sábado, 29 de julio de 2017

Dunkerque (2017)

Año 1940, en plena II Guerra Mundial. En las playas de Dunkerque, cientos de miles de soldados de las tropas británicas y francesas se encuentran rodeadas por el avance del ejército alemán, que ha invadido Francia. Atrapados en la playa, con el mar cortándoles el paso, las tropas se enfrentan a una situación angustiosa que empeora a medida que el enemigo se acerca.

El último trabajo de dirección de Christopher Nolan titulado DUNKERQUE es la primera vez que trata  el género bélico basado en una historia real. Sin embargo, la historia de la Operación Dynamo y la evacuación de Dunkerque juega con las mejores “cartas” de Nolan como narrador, lo que le permite mejorar aún más su sentido del espectáculo a gran escala y seguir explorando algunos de los mismos temas (en particular, los de la moral y ética ) que ha tocado antes, en sus películas anteriores. Al mismo tiempo, sin embargo, DUNKERQUE es un asunto más  íntimo que algunas de las películas más recientes del director. La película  se convierte en el thriller más intenso  de Christopher Nolan, ofreciendo una sorprendente y asombrosa experiencia visual en el proceso.


Con un guion escrito por el mismo, DUNKERQUE volvemos a tener a Nolan explorando el concepto de tiempo a través de una narración compuesta de tres hilos distintos, cada uno de los cuales se despliega en una cantidad de tiempo diferente (una semana, un día y una hora respectivamente) y en diferentes puntos de eventos de la película. Mientras que esta estructura del diagrama juega a la habilidad de Nolan para generar la tensión narrativa a través del corte transversal / de la edición, sirve más allá a un propósito importante, permitiendo que los hilos de la historia central de DUNKERQUE se mezclen  de maneras que destacan los temas de la película De auto-sacrificio, coraje y cómo a veces simplemente la supervivencia es la victoria en tiempos de guerra. La película trabaja como una película que te deja clavado en la butaca, solo con su emoción cinemática, pero como todos los éxitos de taquilla de Nolan hay un texto inteligente para los procedimientos aquí y un objetivo más ambicioso de contar historias en mente.


Detrás de la cámara, DUNKERQUE vuelve a reunir a Nolan con su cinematógrafo Hoyte van Hoytema (que ya trabajaron juntos en INTERSTELLAR) para su trabajo más impresionante. DUNKERQUE pinta su acción sobre un amplio lienzo. Sin embargo, tal vez incluso más que las imágenes, DUNKERQUE se ve reforzada por un perfecto sistema de sonido. El estado de ánimo y la tensión de la película están alimentado por sus agudos y ruidosos efectos sonoros y la oscura calificación ambiental de Hans Zimmer (impulsada por el sonido de un reloj literal), haciendo que los efectos sonoros sean tan importantes como las magníficas imágenes aquí expuestas. DUNKERQUE marca una mejora general en el departamento de sonido para las próximas películas del director.


El diálogo es un elemento que distingue a DUNKERQUE de las anteriores películas de Nolan como director -es decir, hay mucho menos dialogo en general  y pocas conversaciones sobre la naturaleza  filosófica (como ocurría en INTERSTELLAR, en la que el ritmo decaía justamente por ello). La película es esencialmente una carrera contra el tiempo para la gran mayoría de su tiempo de ejecución, simplemente no hay mucho espacio para el desarrollo del personaje tampoco (ni tampoco creo que sea necesario).Dicho esto, algunos de los principales actores  se les proporciona con más profundidad que otros y el elenco es uniformemente fuerte en todos los ámbitos, lo que permite a los personajes que se vean como personas reales (aunque poco sabemos sobre ellos). Destacan las actuaciones de no sólo veteranos como  el ganador del Oscar Mark Rylance y el colaborador frecuente de Nolan  que es el actor Cillian Murphy, sino también recién llegados como Fionn Whitehead y el ex miembro de One Direction Harry Styles, que sí, ofrece un rendimiento atractivo y natural. Tom Hardy demuestra además en DUNKERQUE  que todavía puede ofrecer un rendimiento expresivo, incluso con su cara en gran medida tapada para la mayor parte de la película.


 Aunque la película no tiene un protagonista claramente definido, se las arregla para proporcionar tramas satisfactorias para los personajes interpretados por Whitehead así como Tom Glynn-Carney en su papel más pequeño y de apoyo. Del mismo modo, actor James D'Arcy y Sir Kenneth Branagh - interpretando al alto funcionario del Ejército aliado, el Coronel Winnant y el Comandante Bolton, respectivamente - sacan el máximo provecho de sus limitadas apariciones. Quizá uno de los pocos puntos negativos de la película sea la trama del actor Tom Hardy que al final se vuelve forzada y extraña.


En definitiva y resumiendo: DUNKERQUE no sólo es un paso adelante para Nolan en términos de su artesanía, sino que también logra ser menos lenta narrativamente que sus películas más recientes de taquilla, sin sacrificar su ambición temática o la inteligencia al mismo tiempo. Mientras que DUNKERQUE es en su mayoría una película sin apenas sangre, decir que es realmente intensa y una increíble experiencia inquietante inmersión que le dejará la sensación de que usted ha estado en una batalla de la Segunda Guerra Mundial. Si es usted un amante del CINE con mayúsculas está obligado a ver esta película porque perdérsela en pantalla grande podría ser un error del que se sentiría culpable toda la vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario