martes, 12 de febrero de 2019

El Cascanueces y los Cuatro Reinos (2018)


Versión de "El cascanueces". Todo lo que Clara quiere es una llave que abre una caja que contiene un regalo muy valioso de su madre fallecida. En la fiesta anual de los Drosselmeyer encuentra una pista que le lleva a la llave, pero ésta desaparece en un mundo paralelo. Allí Clara conocerá a un soldado llamado Phillip, a una banda de ratones y a los que rigen los Tres Reinos: la Tierra de los Copos de Nieve, la Tierra de las Flores y la Tierra de los Dulces. Clara y Phillip tendrán que enfrentarse al Cuarto Reino, donde reside la cruel Madre Ginger, para recuperar la llave y poder devolver la armonía al mundo.

EL CASCANUECES Y LOS CUATRO REINOS (2018) es una curiosidad fascinante por lo que es y por lo que no es. Una curiosa mezcla de arte y cine comercial de alto nivel, los créditos de dirección compartidos entre Lasse Hallstrom y Joe Johnston le dice todo lo que uno necesita saber sobre la producción de la película. Aquí tienes al director de LAS NORMAS DE LA CASA DE LA SIDRA (1999) y al director de CAPITAN AMERICA: EL PRIMER VENGADOR (2011). Todo en lo que se supone que es una adaptación de fantasía del famoso ballet de Marius Petipa. Claramente, Disney tuvo dudas acerca de la película que estaban haciendo (ya pasado demasiado tiempo) y el producto final fue increíblemente fracturado por una modesta fantasía que dura apenas noventa minutos.


La visión de Hallstrom de la película parece haber sido un poco más artística, con largas secuencias de ballet en las que participó la bailarina Misty Copeland y un score exuberante de James Newton Howard sesgada en Tchaikovsky, con el director de orquesta Gustavo Dudamel compartiendo la misma parte. Parece que este fue un intento de llevar la poesía del ballet a la corriente principal, pero entonces, Disney dio la vuelta a la película y se convirtió en una película de acción, con la segunda mitad que se lanzaba en favor de los ejércitos de soldados de juguete, una pelea de látigos (sic) y otras tonterías.


Es una lástima que EL CASCANUECES Y LOS CUATRO REINOS se convierta en un clon de la película de ALICIA EN EL PAIS DE LAS MARAVILLAS (2010) de Tim Burton (o más precisamente, de la secuela) ya que la primera parte de la película no está nada mal. Los efectos especiales son exuberantes, con una magnífica fotografía de Linus Sandgren (LA LA LAND) y un elenco capaz. Las cosas cambian una vez que llegamos a los Cuatro Reinos, con el gran desempeño de Knightley como Sugar Plum un giro sorprendentemente exagerado por parte de una actriz normalmente reservada y con un tono de voz capaz de taladrarte el tímpano (recomiendo la versión en VO). Helen Mirren mantiene su dignidad como actriz incluso cuando ataca a los soldados de hojalata, mientras que la joven Mackenzie Foy actúa convincentemente para una aventura de fantasía. Morgan Freeman también aparece brevemente prestando su encanto de “abuelo habitual”.


En definitiva y resumiendo: EL CASCANUECES Y LOS CUATRO REINOS es una aventura de noventa minutos desordenada, que probablemente sea demasiado “azucarada” y lenta para la audiencia habitual de Disney, mientras que los fanáticos más veteranos atraídos por las conexiones al ballet se verán frustrados por las elecciones tomadas durante la segunda mitad. No es una película horrible, con ingeniosos y elegantes créditos finales que incluyen más bailes solistas de Copeland (con un momento totalmente sacado de BREAKIN: ELECTRIC BOOGALOO). Por lo tanto, es más un ejemplo interesante de creación de películas (o un experimento) que un desastre total como fue la infernal UN PLIEGUE EN EL TIEMPO (2018) pero no puedo evitar pensar que el producto final será un extraña fallo para Disney.


No hay comentarios:

Publicar un comentario