Destroyer. Una mujer Herida (2018)


Erin Bell (Nicole Kidman) trabajó en su juventud como policía encubierta en una peligrosa banda del desierto de California. Su incursión en el mundo de la mafia tuvo consecuencias fatales para su mente de las que cree haberse recuperado. Sin embargo, cuando el líder de la banda vuelve a dar señales de vida, Bell sufre una odisea moral y existencial.

DESTROYER. UNA MUJER HERIDA (2018) de Karyn Kusama es, para mí, una de las primeras sorpresas de este año 2019. Habiendo sido un gran admirador de su última película, LA INVITACION (2015) , así como de su primer largo que fue GIRLFIGHT (2000), debo admitir que este es un gran avance para ella como directora y estoy seguro de que cambiará su carrera de una manera importante A una salida del género al que dedicó la mayor parte de sus esfuerzos en los últimos años, DESTROYER evoca a directores como Nicolas Winding Refn (sobre todo en sus momentos finales) y, en su mejor momento, a Michael Mann ,con el atrevido giro de que está realizado desde una perspectiva femenina.


Por supuesto, esta no es la primera película de género policiaco, ni reinventa la rueda, pero nunca has visto una como DESTROYER, al menos no con una protagonista femenina. Existe una posibilidad muy real de que, si esto se hubiera hecho con un protagonista masculino, DESTROYER hubiera gustado, pero ya sería algo visto, pero el hecho de que nuestra típica policía alcohólica, implacable y brutal se presenta como una mujer ... Y por Nicole lo convierte en algo muy interesante para el espectador. Nunca hemos tenido una película de “acción” femenina presentada de una manera tan pura.


Irreconocible con cabello sucio, dientes podridos y una mueca constante. Solo vislumbramos a la estrella que conocemos a través de los flashbacks (en los que se ve sorprendentemente joven) que representan un momento anterior en su carrera, cuando está junto con un agente del FBI (Sebastian Stan) en una tarea encubierta. Básicamente, tienen que infiltrarse en una cuadrilla de ladrones, dirigida por Silas interpretado por Toby Kebbell y Petra interpretada por Tatiana Maslany. Algo malo sucede, dejando a Erin Bell de Kidman siendo una persona con un caparazón duro, dando inicio a la idea principal de la trama.


La película es un viaje nebuloso y evocador a Los Ángeles, con muchos personajes interesantes, desde Toby Huss como un buen agente de policia, Bradley Whitford como un abogado con oscuros tratos y Scoot McNairy como el ex de Bell. Otro gran giro es que se ha demostrado que Bell es una madre que se preocupa por su hija a pesar de todo, algo muy raro pero que no sería inusual en absoluto si fuera el protagonista un hombre. Es un giro en el guion que se utiliza para un gran efecto dramático (y uno de los mejores diálogos de la película).El rendimiento de Kidman es uno de los mejores de su carrera, que la reinventa como actriz. Ella está bien apoyada por un Sebastian Stan más atrevido que de costumbre, así como por un carismático Kebbell y Maslany. Las escenas de acción de Kusama son de primera categoría, con un robo a mitad de la historia a través de una acción aterradora en su intensidad, mientras que el score de Theodore Shapiro es un cambio de juego para un hombre mayormente limitado a scores en comedias.


En definitiva y resumiendo: DESTROYER.UNA MUJER HERIDA tiene un estilo neo-noir duro y áspero que hace que sea recordada por mi durante bastante tiempo. Es una epopeya desde una perspectiva que se puede decir que es única. Una película de género que con el tiempo puede convertirse en un referente.


Comentarios