Asia Presenta: DeadBall (2011)


Cuando era un niño prodigio del beisbol, Jubei Yakyu (Tak Sakaguchi) accidentalmente causo la muerte de su padre con una súper poderosa bola de fuego mortal. Después de haber renunciado al juego a causa del incidente se convierte a sus 17 años en el delincuente juvenil de más sangre fría de Japón. Enviado a un reformatorio descubre que su hermano, del que estaba distanciado, murió allí de una extraña enfermedad. Para cumplir los últimos deseos de su hermano, Jubei es una de mala gana al equipo de beisbol para enfrentarse a las Black Dahlias, un escuadrón de asesinas sexys de secundaria que están dispuestas a matar hasta el último hombre del equipo de Jubei.

La pregunta seria ¿la comedia de terror y micro presupuesto de Yudai Yamaguchi titulada DEADBALL (2011), es una buena película? La tentación es decir técnicamente que no ... pero debes recordar que la mayoría de la gente no hace el esfuerzo de ver una película en la que el maestro del FX Yoshihiro Nishimura está involucrado en la historia, la actuación, la cinematografía. Están interesados ​​en ver formas ridículamente exageradas de muertes y la película cumple con ese propósito. La historia es una excusa conveniente para una procesión de asesinatos cada vez más absurdos y bromas groseras, pero todos, desde el director en adelante, son muy conscientes de ello. ¿Es una buena película? Probablemente no, pero ¿A quién le importa? Sigue siendo legítimamente una explosión de gore y risas.


Nada en la historia tiene algún sentido real, rifando alegremente los clichés de cada estilo, desde los arquetipos del manga, hasta el cine de acción de los años 60 y 70, pasando por tonterías en la cultura pop en el extranjero y los “clichés” de películas en general. La actuación es tan amplia como parece, y las bromas ocasionalmente fallan, siendo ofensivas en lugar de simplemente insípidas (como ese dúo Idol llamada PO-PO). Prácticamente cada escena se filmó claramente en algún tipo de edificio abandonado o en un descampado vacío, la calidad de la imagen apenas se mantiene, y aunque los efectos, que veremos con más detalle, son sorprendentemente detallados, no son remotamente realistas (ni creo que quiera esto). Es un tanto decepcionante dado el pedigrí de Nishimura ver también esa sangre CGI que a mi realmente me molesta.


Pero en cierto sentido, nada de esto importa en lo más mínimo. Desde el momento en que el padre moribundo de Jubei respira melancólicamente 'Hombre ... fue un gran paso, hijo', puedes sentir que te estas empezando a reír y eso solo mejora. El efecto general es, sin duda, el de un grupo de adultos se dedica a realizar escenas en las que puedes poner una mueca de asco como el examen rectal administrado por la prisión (repleto de sonidos de chorros de fondo) o lo que sirven en las comidas, que son tan alegremente absurdos que es casi imposible no reírse. Poco o nada de esto tiene sentido, ya sea, con algunos personajes caminando con cicatrices de batalla durante la mayor parte del tiempo frente a la pantalla y otros volviendo a la normalidad en la siguiente escena, pero solo aumenta el entusiasmo general por complacer al espectador.


Y aunque DEADBALL no le brinda a Nishimura las mismas oportunidades para una locura total, el veterano experto en FX (sabiendo que se le ha confiado la mayor parte del presupuesto) aún se las arregla para encontrar algunos momentos memorables. No es solo puro “grindhouse”, una breve pelea que enfrenta a Jubei contra el director arroja un par de momentos muy divertidos al estilo de “Looney Tunes” por ejemplo. Una vez más, todos esto está claramente realizado a posta, es demasiado obvio, nada de eso es real, pero el pensamiento, el esfuerzo y el placer genuino que claramente se utilizó para alojar una pelota de béisbol en la cuenca del ojo de un chico, convertir a las personas en niebla rosa o arrancarle la cara a alguien sigue siendo un placer culpable para los espectadores.


En definitiva y resumiendo: DEADBALL tiene ese aire general de un grupo muy unido de personas con talento que hacen todo lo posible para divertirse prácticamente sin dinero, y su entusiasmo es muy entretenido. Es difícil recomendar a alguien que aún no está interesado en la cultura pop japonesa y la forma en que a sus practicantes les gusta ver cómo el cuerpo humano se aplasta o revienta entre litros de sangre, y los valores de producción son tan raros que mucha gente podría negarse a verla antes incluso de darle al “play”. Es una película rápida y sucia para un público desvergonzado que sabe lo que va a ver. Sin embargo, si eso es lo que quieres, DEADBALL combina eso en un ambiente de fiesta tan incesante y amor por lo que realizan que es difícil no recomendarla de todos modos.

Resultado de imagen de dead ball 2011 gif

Comentarios