viernes, 12 de octubre de 2018

El Apóstol (2018)


Es el año 1905. Thomas Richardson viaja a una isla remota para rescatar a su hermana, que ha sido secuestrada por una misteriosa secta religiosa que pide un rescate por ella. A medida que se introduce en la comunidad, Thomas descubrirá peligrosos secretos.

Con THE RAID (2011) y THE RAID 2 (2014) el guionista, director y editor Gareth Evans ha demostrado que puede dirigir la acción como uno de los mejores directores; Tal vez mejor que cualquier director moderno que pueda pensar en este momento. Habiendo satisfecho su sed de violencia en ese género, Evans ha centrado su atención en derramar sangre en el subgénero de thriller más siniestro de culto: EL APOSTOL (2018) utiliza su talento para asustar al público. Mientras que las películas de THE RAID trataban de sorprenderte con sus escenas de violencia coreografiada inmaculadamente, EL APOSTOL quiere atraer al espectador hacia la oscuridad en medio de un bosque. Su primer contacto con el terror fue con el segmente en V/H/S 2 (2013) entonces, ¿cómo le va por segunda vez?


Debería decir que Evans tiene éxito. EL APOSTOL está impregnado de un ambiente premonitorio y cuenta con un excelente diseño de producción y cinematografía. Tiene un ritmo deliberado y recae en momentos inquietantes y predeciblemente jugando con el espectador mientras avanza hacia una conclusión morbosa. Se siente muy familiar, y no de una mala manera; si eres un fan de las películas de este tipo como puede ser la maravillosa THE WICKER MAN (1973) encontrará consuelo en las antorchas que se alinean en un pueblo tranquilo, el crujido de los pasos de una cabaña abandonada y en donde en la oscuridad suceden cosas que quedan fuera de vista al espectador.


Y, sin embargo, la película no es perfecta. Hay cabos sueltos y una mitología aparentemente incompleta que me dejó más frustrado que fascinado. No hay duda de que EL APOSTOL tiene los bienes en varias categorías clave (el ambiente sombrío es el principal), pero cuando terminó, sí que es cierto, que, aunque sea una buena película, podría haber sido mucho mejor.
Gran parte de la primera mitad de la película ofrece típico homenaje a la gran cantidad de thrillers de la productora Hammer, que trataban sobre ritos secretos, figuras encapuchadas, ceremonias a la luz de las velas, dispositivos de tortura y los peligros. Sin duda, Evans ha visto una gran parte de los thrillers ocultos del Reino Unido de los años 60 y 70, y no le importa si nos hemos dado cuenta. A medida que Thomas (el personaje de Dan Stevens) profundiza en lo que está sucediendo dentro de esta comunidad, conocemos a algunos de los ciudadanos y aprendemos sobre sus problemas, como los adolescentes enamorados (Bill Milner y Kristine Froseth) en donde esta subtrama podría haber sido recortada, ya que se alarga demasiado y no tiene mucho que contar.


Cuando una película como está realmente funciona, no te molestas (demasiado) con el "¿por qué hicieron eso?" o "como pudo haber pasado eso?" Preguntas que inevitablemente surgen, pero EL APOSTOL se basa en una mitología que, aunque aparentemente es sencilla al principio, revela más cuando se indaga en ella. De hecho, cuantas más cosas se revelan (en un momento dado, un importante antagonista proporciona alguna información de fondo, como un villano de James Bond), menos miedo da la película. Dicho esto, a pesar de que dura más de 120 minutos, EL APOSTOL en última instancia, parece que haya dejado fuera más información sobre su lado sobrenatural a favor del romance de los dos jóvenes, lo que para mí es un error.


En cuanto el estilo de la película, Gareth Evans mantuvo mi interés la mayor parte del tiempo En cuanto a cómo organiza los eventos espeluznantes, Evans se demuestra una vez más como un artesano muy capaz, acumulando una considerable tensión y regalando algunas secuencias de suspenso que hacen retorcer al espectador (esas torturas caseras). Aquellos que esperen una acción al estilo de THE RAID no va a encontrarár mucho de eso aquí: hay algún estallido de violencia desagradable, pero no tiene peleas prolongadas y en donde queda claro que es director talentoso en más de un género.

En definitiva y resumiendo: EL APOSTOL es un viaje satisfactorio hacia lo desconocido, a pesar de alguna elección extraña, esta película ofrece terror en abundancia. Hay sangre, violencia, misterio y lo más terrorífico: Hay cabras.


No hay comentarios:

Publicar un comentario