo, es que Salazar es tan buena que otros se quedan cortos. Una persona que parecía “malhecha” es Christoph Waltz. Aunque es efectivo cuando Ido está jugando el papel paternal, también tiene que participar en algunas de las escenas de acción, y Waltz no es convincente empuñando armas gigantes. Tal vez se supone que Ido parece “tonto” en acción, pero te saca de la película hasta cierto punto. Jeff Fahey tiene un pequeño cameo y se agradece para los amantes del cine de Serie B. Los villanos también son un poco flojos. Mahershala Ali defiende el papel como puede como el malvado empresario, Vector, aunque se presenta como un subordinado del villano real, en su mayoría fuera de la pantalla. Es difícil verlo como una amenaza real para la invencible Alita. De los malos, Jackie Earle Haley, en una actuación de captura de movimiento como el imponente Grewishka, cumple perfectamente, mientras que Jennifer Connelly deambula como puede por la pantalla con el peor papel de la película junto al de Hugo.


En definitiva y resumiendo: Aunque a veces tiene altibajos la historia, ALITA: ANGEL DE COMBATE los puntos positivos ganas a los negativos. El problema es que a la historia le falta su tercer acto, que claramente se está utilizando como base para una secuela, pero ¿quién sabe si alguna vez sucederá? No me gusta para nada que las películas ya estén pensadas para ser una franquicia, especialmente cuando la secuela no está garantizada en ningún momento. Dicho esto, tanto como los pronosticadores de taquilla han estado definiendo esto como un futuro fracaso, la audiencia no veo por criticas leídas de que no le haya gustado y el boca a boca de ALITA puede sorprender a la gente. Hay algo más en ALITA: ANGEL DE COMBATE de lo que los trailers pueden evocar. Con suerte, la gente le dará una oportunidad que es totalmente merecida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario