Blood Bags (2019)


Una criatura corre a sus anchas por los pasillos de una casa abandonada. Un día, dos amigas entran en ella y, antes de darse cuenta, descubren que no pueden salir, dado que todas las entradas han sido selladas. La criatura, sedienta de sangre, no tarda en percatarse de su presencia. La caza ha comenzado.


BLOOD BAGS (2018) es la primera película de Emiliano Ranzani. Este director dirigió varios cortos antes de esto, pero fue uno de sus guiones lo que me llamó la atención en el mundillo del terror. Él, junto con Scarlett Amaris, (quien es uno de los tres escritores acreditados en BLOOD BAGS) y Richard Stanley escribieron el segmento de Stanley "Mother of Toads" para la película antológica de terror titulada THE THEATRE BIZARRE (2011). Pero voy a ser sincero con mis lectores, simplemente elegí ver esta película debido a su horrible poster (porque a veces, el cerebro solo pide un poco de entretenimiento).


Si bien la sinopsis no es nada del otro mundo, y sinceramente, a veces es mejor algo sencillo que intentar algo enrevesado, queda claro que BLOOD BAGS intenta hacer un pequeño homenaje al cine de terror italiano y tiene trazos de UN CASTILLO ALUCINANTE (1995) del director Stuart Gordon. El problema es que, al ser un homenaje a un cine de terror, esta claro que va a ser comparado con lo que hemos visto antes. En cuanto la trama, ya se sabe que todo el terror va a venir de parte del monstruo que acecha en la casa abandonada (o no). En esa parte hay que decir que se me hizo bastante cuesta arriba, con una subtrama con dos policías que solo creaba lentitud en el metraje. Pero al menos la ultima media hora tiene un buen impulso que comienza con una escena un poco extraña pero que realmente crea una sensación de terror en el espectador, rompiendo un poco la cuarta pared. El problema es que donde el final tendría que dejar en shock, nos introducen un cliché (mas) que deja con una sensación agridulce.


BLOODY BAGS si se hubiera realizado en los años ochenta, seguramente hubiera sido un auténtico baño de sangre. El texto inicial que da la definición de enfermedad de Gunther ciertamente nos prepara para uno. Pero si bien hay un par de buenos efectos, la película tiene poca sangre. Y es una pena, ya que seguí imaginando lo que Fulci o Argento habrían hecho con esa configuración. Una casa vieja y espeluznante, una criatura, procedimientos médicos un poco cuestionables. Al menos obtenemos algunas tomas atmosféricas cortesía de Ranzani, quien también es el operador de cámara en BLOOD BAGS. Ayuda a que la película sea mucho más efectiva de lo que realmente tiene derecho a ser. Algo de esto, una vez que nos damos cuenta de la naturaleza de la criatura y quiénes son los otros personajes, es bastante evocador.


En definitiva y resumiendo: BLOOD BAGS es una película que intenta evocar el cine de terror italiano y cine extranjero. A pesar de ser un producto mas cuidado que otros largometrajes independientes, cierto es que no reinventa la rueda (ni tampoco creo que quiera hacerlo) pero gran parte del metraje es bastante aburrido, para un inicio que promete mucho más. El maquillaje del monstruo y las escasas escenas de sangre están bien realizadas. El problema es el ritmo que decae en demasiadas ocasiones y que, teniendo una película de terror atmosférico que utiliza una casa abandonada como escenario principal, sinceramente creo que esta mal trasladado y que podría haber dado mucho más de sí.

Comentarios

  1. En más de una ocasión he estado a punto de ponerla y no lo he hecho, jejeje. Por lo que te leo no me hecho mal ;) Buen artículo, compañero!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario