miércoles, 18 de noviembre de 2015

La casa del terror (1980)

-En el comienzo de los 80, el cine de terror empezó a tener un auge importante, con la consecuencia de que se realizaban películas como si fuera una “fábrica de churros” y donde productoras de medio pelo veían que con poco presupuesto y actores desconocidos podían sacar tajada contando historias terroríficas de todo tipo, LA CASA DEL TERROR siempre fue una cinta curiosa pero que no me atrevía a ver debido a ese miedo a encontrarme un subproducto aburrido, pero a veces equivocarse es de sabios…

-Un joven que de niño fue víctima de maltratos por parte de la madre, se ha convertido en un asesino minucioso que ha construido una sala de torturas insonorizada donde encierra a mujeres que conoce en las discotecas.


-Para empezar a hablar de LA CASA DEL TERROR, decir que no es una película para fanáticos de la sangre y el gore, aunque parezca que te la vendan como tal, se centra más en la esquizofrenia que tiene el protagonista donde oye una voz (faltamente doblada en español) que es la que le obliga a cometer asesinatos, donde hay más de un parecido a PSICOSIS (1960) debido a que su problema mental es por consecuencia de una madre autoritaria que llegaba incluso a torturarle y también con la película MANIAC (1980) en darle ese toque oscuro en la fotografía y en esa música sintética y tétrica.

Vamos a caldear un poco el ambiente.

-A pesar de tener miles de fallos en el raccord y una historia que ofrece mucho de terror psicológico pero poco de sangre, sí que hay muertes durante la cinta, lo que ocurre que no se dejan llevar por el detalle, apareciendo esos planos largos donde no ocurre nada o donde una escena se alarga más de la cuenta (discoteca) aunque acabe de una manera bastante escalofriante. Tampoco hay que dejar muy enchufado el cerebro mientras se visualiza, hay elecciones absurdas en las victimas que nadie en su sano juicio elegiría (conoces a un tío que te viene a comprar flores, pierdes el bus, aparece el en su furgoneta y decides montarte) así que es mejor dejarse llevar por lo que ofrece.

Jodida laca de oferta.

-En el reparto tenemos a actores desconocidos, destacando por encima de todos a Dan Grimaldi interpretando a Donny, el protagonista y que resuelve brillantemente dando rienda suelta a todo tipo de expresiones o insinuaciones (Donny es homosexual, aunque él no quiera admitirlo) como en la tienda cuando va a comprar ropa  o las escenas dentro de la casa, en las que se respira un aire insano y de locura. Los demás actores/actrices son bastante malos (las dos borrachas) y hacen que la calidad baje muchos puntos.

Dios...otra vez hablando  de Catalunya.

-En definitiva y resumiendo: LA CASA DEL TERROR se centra más en la psicología que en la sangre, aspecto positivo pero con doble filo porque parece “plagiar” situaciones de otras películas parecidas, pero para ser un video-nasty(es como se le llamaban a estas películas de bajo presupuesto, directas al videoclub)  es de las de más calidad que he podido ver, gracias a un actor principal que se curra el papel y ese final (que a muchos no les gusta) pero que puede ser una ida de olla total.


No hay comentarios:

Publicar un comentario