sábado, 15 de septiembre de 2018

Mister Video: Playa Sangrienta (1981)


Uno por uno, algo o alguien está atacando a la gente en la playa. Algunos son mutilados, pero la mayoría son absorbidos por la arena, desapareciendo sin dejar rastro. Mientras tanto, Harry (D. Huffman) y Catherine (M. Hill), novios en su juventud y ahora reunidos por la muerte de un ser querido, buscan pistas para descubrir el misterio en las casas abandonadas donde solían jugar cuando eran chicos.

Titulo: Playa Sangrienta (Blood Beach)
Género: Terror
Año: 1981
Director: Jeffrey Bloom

El propio propietario de la mítica productora “Shaw Brothers” cofinancio esta producción estadounidense de bajo presupuesto que homenajea en gran medida a TIBURON (1975) de Spielberg como fuente de inspiración. Respaldada por una trama que podría ser una excelente película de Serie B, pero siendo totalmente un coñazo, PLAYA SANGRIENTA pierde el poco interés en el espectador hasta el momento que aparece el monstruo de la película con solo un minuto de duración (sic).


La cantidad de sangre derramada durante la historia se puede resumir en una castración, una cabeza de perro y un cuerpo cuyas partes han sido mutiladas. También podemos añadir a la mezcla, un par de actuaciones extravagantes en la que solo los fanáticos de tragarse cualquier basura cinematográfica serán capaces de soportar. Si solo la criatura hubiera salido mas tiempo en pantalla, seguramente el resultado hubiera sido diferente.


Pareciendo una gigantesca criatura atrapamoscas, el rugido de la bestia es más aterrador que su diseño. La cosa parece plausible teniendo en cuenta la forma en que se come a sus víctimas. Aunque su origen nunca se explica, la bestia viaja por debajo de las playas de arena y se aferra a los transeúntes que son tragados a través de la arena. Ni siquiera las mascotas están a salvo: un pequeño perro pierde la cabeza al principio de la película. Otras bajas incluyen un violador, una chica que tiene sus piernas destrozadas después de que sus amigos la entierren en la arena y varios personajes secundarios y desechables que mueren bajo la arena.


La forma en la que “homenajea” a TIBURON se ve de muchas maneras. Uno de los más notables es su llamativa campaña publicitaria y lema. El cartel mostraba a una mujer succionada debajo de la arena mientras gritaba la principal frase de promoción: “Justo cuando pensabas que era seguro regresar al agua… Nunca pasaras de la arena. También tenemos como protagonista a John Saxon haciendo de policía y un reportero exagerando las muertes en la arena. Si bien el monstruo es una decepción, al menos los personajes están tan mal desarrollados que incluso puede hacer la experiencia llevadera. Curiosamente, en la película el dúo protagonista desaparece en los últimos minutos del guion, haciendo que uno se pregunte ¿Qué ha pasado? Aunque el shock en el espectador es mínimo.


Burt Young esencialmente, está repitiendo el mismo personaje de Paulie que realizo en ROCKY (1980) pero interpretando al Sg. Royko.Es grosero, gritón y malhumorado y su escena final es digna de mención (consiguió mi aplauso).


En definitiva y resumiendo: Es una pena que PLAYA SANGRIENTA no sea una mejor película. Es un giro ingeniosamente creativo a rebufo de TIBURON, pero con un ritmo lento que consigue el aburrimiento en el espectador. Tal como es, hubiera sido mejor con un monstruo más bien representado y no pareciendo un embudo con venas. En realidad, había mucho potencial, pero fatalmente representado. Solamente los amantes del cine basura estarán encantados con esta PLAYA SANGRIENTA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario