Asia Presenta: Kids Return (1996)


Después de dejar la escuela, dos amigos, Shinji y Masaru, corren diversa suerte: uno como boxeador y el otro como matón de los Yakuza.


KIDS RETURN (1997) es una de las pocas películas de Kitano que me quedaban por ver. Seguramente era una película que merecía la pena pero que no estaba suficientemente destacada dentro de la filmografía del director. Por suerte, todavía tengo en mi colección un pack que saco FNAC de películas inéditas de Kitano y me decidí a verla. Me gusto y seguramente la volveré a ver en un futuro. Es una película bastante sombría, pero tiene pequeños momentos de (buen) humor para igualar las cosas. Además, es una de las mejores películas sobre boxeo que he visto; De hecho, diría que estaría entre mis favoritas que hablen de ese deporte en concreto.


Realmente me gusta la química entre los dos actores principales y su amistad y hacia dónde los lleva la historia a lo largo de sus vidas mientras se convierten en adultos. El ojo de Kitano es perfecto aquí; Realmente disfruté la cinematografía, y muchos de los movimientos de la cámara estaban bien diseñados. Además, tenía una especie de agradable tinte azul en la película, sin ser el aspecto de filtro azul amateur que afecta a muchas películas incluso hasta el día de hoy. Esta película también es la única película de Kitano que he visto aparte de DOLLS (2002) que no lo presenta en absoluto en la película, ni siquiera en forma de cameo. Diré que ni siquiera estaba atento a si aparecía, lo cual es un cumplido ya que dicho esto, tal vez suene raro, pero pienso que es agradable ver a Kitano concentrarse solo en la película detrás de escena. Creo que es una película bastante madura y bien diseñada, e incluso puede (tengo que pensarlo) que estaría en un top 5 de películas del director. 


Además, dado que esta es una crítica después de todo, probablemente debería mencionar la trama (que insinué más arriba). Esencialmente, dos mejores amigos (un poco idiotas) que se abren camino a través de la escuela, siendo imbéciles sociales y molestando a estudiantes inocentes. Básicamente matones en progreso. Bueno, sin estropear demasiado, ambos terminan separándose del sistema escolar. Su relación entre ellos tiene un buen arco y realmente no quiero profundizar demasiado en eso, ya que creo que las películas tienen una mejor experiencia cuando el público sabe lo menos posible al verla.


Quizá una de las quejas que tenga sobre esta película (desde mi propia perspectiva) es que la relación que se intenta formar con la joven en el restaurante no llega a ningún lado siendo una especie de interés amoroso que simplemente no llega a ninguna lado ni significado. Aparte de eso, creo que hubiera preferido algún momento mas de humor dentro de la historia, ya que lo poco que hay me pareció gracioso y sinceramente quería un poco más.


En definitiva y resumiendo: Si estas leyendo esto, seguramente disfrutes de Takeshi Kitano como cineasta, o como fanático del cine asiático. Cualquiera que sea la razón y sin duda tienes que verla. Es una de las películas de Kitano que más me han gustado y no entiendo porque ha quedado en un segundo plano dentro de su filmografía o lo poco comentada que es. Al fin de al cabo, una película de boxeo, con Yakuzas, con Kitano detrás de la cámara y música de Joe Hisaishi no merece más explicación que solo disfrutar de ella.

Comentarios