jueves, 21 de marzo de 2019

Mula (2018)


A Earl Stone (Eastwood), un octogenario que está en quiebra, solo, y que se enfrenta a la ejecución hipotecaria de su negocio, se le ofrece un trabajo aparentemente fácil: sólo requiere conducir. Pero, sin saberlo, Earl se convierte en traficante de drogas para un cártel mexicano, y pasa a estar bajo el radar del agente de la DEA Colin Bates (Cooper).

Cada nueva película es una contribución al legado de décadas que tiene Clint Eastwood. No sabemos cuántas historias más podrá contar el director ganador de un Oscar, no es que muestre signos de desaceleración a los 88 años, ya que MULA (2018) se estrenó en USA a finales del año y su anterior película 15:17 TREN A PARIS (2018) se lanzó a principios del año.


Mientras que Eastwood ha hecho algunas películas malas, entre la comentada 15:17 TREN A PARIS, MULA definitivamente no está entre ellas. Podría clasificar a la película cómodamente como de segundo nivel para Eastwood como director, a pesar de que sufre frustrantemente de los mismos errores técnicos evidentes de sus esfuerzos más recientes. Entiendo que graba y edita con rapidez, pero realmente molesta un poco que una buena película como es MULA tenga que ciertos personajes principales se retiren repentinamente por razones inexplicables (supongo que un personaje fue asesinado en una escena eliminada, aunque conduce a un agujero de la trama sumamente descuidado), o cuando cosas como las tomas de proceso son confusas. Es extraño, porque cuando quiere Eastwood puede ser impecable en esos aspectos como puede ser SULLY (2016).


Si puedes perdonar el montaje a veces descuidado, hay mucho que puede gustar al espectador en MULA. Por un lado, Eastwood tiene un papel complicado. Su personaje Earl Stone (vagamente basado en una mula real) se encuentra entre sus personajes más irascibles. Un padre ausente, racista, que se saltará la boda de su propia hija (hija en la vida real, Alison Eastwood) para disfrutar del éxito de su nueva cosecha de flores. Stone no es Eastwood tratando de ser un simpático pícaro. Muchos críticos están señalando la naturaleza problemática de su protagonista, pero, aunque ciertamente es algo racista, no creo que llegue a los niveles del personaje de GRAN TORINO (2008). Cuando usa un término muy anticuado para referirse a algunos conductores varados a quienes ayuda, nos invita a burlarse de su estupidez. Eastwood no está tratando de glorificar al personaje. Es uno de los personajes más desagradables que Eastwood haya interpretado, pero eso hace que su arco sea más interesante. Si hubiera sido un personaje afable, la película no habría sido tan buena.


También vale la pena señalar que Eastwood, a pesar de ser un tipo que siempre dice que no, trata de empatizar con algunos de los tipos del cartel, o al menos con los de menor rango. Ninguno de ellos se presenta como especialmente sediento de sangre, excepto por el gran villano, interpretado por el siempre genial Clifton Collins, Jr. Incluso el capo de la droga interpretado por Andy García puede ser agradable, mientras que los secuaces asustados y tatuados tienen momentos ocasionales de simpatía y reticencia hacia la violencia. Eso no quiere decir, sin embargo, que MULA siempre funciona. En un momento, donde Bradley Cooper y Michael Peña (ambos de los cuales obtienen roles bastante pequeños) detienen a un conductor latino, sospechoso de ser una mula, toma una extraña decisión de jugar con el temor que las minorías tienen por hacer cumplir la ley para hacer reír al público, pero no es algo de lo que Eastwood debería burlarse.


En definitiva y resumiendo: En su mayor parte, MULA es una película buena y entretenida por parte de Eastwood, con una química encantadora entre él y su coprotagonista Dianne Wiest (quien interpreta a su exmujer), pero no está a la altura de ser una película realmente sólida. Eastwood siempre es un director/actor que es interesante de ver y después de seis años sin aparecer en la gran pantalla, es agradable la vuelta del maestro.


No hay comentarios:

Publicar un comentario