Mercy Black (2019)


Quince años después de apuñalar a un compañero de clase para conjurar un fantasma imaginario conocido como Mercy Black, Marina Hess (Daniella Pineda) regresa a casa. Ella está siendo liberada de la atención psiquiátrica para vivir con su hermana y su joven sobrino. Pero en los años posteriores a su crimen, el mito de Mercy Black se ha vuelto viral inspirando rumores, historias e incluso crímenes de imitación en Internet.

El documental de Irene Taylor Brodsky de producción HBO titulado BEWARE THE SLENDERMAN (2016) cubrió el notorio incidente de 2014. Creyendo que podrían convertirse en los leales seguidores del ícono “creepypasta” ofreciendo un sacrificio humano, dos niñas de doce años atrajeron a un compañero de clase a los bosques de Wisconsin, donde procedieron a apuñalarla 19 veces. La víctima afortunadamente sobrevivió, aunque tres familias se enfrentaron a duros caminos de recuperación mientras la pareja perpetradora se dirigía hacia innumerables años de terapia de la institución mental.


Si bien no es la primera película o programa de televisión que lo hace, MERCY BLACK (2019) se basa en la ficción de ese trágico caso. Sigue los detalles de la base del verdadero crimen tan de cerca que dan ganas de pensar de que es demasiado pronto para tratar el tema y puede que tenga un poco de insensibilidad. Sin embargo, MERCY BLACK convierte ese tema en una película de terror genérica que funciona como visionado para una única vez. A diferencia de la tragedia que la inspiró, no hay mucho que discutir cuando se trata de esta película. Prácticamente todo lo que hay sobre ella no tiene nada especial. No uso esa palabra como un insulto, sino como el equivalente de "no es gran cosa" para expresar que no hay nada particularmente notable en la película exceptuando un par de giros de guion que a mi al menos me convencieron e incluso sorprendieron.


MERCY BLACK no tiene ninguna de la personalidad que tuvo la anterior película del guionista y director Owen Egerton titulada BLOOD FEST (2018) y comentada en este blog. Aunque esa película es una comedia de terror y MERCY BLACK excluye por completo la comedia, BLOOD FEST todavía tiene una veta llamativa en su paso enérgico que le da una identidad claramente discernible. Aquí, Egerton opta por el condimento simple, dejando a MERCY BLACK como una película de suspense predominantemente anodina. La película en si tiene como términos como una película directa y con una trama simple. Es una opción narrativa, probablemente influenciada por un presupuesto bajo, para presentar un número mínimo de personajes y complicaciones en el guion. Pero dado el bajo nivel de ambición general, es una respuesta lógica para los espectadores disfrutar del momento y pasar rápidamente a algo más memorable.


Las actuaciones, como todo lo demás sobre la película, es normal. Los personajes están diseñados para ser básicos, y los actores responden de la misma manera con sus actuaciones. La inclusión de Janeane Garofalo (que se ha destrozado la cara con el botox) como psiquiatra de Marina, aparece como una elección confusa más que inspirada. Sin embargo, tanto la protagonista Daniella Pineda como el joven actor Miles Emmons que interpreta a su sobrino (de lo mejor de la película) cumplen perfectamente.


En definitiva y resumiendo: MERCY BLACK a pesar de ser una película de terror simple, tiene conceptos interesantes que merecen la pena ser vistos. Hay momentos en los que la película pudo haber profundizado un poco más en algunos de sus temas o aferrarse mejor a los momentos emocionales, pero tiene actuaciones decentes, algún momento sólido y un tercer acto bastante intrigante hace que MERCY BLACK sea una opción factible para los amantes del terror.

Comentarios