The Boy: La maldición de Brahms (2020)


Una joven familia se muda a una mansión sin ser conscientes de la aterradora historia que ha marcado su historial durante décadas. Allí, el miembro más joven de la familia hace un nuevo amigo: un muñeco con forma humana al que llama "Brahms".


Hay dos tomas que son un poco espeluznantes en THE BOY: LA MALDICION DE BRAHMS (2020). Ambas imágenes aparecen durante la secuencia de inicio con respecto a una sombra de pie detrás de una escalera. Ahora no estamos hablando de escenas, solo de tomas. El resto de la película, sin embargo, abarca la gama desde aburrido hasta completamente ridículo y de nuevo a aburrido. Si bien la película original ciertamente no tuvo unas críticas afables (aunque a mí, personalmente me gusto bastante), esta secuela sin vida y aburrida está tan desprovista de emoción o miedo que el muñeco llamado Brahms. Esto no es terror. Esto es simplemente bajeza absoluta. Incluso con un elenco decente que incluye a Katie Holmes, Owain Yeoman, Ralph Ineson y el joven Christopher Convery, esta horrible secuela probablemente solo provocará un bostezo o el espectador se echará las manos a la cabeza.


Todos sabemos que un montón de películas de terror malas tienden a salir a principios de año. Este año, aunque en realidad tenemos un par de buenas películas, también hemos visto algunas que son realmente terribles. BRAHMS (para abreviar) puede ser la peor hasta ahora y ese es un gran logro. Además de las dos tomas que mencioné, la secuela dirigida por William Brent Ball (él y el guionista Stacey Menear también son los responsables de la original) está tan lejos de ser algo remotamente aterrador que realmente es agotador. Los intentos de "sustos" son pocos y distantes entre sí y simplemente no funcionan. El muñeco en sí mismo ni siquiera genera remotamente ningún tipo de emoción o frío (aparte del comentario: Otro Annabelle) Y la historia que gira en torno a esta familia es un cliché con patas, sin arriesgarse ni probar absolutamente nada nuevo.


Es realmente una pena que el guion tome una ruta tan obvia. Francamente, no favorece a ninguna de las actuaciones. Holmes no lo hace mal. De hecho, ella intenta realmente hacer de este, un personaje agradable. Desafortunadamente para ella, todo lo que tiene que hacer es ridículo y tonto. Teniendo en cuenta que está pasando por un trastorno de estrés postraumático después de una acción que ocurre al principio de la película, pasa gran parte de su tiempo teniendo pesadillas y tomando malas decisiones en torno a su hijo. Y, por supuesto, el esposo no tiene ni idea y hace poco para ayudar. Nuevamente, esto no es culpa de Yeoman. El actor está de acuerdo con lo poco que se le da, pero es difícil hacer algo remotamente interesante con un guion tan débil.


Otra elección extraña es en el aspecto del terror. Este sigue un camino suave y muy predecible. Solo intenta inyectar miedo y suspense, pero todo lo que ofrece es terror obvio y decepcionante. Con gran atención en los tres personajes principales y un jardinero extraño interpretado por Ralph Ineson, su inclusión simplemente se siente como un intento de estirar una historia ya muy fina.


En definitiva y resumiendo: THE BOY: LA MALDICION DE BRAHMS toca todas las teclas erróneas en lo que es una película de terror, ya que es una secuela que es aburrida y todas las escenas son fácilmente predecibles. Si bien los actores intentan desesperadamente hacer algo de la nada. Ni siquiera es tan mala, es divertida. No, esto es realmente malo. Ha habido muchas películas de muñecos de miedo, y esta no es una de las buenas. Es lo que lo llamo una “Chuckytada” que repite los mismos trucos que la saga de Chucky, pero de mala manera y de forma vaga. En fin… BRAHMS solo puede servir para ver por la curiosidad de saber cuántos clichés puede haber es un largometraje de 86 minutos. Os va a sorprender.

Resultado de imagen de the boy la maldición de brahms poster gif

Comentarios