VFW (2019)


Como todos los soldados que han luchado en Vietnam, Fred (Stephen Lang) cree que lo ha visto todo. Hasta que, una noche, él y sus amigos deben enfrentarse a una horda de yonkis mutantes que asedian el puesto de veteranos del ejército de su localidad.


Pues parece que voy a tener que hacerle otra reverencia al director Joe Begos, porque después de alabar su película BLISS (2019), en el mismo año lanza otra película titulada VFW (2019) que es un hibrido de acción y terror, en lo que sería una versión bastarda de de género legítimos para su híbrido de acción y terror VFW. Una versión de ASALTO A LA COMISARIA DEL DISTRITO 13 (1976) de John Carpenter (hasta el score es una influencia del propio director), donde ese viejo elemento básico del género se ve un poco sacudido, ya que en lugar de hacer que los malos superen totalmente a nuestros héroes, los buenos son más que capaces de defenderse, y algo más. Esto es bueno y malo para VFW. Es malo porque Begos quiere darle un poco de suspense a la película y trata de desfavorecer a nuestros protagonistas, al hacer que estén desarmados y tengan una cierta edad, pero, realmente, nunca crees por un segundo que Stephen Lang, Martin Kove, William Sadler y Fred Williamson tendrán problemas para lidiar con un montón de punks apenas armados, incluso si están diseñados para parecerse a los extras de la película MAD MAX 2 (1981).


Sin embargo, eso también significa que Lang, Kove, Sadler y Williamson obtienen una película de acción, una especie de LOS MERCENARIOS (2010) con actores de los años ochenta. ¿Y sabes qué? Ninguno de estos “muchachos” ha perdido el ritmo. Lang especialmente parece estar en mejor forma que cuando estuvo en la película LA BANDA DE LA MANO (1986). Solo toma alrededor de un segundo de caos antes de que Lang mate al primero de muchos malos aquí y Begos, hay que decirlo, sabe exactamente cómo usar a sus actores. Si bien es probable que trabaje con un presupuesto muy reducido (lo que explica por qué los malos no tienen ninguna potencia de fuego) lo aprovecha al máximo para ofrecer lo mejor al espectador.


Sadler y Kove especialmente parecen estar teniendo una oportunidad para demostrar su talento. Sadler es el compañero que funciona como alivio cómico. Kove, quien, a pesar de tener más de setenta años, se ve más o menos igual que en esa “Ramboexploitation” titulada JUSTICIA DE ACERO (1987), y posiblemente sea el que este más “cascado” en su vejez, pero tiene algunos trucos bajo la manga. Mientras tanto, Williamson interpreta a Williamson, lo que significa que es ultra cool, practica karate, tiene las mejores líneas de dialogo y posiblemente la escena más desquiciada. Un par de otros veteranos aparecen en roles más pequeños, con George Wendt como un veterano de Vietnam (más tranquilo), mientras que David Patrick Kelly es el porrero residente de la pandilla. El joven Tom Williamson también impresiona como un veterinario de Afganistán que entra al bar a tomar una copa y termina destrozando cabezas con el resto del grupo. Me gusta que Begos no pierda el tiempo haciendo que los veteranos mayores desafíen al joven. Encaja con los chicos y funciona dando equilibrio en las escenas de acción.


Sin embargo, no se puede negar que VFW tiene algunos problemas, y la mayoría de ellos tienen que ver con los villanos. Una buena película de acción es tan buena como su malo y el líder de la pandilla es increíblemente soso. Si tienes íconos como tus héroes, necesitas íconos como tus malos, y nadie cumple con los requisitos. Más bien, son un grupo anónimo, y solo destacaría Dora Madison como segunda al mando del grupo de los villanos.


En definitiva y resumiendo: Joe Begos utiliza todo lo que hace referencia a sus películas, con muchas luces de neón y una violencia que llega a unas cuotas de disfrute muy grandes para el espectador que le guste la violencia sangrienta y cantidad de gore casero. La película tiene un ritmo que nunca decae y los actores están en estado de gracia. Sin duda VFW que los amantes del cine de los 80´s van a disfrutar de principio a fin, ya que como entretenimiento merece mucho la pena y es una salvajada.



Comentarios