Asia Presenta: The Oily Maniac (1976)


Un hombre, su mujer y un amigo de la familia tienen una compañía de aceite de coco, pero unos criminales les ponen en un aprieto cuando se quieren quedar con su compañía. Al hombre lo mandan a la cárcel, así que para preparar la venganza aparecerá el amigo de la familia convertido, gracias a un conjuro mágico, en un monstruo de aceite que se encargará de acabar con los criminales.

A la productora Shaw Brothers siempre se les ha conocido por sus clásicos de artes marciales (muchos y muy variados) pero también son conocidos en menor medida, por otro tipo de películas que intentaron lanzar al mercado y que dejando ojiplatico a quienes las vean, ya que son sórdidas historias sobre cuentos de magia negra, necrofilia e incluso mezclar varios géneros en uno. Una de esas “joyas” fue sin duda THE OILY MANIAC (1976) una extraña versión del género de venganza protagonizada por el único Danny Lee (THE KILLER) y dirigida por Ho Meng Hua, quien también dirigió las primeras adaptaciones del famoso JOURNEY TO THE WEST así también como la maravillosa y sangrienta THE FLYING GUILLOTINE (1975).


THE OILY MANIAC toma un plan de venganza bastante estándar y le da un giro muy extravagante, con Danny Lee como Sheng Yung, un joven desafortunado paralitico por una polio cuando era niño. Abogado de oficio, se encuentra en problemas después de intentar ayudar a Lin Yang Ba (Ku Feng), un hombre acusado de asesinato después de matar accidentalmente a un delincuente que tenía la intención de violar a su hija Yue (Chen Ping) como parte de un intento de sacarlos de su negocio. Después de haber estado enamorado de Yue durante muchos años, Yung está desesperado por protegerla, y decide probar un hechizo de magia negra que Lin le pasó, transformándose en un monstruo cubierto de aceite con super fuerza, dándole la oportunidad de tomar una violenta venganza.


THE OILY MANIAC comienza con la afirmación de que la película está basada en un cuento popular de Malasia, y aunque esto puede o no ser cierto, sin duda es un viaje salvaje y alocado de primera orden, y también de lo más absurdo que ha podido lanzar Shaw Brothers. De hecho, es muy difícil tomar la película en serio, con un tono que va desde el humor infantil y el cine de monstruos hasta el abuso sexual, los desnudos y sin mencionar la “ligera” copia musical del famoso score de John Williams en TIBURON (1975). Ya sea que Ho Meng Hua lo buscara o no, la película es con frecuencia graciosa, en particular durante las escenas con el “maniaco grasiento” corriendo por las calles y saltando por encima de los automóviles (generalmente sin un propósito discernible), y debido al hecho de que Yung necesita encontrar aceite para ayudarlo a transformarse, ya sea sumergiéndose en barriles de aceite o aplicándose aceite de coco. (si, en serio). Algunas tramas secundarias vertiginosamente aleatorias solo se suman a la locura, la película se desvía para lidiar no solo con la desesperada investigación policial sobre el alboroto que crea el maniaco, sino con una doctora que se ocupa de cirugías estética poco fiables (incluye prostitutas y intentar mantener su “flor” intacta).


Hacer que las cosas sean aún más divertidas son algunos de los efectos especiales muy económicos y de muy bajo presupuesto, el maniaco tiene un disfraz ridículamente engorroso (a veces se le ve la cremallera en la espalda) y la capacidad de convertirse en un charco de aceite (con unos efectos lamentables). Todo es muy divertido, al menos para la audiencia correcta, y Ho mantiene la historia en movimiento con un ritmo rápido y entusiasta, con muchas escenas de acción y luchas coreografiadas torpes, aparte de sexo y violencia. Aunque nunca es particularmente sangrienta, como con varias otras producciones de Shaw de la época, la película tiene un contenido sexual desagradable y escenas de violación, muy en desacuerdo con la sensación casi infantil que tiene en algunas escenas.


En definitiva y resumiendo: THE OILY MANIAC podría ser la precursora de EL VENGADOR TOXICO (1985) que realizo Troma. Una película que solo gustara al tipo de publico que ya sabe lo que va a ver (y si no, miraros el titulo otra vez) y que realmente les gustara, debido a sus defectos (que son muchos) que puede provocar la comedia involuntaria, en una mezcla de géneros que van desde lo infantil, la violencia e incluso el kung fu. Sin duda una película que tienen que ver los amantes de la sordidez y la basura lejana que viene de otros países

Comentarios