lunes, 11 de abril de 2016

Objetivo: Londres (2016)

-En 2013,se estrenaron dos largometrajes que partían con la misma historia y desarrollo, en el que La Casa Blanca era asaltada por terroristas y el típico héroe solitario tenía que hacer frente a ello, por un lado ASALTO AL PODER  dirigida por Roland Emmerich resulto ser decepcionante y en la que seguro que se dejaron muchos millones de presupuesto y la otra titulada OBJETIVO:LA CASA BLANCA con un presupuesto mucho más bajo, dirigida por Antoine Fuqua y que fue mucho más entretenida, en la que parecía que los tipos duros, típicos de la productora Cannon todavía tenían carisma, como resultado tenemos la secuela titulada OBJETIVO:LONDRES (2016) donde parece repetirse que tipo duro solo hay uno y ese no es otro que Gerard Butler, su protagonista.

-Tras el fallecimiento del primer ministro británico, todos los líderes mundiales se reúnen para su funeral, pero existen planes para que el acto sea una oportunidad para acabar con los mandatarios y sembrar el caos por todo el mundo. Pero los terroristas no cuentan con Mike Banning (Gerard Butler) el guardaespaldas y amigo del presidente de los Estados Unidos (Aaron Eckhart) estará presente para j***les el plan.


-La secuela esta vez no cuenta con Antoine Fuqua detrás de la cámara, así que el director de OBJETIVO: LONDRES es Babak Najafi, realizador sueco de largometrajes como SEBBE (2010) y DINERO FACIL 2 (2012) junto a 3 guionistas nos vuelven a traer al héroe de la primera parte para esta vez salvar el día en un ataque terrorista en Londres, en el que se repiten casi los mismo clichés de la original, con un fino hilo argumental (el funeral del primer ministro) donde  lo importante es ver acción,tiros,explosiones en donde nuestro cerebro directamente se pondrá en off para disfrutar del espectáculo.



-Si en la original teníamos a los norcoreanos intentando destruir el mundo, esta vez (como no) le toca el papel de villano a los árabes radicales, en donde el malo malísimo es un traficante de armas llamado Aamir Barkawi (Alon Aboutboul) y que durante los primeros 30 minutos la película nos presentara a todos los personajes para dejarlos en lo que sería un calco del ataque a la casa blanca de la primera, a un ataque a los líderes del mundo en Londres, donde veremos explotar monumentos famosos como la Abadía de Westminster en un alud de explosiones que parecen salidos más de una película de catástrofes (ojo al momento en el puente de Chelsea con el líder japonés).



-Desde ese punto, decir que estaremos ante un encadenamiento de escenas de acción, donde el protagonista y el presidente tendrá que sobrevivir en un Londres lleno de terroristas, por lo que no tienen que preocuparse los fans de la acción, porque tendremos persecuciones de coches, de motos, accidentes de helicopters,tiroteos en un metro, en la calle etc…como si fuera un videojuego en donde Butler es el protagonista en una especia de plagio en serio, de una de sus películas más cafres como fue GAMER (2009).

-Uno de los aspectos que se podían haber sido interesantes, es que tanto el protagonista como el presidente tienen que ir en dúo andando por las calles de Londres, pero esto último dura muy pocos minutos y se podría haber aprovechado esa tensión en beneficio propio, dejando las escenas de acción para espacios cerrados como una casa de la MI6 o un la guarida de los terroristas.



-Claramente el protagonista sigue con su retahíla de chascarrillos de tipo duro salido de la “Era Reagan” en donde cada muerte de un terrorista, tiene que soltar una frase graciosa, un momento es cuando tortura a un terrorista con un cuchillo y el presidente le pregunta:”¿Era realmente necesario? Y el responde: “No”. Todo esto a pesar de que los terroristas cuentan con mayor armamento y número, pero Occidente parece tener a Mike Banning, una mezcla de Gobernator y Bruce Willis.

-Otro punto negativo son los efectos especiales, que parecen más de la época del 2000, donde las explosiones y escenas creadas por ordenador cantan a la legua y hace desconectar un poco al espectador, por otro lado aplaudir el plano secuencia que se marca el director donde el protagonista con  rifle de asalto recorre una calle masacrando terroristas.



-En el reparto tenemos al comentado Gerard Butler,que interpreta con los mismos matices que la primera, donde la caracterización es lo de menos, Aarón Eckhart como el presidente se le podía haber dado un poco de desarrollo, ya que parece la simple comparsa del protagonista y esta desaprovechado, por la película también aparece Morgan Freeman repitiendo como Vice-Presidente que desde la Casa Blanca intenta poner de sus medios para ayudar, donde el gran actor parece que vaya con “zapatillas de estar por casa” y se pasa toda la película sentado poniendo cara de circunstancia.


-En definitiva y resumiendo: Si te gusto la primera parte, esta también te va a encantar, ya que repite esquemas, personaje socarrón y ultra violento contra terroristas que caen como moscas,donde la acción es la principal protagonista, en una especie de homenaje a todos los que crecimos con las películas de Chuck Norris y demás tipos duros, un entretenimiento que no busca nada más que el espectador salga con una sonrisa en la cara y la adrenalina por las nubes.


No hay comentarios:

Publicar un comentario