Asia Presenta: DreadOut (2019)


Un grupo de estudiantes se dirige a una zona en la que se produjo un asesinato ritual bajo extrañas circunstancias con el fin de obtener popularidad en las redes sociales.

A pesar de una inicio bastante misterioso e inquietante, DREADOUT (2019) termina siendo otro largometraje en una larga lista de intentos fallidos realizar películas de terror basadas en videojuegos. Aunque a veces el esfuerzo sincero es admirable y los resultados son entretenidos, toda la película finalmente se ve a medias y sin una chispa creativa. La historia es insegura en lo que quiere hacer o hacia dónde quiere ir, el guion a menudo se mueve de un lado a otro entre escenarios dispersos (al igual que lo hacen sus personajes), repitiendo el diálogo y reciclando ideas, dejando la película en una premisa complicada y una ejecución sin inspiración que no puede sostenerla (a pesar de sus buenas intenciones).



Basada en el videojuego del mismo nombre, DREADOUT sigue a un grupo de aspirantes a “Instagrammer” mientras intentan documentar una noche en un complejo de apartamentos embrujados para ganar seguidores en las redes sociales. Cuando accidentalmente lee un “Evil Dead” se abre un portal a algún tipo de mundo que parece una jungla demoniaca. Por tan enrevesada y profunda que sea la historia en la que se basa, DREADOUT realmente explica muy poco de lo que está sucediendo, y prefiere centrarse en fabricar escenas repetitivas de terror que involucren adolescentes gritando y un flash de un móvil que parece tener una batería infinita. ¿Hay algún mito detrás de la Mujer de rojo? ¿Por qué brilla ese cuchillo en forma de serpiente? ¿Cómo ven las cámaras de las móviles cosas que los ojos no pueden ver? ¿Alguien busca algo por alguna razón específica? Parece que incluso los cineastas no saben las respuestas, por lo que eligen ignorar los puntos de la trama por completo. Tal vez el director Kimo Stamboel tiene más experiencia con los portales de hidromasaje a otra dimensión, pero si es así, sería bueno si lo compartiera con el espectador. De todos modos, cuando la acción deja de tener sentido a mitad de la película volviéndose predecible, sin duda pierde toda la fuerza.


Si algo queda claro es que DREADOUT hace que el espectador tenga que dejar el cerebro apagado. Desafortunadamente, que el guion caiga en la rutina rítmica típica no ayuda. Ir a través del portal, perder amigos, llamar a amigos, ser atacado por una mujer demonio, recordar de repente que el flash de la cámara del móvil lastima a los monstruos, encontrar amigos, volver a través del portal, repetir el proceso en nuestro mundo, luego hacer todo de nuevo. Hay momentos en que la situación se siente como en la película ATRAPADO EN EL TIEMPO (1993), aunque en lugar de revivir el tiempo, estos personajes hacen decisiones estúpidas y repetitivas. Es comprensible que el director no quisiera realizar una larga exposición de los personajes, pero también parece que no obtuvo mucha inspiración del videojuego, aparte de un par de ingeniosos decorados (uno en un cementerio brumoso y otro en un templo espeluznante), gran parte de la acción se siente como algo que ya hemos visto mil veces.
Gran parte del fallo de esto se reduce a una referencia a la mecánica de la luz en el videojuego. Por alguna razón, los demonios están gravemente heridos por esta luz brillante en particular, y se usa demasiadas veces para sacar a los personajes de problemas. Sin embargo, la gran pregunta que esto plantea es por qué no lo usan todo el tiempo en lugar de solo reservarlo para escapar en el último minuto. En lugar de jugar con la idea, como hacer referencia a una batería agotada, el truco del flash se usa una y otra vez como una tarjeta del Monopoly para salir de la cárcel.


En definitiva y resumiendo: A pesar de lo escrito, eso no quiere decir que DREADOUT no tenga alma. Todo el mundo parece estar dando lo mejor de sí, desde experimentar con ángulos de cámara, hasta algunas actuaciones que funcionan y las escenas que son interesantes tienen el potencial de crear terror. En general, hay una verdadera sensación de esfuerzo para hacer que la película sea emocionante, y si uno puede ignorar algunos de los elementos más insípidos, esa energía por sí sola podría ser lo suficientemente infecciosa como para atraer la atención de algunos amantes del género. El resto debería buscar en otro lado una película de terror.


Comentarios