martes, 4 de septiembre de 2018

Asia Presenta: RailRoad Tigers (2016)


Un ferroviario en la China de 1941 lucha contra los japoneses para lograr comida para los pobres. Pronto se embarcarán en una misión suicida para volar un puente.

Ding Sheng y Jackie Chan ya han producido dos buenas películas, la efectivamente dramática PEQUEÑO GRAN GUERRERO (2010) y la subestimada ACCION POLICIAL (2013), antes de RAILROAD TIGERS (2016). El dúo, aunque ciertamente tienen sus detractores contra el estilo y el enfoque de ambas películas, han demostrado que podían tener éxito en la taquilla en China. Entonces con eso en mente, RAILROAD TIGERS llego con las expectativas altas. La película cumple con el entretenimiento en el espectador, pero quizá el público esperaba mucho mas de ella. Los fanáticos de las payasadas de Chan apreciarán muchas de las situaciones de acción y comedia que surgen en la película y Ding Sheng ciertamente tiene un don para el estilo visual que hace que el final sea un espectáculo hilarante y sincero, pero la película tiene problemas con un guion problemático y un flujo narrativo que le cuesta arrancar. La película tiene su encanto, pero ciertamente tiene fallos.


Mientras que el período de la China ocupada por los japoneses no es un nuevo tema como un elemento básico para la industria cinematográfica, RAILROAD TIGERS tiene una gran historia detrás, con un ángulo que lo hace más que entretenido para aquellos que han visto una tonelada de "luchadores de la resistencia tienen que unirse para luchar contra el ejército japonés. ¿Y cuál es el ángulo? Que salen muchos trenes. Es un enfoque simple, ocasionalmente cambiando su decorado a la estación y pueblo donde operan los Tigers o un depósito de suministros, pero es efectiva. Este tipo de ángulo permite a la película reproducir algunas secuencias divertidas que auguran un acercamiento al entretenimiento de Jackie Chan, principalmente que tipo de trucos puede realizar encima de los trenes. El inicio involucra un atraco en el tren, violencia en forma de “cartoon” y acabando de una manera desastrosa. Chan y su equipo se adaptan perfectamente a este enfoque también, ya que ofrecen buenas actuaciones que equilibran la tensión dramática de un escenario histórico con las acrobacias.


Sin embargo, a pesar de las divertidas escenas de acción y buenas actuaciones, RAILROAD TIGERS sufre de un flujo narrativo “tartamudo” y de una escritura que se siente menos involucrada en la creación de un conjunto de escenas coherentes dentro del espectáculo de acción. Hay demasiadas líneas argumentales secundarias en relación con los diversos personajes secundarios de los Tigres que solo sirven para dar relleno a la historia cuando no es necesario. En lugar de centrarse en la relación del personaje de Chan con su hija y su posible futura esposa (ambas son ideas centrales fantásticas para que la película dependa, pero rara vez se siente de esa manera), simplemente agrega aleatoriamente más personajes a medida que avanza la trama. Hay dos villanos en la película (uno masculino y otro femenino) cuando realmente solo necesitaba ser uno y hay una gran cantidad de personajes irrelevantes para la trama o la narrativa que aparecen dificultar la narración. No ayuda el hecho de que Ding Sheng no esté seguro de cómo manejar la estructura narrativa de la película, ya que sigue sumando más transiciones cuando no las necesita.


En definitiva y resumiendo: RAILROAD TIGERS sigue siendo una película divertida que no es tan efectiva o impresionante como podría haber sido teniendo en cuenta los actores involucrados. Su narrativa es defectuosa, al igual que una escritura demasiado densa, que incluso presenta un inicio y final con un niño en un museo que no viene a cuento, lo que también resta valor mucho de la gran química, actuaciones y acción que hay en la película. Los fanáticos de las películas modernas de Jackie Chan estarán satisfechos con la película si no tienen muchas expectativas. Es entretenida y cumple, pero da lástima lo que podría haber sido con un mejor guion.

No hay comentarios:

Publicar un comentario