Ad Astra (2019)


El astronauta Roy McBride (Brad Pitt) viaja a los límites exteriores del sistema solar para encontrar a su padre perdido (Tommy Lee Jones) y desentrañar un misterio que amenaza la supervivencia de nuestro planeta. Su viaje desvelará secretos que desafían la naturaleza de la existencia humana y nuestro lugar en el cosmos.


En el nuevo drama espacial AD ASTRA (2019) Brad Pitt protagoniza lo que es, quizás, la crisis existencial humana más cara jamás filmada. Claramente la película no es lo que intentan enfatizar los trailers, con explosiones en el espacio y persecuciones de “automóviles” en la Luna, pero esa es la magia poética de la odisea interestelar de este hombre. Ya sea que el espectador espere una aventura espacial emocionante o un drama interminable que usa la historia de un hombre entre las estrellas para contemplar toda la existencia humana en el universo, AD ASTRA es una película que te ofrece exactamente lo que no esperas: todo para mostrar una de las representaciones más maravillosas sobre el espacio jamás filmadas.


Como ya hizo excepcionalmente bien con su (incomprendida) última película Z, LA CIUDAD PERDIDA (2016) el director James Gray vuelve a profundizar en la naturaleza de la exploración y en lo que impulsa a los humanos a ir a lugares que nunca se han visitado, perfeccionando el impulso psicológico de su personaje principal. Esto lo convierte en otra aventura introspectiva sobre la aventura, que le da al público mucho tiempo para absorber el entorno, que incluye el espacio más maravilloso y frio. Ese enfoque es perfecto para una película con un tapiz visual tan maravilloso, con planetas monolíticos y un aeropuerto en la Luna equipado un restaurante Subway. Los viajes a la Luna, Marte y más allá ofrecen una gran variedad de ubicaciones impresionantes, con el director de fotografía Hoyte van Hoytema proporcionando a cada nueva ubicación su propio estado de ánimo y su esquema de color dominante. Marte es rojo y desolado, y mientras McBride se aventura más, los azules y negros profundos enfatizan la frialdad del espacio.


Gray vive por la naturaleza deliberada de los viajes espaciales, permitiendo que las imágenes capten más el interés del espectador mientras las naves viajan lentamente entre las estrellas, y con las pocas escenas de acción que favorecen el silencio con el único sonido que es el score atmosférico de Max Richter y Lorne Balfe. El objetivo aquí era representar el viaje espacial en su forma más realista, y, de hecho, la lentitud y la precisión se combinan con un alcance visual impresionante que exige ser visto en la pantalla grande. La ejecución de algunas de las (escasas) escenas de acción van desde lo magistral a lo extraño, la primera en un inicio abrumador y la segunda en… (mejor que lo descubra el espectador).


En su mayor parte, la película es impresionante para la vista, y mientras se disfruta de las increíbles imágenes y colores, es fácil esperar que la historia sea igual de grandiosa. Yo mismo encontré la historia de McBride viajando por el cosmos, haciendo paradas “en boxes” para hablar con extraños y aprender más sobre su misión y su padre, para ser un poco pedante a pequeña escala. Hay tanta belleza y detalles en los aspectos técnicos que la naturaleza introspectiva de la historia que nunca puede ser tan profunda como el impresionante entorno. Pero después de que llegaron los créditos y me tomé un momento para reflexionar sobre las cosas, descubrí que la belleza de AD ASTRA radica en la sencillez del viaje emocional del personaje de McBride.


A lo largo de la película, McBride reflexiona sobre todo lo que le sucede, ya sea a través de un monólogo interno o una serie de "exámenes psicológicos" mientras reflexiona sobre el lugar y reflexiona sobre sus acciones mientras está en la soledad constante del espacio. Es un hombre que todavía está afligido por la pérdida de su padre, mientras que al mismo tiempo trata de estar a la altura de sus recuerdos y la leyenda de él. McBride cuestiona interminablemente al hombre en el que se ha convertido y está lleno de resentimiento, duda, dolor, ira y se siente aturdido. Su solitario viaje a través del negro del espacio es sombrío, y para algunos, parecerá un viaje silencioso y profundo que explora la naturaleza de la depresión contra el escenario más grandioso imaginable. Para otros, parecerá simplemente una historia aburrida e insípida.
Hay poco peso emocional con esta historia, ya que las interacciones contundentes de McBride con otras personas demuestran perfectamente su estado psicológico, pero también son muy reales. Pero lo que lo hace tan convincente, incluso cuando es un poco frustrante, es el propio Pitt. El actor convierte a su personaje en uno de sus mejores papeles en pantalla demostrando lo increíblemente sutil que puede ser. Gray se asegura de concentrarse en la cara de Pitt para capturar todos los detalles de su actuación, uno de los momentos más profundos cuando, después de enviar un mensaje a su padre, reprime notablemente las lágrimas, y finalmente puede decir las cosas que quizás quiso decir durante mucho tiempo.


En definitiva y resumiendo: Para entender por qué la película es tan gratificante sería regalar demasiado del final. Sí, la película puede parecer tan emocionalmente vacía como los confines del espacio, pero así es exactamente como el personaje se siente la mayor parte del tiempo y lo que quiere arreglar a medida que se aventura más en el espacio. Lo que diré es que puede ser fácil esperar una película que use la exploración espacial para explorar temas tan masivos y grandiosos como el propio cosmos. Más bien, lo que más me sorprendió fue lo bien que invierte las expectativas como espectador, con una historia impulsada por los personajes que es profundamente introspectiva y aparentemente simple (y, por lo tanto, más humana) en el contexto de un escenario visual apabullante. Al fin de al cabo AD ASTRA trata tanto del vacío que creamos en nuestra vida personal como del viaje espacial. La película de Gray es una versión hermosa y sugerente de la salud mental en los seres humanos.



Comentarios

  1. Maravillosa esta crítica! Me ha encantado y me han dado ganas de ir a ver esta peli que no había considerado ver en el cine. Gracias

    ResponderEliminar

Publicar un comentario