Suspiria (2018)


Susie Bannion (Dakota Johnson) es una joven estadounidense que viaja a Berlín para cursar sus estudios de danza en una de las escuelas más prestigiosas del mundo, dirigida por Madame Blanc (Tilda Swinton). El mismo día en el que ingresa en la escuela, una de las alumnas recientemente expulsada desaparece.

El cine puede traer muchas cosas a una audiencia dispuesta a hacer el viaje al lado de la película que vayan a ver. Puede ofrecer una historia de amor atractiva, un drama poderoso o incluso una película de acción divertida que te permite captarlo todo y no pensar demasiado. Y luego está la tendencia actual de lo que podríamos llamar "Horror artístico". Ya sea la oscura e inquietante historia familiar de HEREDITARY (2018) que a mí personalmente no me cautivo en absoluto, o la conexión extrañamente fascinante que nos ofreció MADRE! (2017) y es una nueva ola de género que se ha estado convirtiendo en la corriente principal. Ahora se añade la nueva versión de la maliciosa historia de Darío Argento en una academia de baile titulada SUSPIRIA (1977). A diferencia de la mayoría de los remakes, el de Luca Guadagnino tiene un componente totalmente diferente, pero permanece dentro de lo que Argento y Daria Nicolodi crearon en 1977.


Guadagnino ha adoptado un enfoque único hacia el material. En lugar de simplemente tratar de recrear los magníficos colores y la banda sonora tremendamente grandilocuente, él ha creado lo que podría llamarse un universo alternativo al primero. Al igual que LA COSA (1982) de John Carpenter o LA MOSCA (1986) de David Cronenberg, el cineasta logra crear algo nuevo a partir de lo que ya sabemos. Su versión también está ambientada en 1977, y agrega un elemento político volátil a los procedimientos. Esto ayuda, especialmente cuando se trata de la desaparición de Patricia, pero en ocasiones es un lastre para la historia, donde realmente no hace falta explicar lo que ocurría en el Berlín de esa época.


Con un metraje de dos horas y media, la película pone gran énfasis en una cosa que solo se tocó ligeramente en la primera película. Esta vez, el baile es tan importante para Susie y su relación con Madame Blanc como para el misterio que contiene la propia escuela de baile. Coreografiado por Damien Jalet, el movimiento y la danza es absolutamente hermoso, pero también son una pesadilla visual en sus imágenes. Una de las mejores escenas es la que involucra a una estudiante descontenta, que es casi dolorosa de ver, pero no puedes apartar la vista de ella.


El aspecto de la película es lo más alejado posible de la primera película. De hecho, los colores apagados y los efectos visuales fríos que se exhiben con el trabajo de la cámara hacen que esta película parezca ser algo que se puedo rodar en el propio 1977. Además, los efectos de maquillaje son espectaculares y digamos que ver a la Sra. Swinton interpretar el papel de un anciano con un traje de cuerpo protésico completo es algo que debería ganar como mínimo una nominación a los Oscars. Esta no es solo una historia ambientada en otro momento, se siente como una historia que existió hace décadas y que solo se revela a los espectadores de hoy en día.


Las actuaciones son bastante buenas, pero es difícil mirar más allá de la impresionante Tilda Swinton. Al jugar tres roles, este extraordinario talento abarca todos los elementos de cada personaje. Es una pena que el secreto de estas actuaciones no se mantuviera oculto (se filtró totalmente) porque fue maravilloso verla desaparecer por completo debajo de las prótesis como un anciano frágil en busca de la verdad. Su trabajo es asombroso (su tercer rol no lo desvelo).Si bien Dakota Johnson satisface al cumplir el papel de Susie (originalmente interpretado por la encantadora Jessica Harper, quien también desempeña un papel secundario), es una versión muy diferente del personaje. En muchos sentidos, es la Sara de Mia Goth con quien nos conectamos como espectador y que roba cada escena en la que aparece. La Sra. Goth es estupenda como una bailarina bien intencionada que comienza a sospechar que hay maldad alojada en las paredes de la academia.


En definitiva y resumiendo: SUSPIRIA es una gran película. Sin embargo, dividirá al público. Muchos la encontrarán demasiado lenta, y otros pueden no caer bajo su hechizo perturbador. No hay duda de que el ritmo deliberado y el extraño final frustrarán, aburrirán y molestarán a algunos de los espectadores. Otros serán atraídos instantáneamente a la experiencia (como es mi caso). Es una mezcla de imágenes grotescas, belleza, conmoción y horror. No es una película fácil y ciertamente no es para todos. Sin embargo, en su esencia, es una experiencia gratificante para quienes estén dispuestos a emprender el viaje. Aunque dudaría en llamar a esto una película de terror al 100% en lugar de una fantasía oscura y perversa, puede que sea una película difícil de olvidar.






Comentarios

  1. No la he podido ver, el internet en mi pais esta de asco y mi salud no ha estado de lo mejor, pero siempre es un placer leer tus criticas, un abrazo!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario