lunes, 13 de mayo de 2019

Series Criticas: JUEGO DE TRONOS T8 Episodio 5 "The Bells"


Este resumen de JUEGO DE TRONOS Temporada 8 episodio 5 “The Bells” contiene SPOILERS.

 "The Bells" se abre con Varys, un personaje que alguna vez fue grandioso, y está conspirando contra Daenerys para derrocarla. Esto es después de haber sido traicionado por su amigo y confidente, Tyrion, ampliamente conocido como el hombre más inteligente de los Siete Reinos, lo cual sería extraño si fuera cierto, ya que todo lo que Varys decía era tan evidente y, sin embargo, seguía siendo ignorado por prácticamente todos y Daenerys acaba con su vida con su famoso “Dracarys” (así que ya tenemos un personaje menos).



Una Daenerys cada vez más inestable culpa a Jon por esto de una manera indirecta; si no le hubiera dicho a Sansa sobre su verdadera familia, ella no le habría dicho a Tyrion quién no le habría dicho a Varys. Lo cual es bastante justo, supongo. Sin embargo, Tyrion, evidentemente, está un poco harto de ser amenazado constantemente con la ejecución a pesar de ser inquebrantable y leal en detrimento tanto de él como de los que lo rodean y decide liberar a Jaime del cautiverio y permitirle rescatar a Cersei para que ambos puedan vivir felices para siempre, solo mientras toca las campanas en la ciudad para que Daenerys y su ejército sepan que todos se han rendido.Aquí ya tenemos un problema aquí. A pesar de haber perdido dos de tres dragones y la mayoría de sus ejércitos durante la Batalla de Invernalia, en "The Bells", sin embargo, se ve a un grupo completo de jinetes de Dothraki y filas aparentemente sin cansancio alguno mientras ella hace piruetas en su único dragón, Barbequing, la Flota de Hierro y el Cofre Rojo y todos los pequeños que huyen sin ninguna dificultad. Todos sus reveses fueron ignorados. Se olvidó el poder de las ballestas, aparentemente de los pinchos de dragón. Daenerys toma la ciudad, fácilmente, de la manera que siempre se esperaba.


Por supuesto, ella toma Desembarco del Rey con una terrible violencia, que es otro problema. No se puede decir que las semillas del descenso de Daenerys a la locura no se plantaron, pero tampoco se regaron constantemente. ¿Recuerdas cuando hace solo un par de episodios ella abandonó su búsqueda personal por el Trono de Hierro para donar sus tropas forzadas al norte, para salvar al mundo? ¿Recuerda cómo incluso en sus peores momentos tenía una brújula moral que rige sus acciones? Bueno, olvida todo eso. Ahora ella se dedica a quemar con su dragón a mujeres y niños inocentes porque está triste, a pesar de que la batalla se ganó clara y fácilmente antes de que comenzara.
Un personaje querido que acaba siendo lo que no es, no es una mala idea, pero solo hemos visto el principio y el final de ese arco. Todo lo que estaba en el medio era un garabato de un incidente conveniente para el siguiente. Nada de eso fue consistente, ni sensato, ni ganado. Y así, el clímax ardiente y sangriento no era consistente, ni sensato. Fue el ruido, la carnicería y un considerable presupuesto televisivo que se arrojó contra las paredes desmoronadas de Desembarco del Rey, donde gran parte del espectáculo se retrasó cuando era bueno e interesante.


Miguel Sapochnik es un buen director creando matanzas. "The Bells" fue sorprendentemente, a veces increíblemente filmada; pausa el episodio en casi cualquier momento y tendrás una instantánea fantástica de un hermoso caos. Una de las secuencias más impresionantes fue el esperado enfrentamiento entre “El Perro” y “La Montaña”, una batalla entre un personaje real y un supervillano de dibujos animados.


Pero muchas muertes en "The Bells" fueron totalmente poco ceremoniales, incluidos cientos, sino miles de inocentes, quemados o aplastados mientras huían por las estrechas calles. Este fue uno de esos episodios que deberían haberse dividido en dos, pero en su lugar se colapsó en un episodio ligeramente largo, aunque demasiado corto para hacer justicia a sus personajes, pero que ahorró tanto tiempo para las secuencias tristes de campesinos en llamas que, después de un tiempo, todo el esfuerzo dejó de significar nada. Incluso Arya, nuestra querida “ninja” se encontró golpeada en el caos, incapaz de hacer nada de valor. Sus escenas con “El Perro” no eran malas, hasta aquella en la que tuvo la oportunidad de cumplir su ambición de matar a Cersei, pero “El Perro” le dijo que no se molestara, así que simplemente no lo hizo (así de fácil y sencillo).

En el Top de muertes sin sentido y sin epicidad se encuentran las de Cersei y Jaime, que fueron aplastados bajo los escombros que caían (¿en serio?). Para llegar a ese punto, Jaime tuvo que luchar contra Euron hasta la muerte; Cersei tuvo que ver cómo su reinado tiránico, hasta ahora imparable, se convirtió en humo. Juntos, en sus últimos momentos, se revelaron a sí mismos como humanos. Cersei se convirtió en una madre afligida. Jaime se convirtió en un cónyuge devoto. Excepto que Cersei es irremisiblemente malvada y Jamie se convirtió en caballero y se acostó con Brienne, quien lloró cuando se fue. ¿Cuál fue el punto de todo esto?.


"The Bells" es un capítulo que raramente, hemos visto antes; Lleno de gran acción explosiva. Pero las cosas están empezando a ser demasiado idiotas. Y lo más molesto de su estupidez perdurable es la facilidad con que podría haberse solucionado. Después de ocho temporadas de desarrollar la fría y existencial amenaza del Rey Nocturno y la loca y apasionada locura de Cersei, la única razón por la que ambos adversarios no fueron vencidos en el espacio de dos episodios es que hubo una hora de relleno en el medio.
Solo queda un episodio y sinceramente...miedo me da.


No hay comentarios:

Publicar un comentario