Mister Video: Yo, El Halcón (1987)


Lincoln Hawk (Sylvester Stallone) es un camionero que lo único que desea es estar con su hijo. Cuando lo abandonó doce años antes, el niño pasó a estar bajo la custodia de su madre. Ahora debe participar en luchas para recuperar el amor de su hijo, que está en una academia militar.

Sylvester Stallone todavía estaba en la cima de su popularidad cuando YO, EL HALCON (1987) cuando llegó a los cines en febrero de 1987 y en abril de ese mismo año en España. Esta fue su segunda película de la productora Cannon después de la brutal COBRA (1986). Dirigida por el codirector de Cannon, el difunto Menahem Golan, YO, EL HALCON es el polo opuesto de COBRA, y esencialmente una versión de ROCKY (1976) para los torneos de pulsos. Stallone coescribió el guion y, considerando su estado como héroe de acción, hay muy pocas peleas; pero hay mucho sudor, gruñidos y mucho “macho” suelto por el camino.



También hay un gran potencial aquí, y gran parte de él se desperdicia en una premisa que se rasca la cabeza y, en última instancia, termina siendo muy divertido por todas las razones equivocadas; Muchas de esas razones giran en torno al diálogo estridente y enfáticamente entregado de tipos duros, y al entrecerrar los ojos de Stallone. Si hubiera sido INFIERNO EN LA CARRETERA (1975) pero con pulsos, tendríamos una película machista épica; en cambio, lo que tenemos es una película de camioneros con corazón, recordándonos cada diez minutos más o menos con la canción 'Meet Me Halfway' de Kenny Loggins.



El “armrestling” (o pulsos como se diría aquí) como deporte organizado había existido desde principios de la década de 1950. La historia original de YO, EL HALCON fue escrita ya en 1979 por Gary Conway. Al enterarse de que la película finalmente se estaba convirtiendo en una realidad, los promotores, en colaboración con un enérgico Menahem Golan, crearon el Torneo Internacional de Doble Eliminación Over The Top Armwrestling (mas largo el titulo no podía ser). El evento comenzó en agosto de 1985, y las finales, un evento de 18 horas con más de 800 competidores, se llevaron a cabo en julio de 1986. La competencia fue global, con eventos en Europa, Israel y Japón. Las imágenes filmadas en la final de Las Vegas se integraron en la película. Muchos de los verdaderos luchadores de pulsos, hombres y mujeres, fueron vistos en la imagen, y uno de los más famosos, John Brzenk (a quien Stallone basó su personaje), hizo un breve cameo durante el torneo. Incluso la escena donde un participante se rompe el brazo durante la competición fue real. Las escenas donde salía Stallone se filmaron al día siguiente.


La película de Golan se deleita con la historia de un musculoso camionero que intenta reavivar una relación con su hijo, impedido por el padre de su ex esposa moribunda. Nuevamente, hay muchas oportunidades para convertir esto en el “Monster Truck” del cine de 18 ruedas, pero los cineastas se lanzan al camino para hacer de esta una de las películas más incómodas en el currículum del Semental italiano (nunca queda más, recomendar EL SEMENTAL ITALIANO del 1970). Las películas de camioneros habían dejado atrás su atractivo en la década anterior, por lo que esta película y la película ROLLING VENGEANCE (lanzado más tarde ese año) se sintieron como un retroceso dentro de ese género. Si solo Stallone hubiera presionado para un enfoque más atípico del material, podríamos haber tenido un clásico menor para recordar. Aun así, YO, EL HALCON es un valiente experimento con una gran carga de entretenimiento.



Los últimos 40 minutos es donde la película se acelera con una avalancha de músculos, vello facial, sudor y grandes hombres corpulentos que se comunican en una jerga de cavernícolas perdida hace mucho tiempo. Juraría que algunos de estos tipos estaban teniendo un parto mientras participaban en el torneo. El antagonista principal Bull Hurley (competidor de pulsos en la vida real, Rick Zumwalt) que podría ser la versión más colorida de Ivan Drago. Bull compite no solo contra Stallone en el torneo, sino también contra la variedad de contorsiones faciales de Stallone.



Tan absurda como es la película de Golan, no se puede negar el mensaje de las películas; y un mensaje que casi ni existe después de tanto sudor masculino. Después de todo, esto fue en la década de 1980, y el mantra de que la persona de todo lo que tiene, ya sea que gane o pierda, fue tan fuerte en esta película como lo fue en tantas otras. Desafortunadamente, este tipo de mentalidad está casi extinta hoy en día; donde ganar es absolutamente lo único que merece la pena. Ese aire de determinación está vivo y dentro del personaje de Stallone, Lincoln Hawk (o Hawk; el diálogo no puede decidirse por alguno de los dos). Una vez que finalmente comienza a romper ese muro impenetrable levantado por su hijo, comienza a inculcar en el niño sus opiniones enérgicas de perseverancia. Esto se ejemplifica en una escena (gratuita) en la que Lincoln logra que Michael acepte un desafío de pulso con un acosador en un bar (creo). Michael pierde la primera vez, pero gana la segunda y la tercera. Según la conclusión de la película, el hijo le da la vuelta a su padre una vez que él mismo comienza a dudar de sus propias habilidades después de ser derrotado (dos derrotas y tú estás fuera) por un Neanderthal que bebe una lata de Valvoline (aceite para motor) antes de la competición.



Sylvester Stallone es / fue criticado a menudo por su capacidad de actuación; pero como se ha dicho en otra parte, él, como Charles Bronson, fue un actor mucho mejor de lo que se le atribuye. Él realiza una buena actuación; aunque es difícil defenderlo durante la última mitad de la película mencionada anteriormente. Las caras casi indescriptibles que muestra durante la convención de hernias y el torneo de pulsos son tan exageradas que Stallone parece que está tratando desesperadamente de pasar una piedra en el riñón, en lugar de bajar el brazo de un hombre, pero si duda el actor seguro que desprendía litros y litros de adrenalina. Además, el factor de que se gire la gorra hacia atrás porque dice que le transforma en alguien diferente, podría ser el primer caso de un héroe con personalidad múltiple.



Robert Loggia está en lo que se supone que es uno, si no el principal antagonista; un poco más malvado que un personaje que demuestra ser un mal tipo. Su contribución es sofocada por Zumwalt y su dominio machista de los insultos y las palizas emocionales.



En definitiva y resumiendo: YO, EL HALCON quiere ser una película de acción dramática, y de alguna manera lo es. Pero aparte de ello, es una comedia involuntaria y eso que Stallone encabezaría las comedias a principios de la década de 1990, pero en 1987, ya hizo el intento; incluso si una comedia no es lo que se pretendía, es lo que tenemos. Hay muchas cosas buenas en la película de Menahem Golan y está claro que, si bien fue una película fallida, los recuerdos y el tiempo han conseguido que se le tenga un gran cariño, con esa parte final llena de testosterona de la época y una banda sonora que a mas de uno nos hará soltar una lagrima.

Resultado de imagen de over the top gif

Comentarios