Glass (2019)


Continuando desde donde lo dejó "Múltiple", "Glass" sigue los pasos de David Dunn (Bruce Willis) en su búsqueda de la figura superhumana de "La Bestia". En la sombra, Elijah Price (Samuel L. Jackson) parece emerger como una figura clave que conoce los secretos de ambos.

Es curioso cómo EL PROTEGIDO (2000) de M. Night Shyamalan ha aumentado en fama durante los casi veinte años desde que hizo su debut en los cines. En aquel entonces, se consideraba algo decepcionante a raíz de EL SEXTO SENTIDO (1999), pero visto ahora, estaba muy adelantada a su tiempo en la forma en que presentaba una visión del mundo real y fundamentada de la mitología de superhéroes. Dado el hecho de que con el surgimiento de los superhéroes del MCU que ahora dominan la cultura pop, no es de extrañar que Shyamalan decidiera que ahora era el momento de completar finalmente su trilogía, con MULTIPLE (2016) como una forma astuta de unir a EL PROTEGIDO y GLASS (2019). A pesar de los elogios casi unánimes de MULTIPLE, GLASS ha sido recibida con bastante desprecio por muchos críticos. Dado la variada filmografía de Shyamalan donde puede ser realmente bueno (EL SEXTO SENTIDO, SEÑALES) o realmente malo (EL BOSQUE, LA JOVEN DEL AGUA o AFTER EARTH), yo realmente no sabia de lo que iba a ver una vez entrado en la sala.


A pesar del alboroto, GLASS no es ni mucho menos una mala película, el problema es que simplemente no puede estar a la altura de las otras dos películas de la trilogía. Mientras Shyamalan hablaba de que las películas siempre fueron concebidas como una trilogía, algunos de los giros de guion que utiliza GLASS para vincular las películas se sienten trillados y forzados. Aun así, la película nunca deja de entretener, y los primeros dos tercios de GLASS son bastante excepcionales. Si bien el acto final se altera un poco, aún funciona y proporciona una conclusión satisfactoria a la única franquicia real de Shyamalan.Lo mejor de GLASS es el hecho de que, durante gran parte de la película, Shyamalan es capaz de retomar los hilos abiertos por EL PROTEGIDO sin perder el ritmo. Reevaluando la película hace poco, lo más evidente fue que siempre se trató más de la relación entre Dunn y su hijo que cualquier otra cosa, por lo que ver a los dos trabajando como un equipo de superhéroes al principio parece una progresión lógica.


Si bien muchas de las actuaciones de Bruce Willis han sido mediocres en los últimos años, cuando se le cuestiona, todavía puede cumplir perfectamente. No tiene muchos problemas para volver a ponerse en los zapatos del personaje de Dunn, y su química con el ahora crecido Spencer Treat Clark es tan buena como lo era en 2000. Lo mismo para Samuel L. Jackson como “Don Cristal”, que parece estar pasando el mejor momento de su carrera, volviendo a lo que siempre ha dicho, que es uno de sus papeles favoritos, incluso si pasa la primera hora de metraje sin mucho dialogo.


Al igual que en MULTIPLE, GLASS es otra gran actuación para James McAvoy, que desempeña lo que debe ser el sueño de todo actor: doce roles en un cuerpo. Su físico es algo para contemplar, aunque parece que la monstruosidad física de La Bestia ha bajado un poco el nivel aquí, para ponerlo más en línea con lo que Dunn/Willis puede hacer. Si desea ver a los dos enfrentarse, no se te sentirás decepcionado, pero tenga en cuenta que Shyamalan NO pretende hacer una película de superhéroes, por lo que las cosas se mantienen relativamente cuerdas (sin llegar a un nivel de flipacion).


La conexión entre las películas se refuerza aún más al hacer que Anna Taylor-Joy vuelva como Casey, quien se siente un parentesco con el personaje de McAvoy (sobre todo con la personalidad de Kevin). Gran parte de GLASS gira en torno a la Dra. Ellie Staple interpretada por Sarah Paulson, y sin duda será su arco argumental el que dividirá a los fanáticos, aunque, sin duda, si llaman a esto una trilogía, su parte en ella parece una progresión lógica.


En definitiva y resumiendo: Si bien Shyamalan es sin duda un director con sus más y sus menos, GLASS es más un éxito que un error, a pesar de los detractores. Hasta cierto punto, parece que la reacción lógica a su trabajo por parte de los críticos es juzgarlo con dureza, y realmente creo que eso es lo que está sucediendo con GLASS. Nuevamente, no está al mismo nivel que su mejor trabajo, pero también es mucho, mucho mejor que su peor trabajo, y sigue siendo un seguimiento satisfactorio, aunque un poco imperfecto, de EL PROTEGIDO (Me encantó la inclusión de escenas eliminadas de la original como flashbacks). Que no se asuste el espectador por las malas críticas: vayan a verla por sí mismo y decida por sí mismo.

Comentarios