sábado, 28 de abril de 2018

Deep Blue Sea 2 (2018)


La Doctora Misty Calhoun (Danielle Savre) conservacionista de tiburones, es invitada para asesorar un proyecto secreto organizado por el farmacéutico millonario Carl Durant (Michael Bleach) Calhoun se sorprende al descubrir que la compañía utiliza a los agresivos e impredecibles tiburones toro para los tests.

¿Estamos en medio del renacimiento de las películas de tiburones largamente esperado por los fanáticos de los escualos? Algunos signos, como el lanzamiento de INFIERNO AZUL (2016) y A 47 METROS (2017) en años consecutivos, apuntaban al "sí". Tanto como el inminente estreno de MEG como la decisión de SyFy de dejar ya la saga SHARKNADO (gracias a dios) también son noticias alentadoras. Y luego está la decisión de Warner Bros  de desempolvar el largometraje de DEEP BLUE SEA para una secuela (después de casi 20 años) en un giro sorpresa de la productora.
Si bien este lanzamiento intenta evocar aquellos días felices en los que personas como Renny Harlin dirigió una película de tiburones asesinos, es un recordatorio de la completa falta de vergüenza de Hollywood para la explotación de un conocido título para crear expectativas. Ver DEEP BLUE SEA 2 es una experiencia déjà vu total: no solo has visto esta película antes, sino que también has visto este tipo de cutrerío barato y todo el rendimiento hacia abajo que conlleva. Te quedas con  la sorprendente sensación de que no estamos ante la revolución de las películas de tiburones, sino de cómo las productoras son capaces de lanzar semejante basura a los espectadores.


A pesar del título numérico, esto no es una secuela, sino un “Redux” que está contento con la reproducción de la película original casi palabra por palabra. Tal como lo hicieron la primera vez, unos tiburones sabotean una instalación submarina, con un grupo heterogéneo a una supervivencia por alcanzar la parte superior de la instalación y escapar, un destino que se te clava en el cerebro porque los personajes literalmente dicen la palabra "parte superior" más de una docena de veces.
Hablando del guion, los guionistas de la original se les atribuye aquí la frase “personajes originales creados por”, una estupidez ya que ninguno de ellos aparece en la secuela. Bueno, oficialmente no de todos modos, y pronto queda claro que estos "nuevos" personajes en realidad son solo calcos de lo que se vio en la original, solo que en lugar tener por actores como Samuel L. Jackson, Saffron Burrows y Thomas Jane, están interpretados por un elenco desconocido en el que a su lado un musical del instituto parecería Broadway. Casi la única elección inspirada aquí es la decisión de no incluir un chef con una mascota que le dé la réplica como ocurrió con LL Cool J (y su loro).


Ojalá pudiera decir que el resto de la película sea mejor. Ninguno de los otros personajes es memorable, debido supongo, a que estos actores no se les da mucho más que hacer, más allá de holgazanear alrededor de pasillos mal iluminados, intentando evadir a los depredadores que han sido liberados. A pesar de ello DEEP BLUE SEA 2 tiene un giro inspirado que me dejo un poco con “el culo roto” pero que prefiero que sea una sorpresa para el espectador. Desafortunadamente, incluso con ese giro, la mayoría de las sangrientas escenas se realizan con efectos de baratillo. Los momentos gore parecen demasiado ridículos como para tomarlos en serio o deleitarse, dejando al espectador preguntándose qué se supone que debe hacer con esta carnicería aburrida y sin sentido.


En definitiva y resumiendo: DEEP BLUE SEA 2 está un paso por encima de las producciones de SyFy (lo que no es un aspecto positivo) incluso puede que con este largometraje se olviden de películas como ROBOSHARK o ZOMBIE SHARK.De todas formas la película nos trae la pregunta de ¿Por qué después de veinte años nos traen una secuela? y que sin duda es un largometraje innecesario que espero que el tiempo deje atrás en el recuerdo de quien la visualice.

No hay comentarios:

Publicar un comentario