viernes, 18 de enero de 2019

La Favorita (2018)


Principios del siglo XVIII. Inglaterra está en guerra con los franceses. Una reina debilitada, Anne (Olivia Colman), ocupa el trono, mientras que su amiga Lady Sarah (Rachel Weisz) gobierna el país en su lugar, debido al precario estado de salud y al carácter inestable de la monarca. Cuando una nueva sirvienta aparece, Abigail (Emma Stone), su encanto seduce a Sarah. Sarah ayuda a Abigail y ésta ve una oportunidad para regresar a sus raíces aristocráticas. Como la política ocupa gran parte del tiempo de Sarah, Abigail empieza a acompañar con más frecuencia a la Reina.

Cuando se trata de dramas históricos o de época, hay una tendencia de los cineastas a confiar simplemente en un gran vestuario, imágenes pintorescas y en obtener el actor adecuado para darle vida al pasado. Y luego hay una película como LA FAVORITA (2018). Dirigida por Yorgos Lanthimos (LANGOSTA) con un guion de Deborah Davis y Tony McNamara, esta aventura perversamente divertida logra ser al mismo tiempo encantadora y cruel. Lejos de ser una narración estoica y adecuada, hay una sensación de crueldad en esto que se encuentra en algún lugar entre EVA AL DESNUDO (1950) y LAS AMISTADES PELIGROSAS (1988). La característica sorprendente también se deleita con tres actuaciones fantásticas de Olivia Colman, Rachel Weisz y Emma Stone.


Si has visto el trabajo anterior de Lanthimos, LANGOSTA (2015) y EL SACRIFICIO DE UN CIERVO SAGRADO (2017) ya estarás preparado para esta historia retorcida. El humor es una sátira de humor negro (a veces negrísimo) y las acciones de estas tres mujeres a veces son francamente desagradables. Si bien el guion ciertamente ofrece bastante humor, también te lleva en un viaje muy oscuro. La locura de la reina Ana logra hacer algo que es muy difícil de lograr, en una gran película de época, una sátira mordaz y una experiencia impresionantemente agradable, todo al mismo tiempo. Y francamente, eso es aún más difícil cuando tienes tantos personajes “malvados” que buscan su propia mejora. Una acción particularmente perturbadora realizada por un personaje es la conducta que podría tener un auténtico psicópata.


Visualmente hablando, esta es una producción exuberante y hermosa, con todas las excentricidades de trabajos anteriores de Lanthimos. Es algo visualmente que se encuentra más en línea con BARRY LYNDON (1975) de Kubrick o MUJERES ENAMORADAS (1969) de Ken Russell. Su historia se cuenta de una manera audaz y hermosa, esto incluye el uso de lentes de ojo de pez y lentes de gran angular en todo momento. El uso de la cámara lenta es a veces perturbador y, sin embargo, extrañamente atractivo e hipnótico. Es una sorpresa ver una película de la época que se sale del modo habitual y crea un extraño mundo de la política, los deseos sexuales ocultos, traición y venganza.


Y luego están las actuaciones. Es emocionante ver una película que ofrece los tres papeles principales a las mujeres. Tanto Emma Stone como Rachel Weisz son perfectas como dos mujeres que desarrollan una extraña amistad basada en la desconfianza. Y luego está Olivia Colman. La actriz esta excepcional aquí como una reina demasiado emocional que puede cambiar su favor con un solo gesto. Las tres son estupendas, pero no se sorprenda si es la Sra. Colman quien se encuentra con un Premio de la Academia en los próximos meses (al menos que Glenn Close se lo quite). Sin embargo, no se puede negar el increíble trabajo de cada una. Además, Nicholas Hoult destaca como Harley, un hombre que se esfuerza por enfrentar a Sarah y su control sobre la Reina.


En definitiva y resumiendo: Cuando se trata de dramas históricos actuales, el título de esta es ciertamente apropiado para este exquisito trabajo. LA FAVORITA es una historia inteligente, satisfactoria y diabólicamente cruel que es mucho más divertida de lo que te imaginas. Las actuaciones son encantadoras, y aunque Olivia Colman se destaca un poco, Stone y Weisz son igualmente impresionantes. Si bien el ingenio del director puede no ser atractivo para todos, ciertamente es refrescante ver algo a lo que no estamos acostumbrados. En un año lleno de aspirantes al Premio de la Academia, no me sorprendería encontrar a Stone, Weisz y Colman en busca de premios. Y, francamente, Yorgos Lanthimos se está convirtiendo en uno de los cineastas más interesantes que trabajan en la actualidad. Delirante y deliciosamente engañosa son solo algunas palabras que puede usar para describir este relato cautivador.

No hay comentarios:

Publicar un comentario