Bad Boys for Life (2020)


En esta tercera entrega de la franquicia, los policías Mike Lowrey (Will Smith) y Marcus Burnett (Martin Lawrence) vuelven a patrullar juntos en un último viaje.


Un poco más de dieciséis años es un tiempo muy largo para retomar la historia de dos policías propensos a la destrucción, especialmente si todo lo que van a hacer es volver a causar daños a propiedades y lucir sudorosos al hacerlo. Con eso en mente, es fácil entrar en la tercera película de la saga de DOS POLICIAS REBELDES y cuyo título es BAD BOYS FOR LIFE (2020) que lleva mucho tiempo en marcha, pensando que habrá poco que garantice su existencia, aparte de apoyarse en los viejos hábitos solo para los más aficionados. Sin embargo, lo más sorprendente y gratificante de BAD BOYS FOR LIFE es lo bien que justifica traer a estos personajes de vuelta casi dos décadas después de su última historia llena de caos, incorporando una visión fresca en su estilo y la carnicería que los fanáticos de toda la vida aman y sin duda la película honra su legado.



Lo que es aún más notable que la combinación de cambio de imagen y homenaje que BAD BOYS FOR LIFE logra es el hecho de que después de todos estos años, interpretando a los personajes por tercera vez en 25 años, es lo bien que están Will Smith y Martin Lawrence en los papeles de Mike Lowery y Marcus Burnett. Con un inicio en un coche a más de 100km por hora en las calles de Miami, Burnett entró en pánico en el asiento del pasajero, las bromas y la dicotomía de la persona que busca adrenalina y el enfoque más cauteloso de este último se sienten instantáneamente naturales. Sin perder el ritmo, los dos bromean entre sí como si nunca hubieran desaparecido de la gran pantalla.


Tan instantáneamente familiar y bienvenido como lo es la dinámica de los dos actores perfectamente combinada, también es obvio el cambio en el enfoque de la cinematografía. Mientras Michael Bay comenzó su carrera cinematográfica con la primera película y luego perfeccionó el término "Bayhem" con la secuela años después, el dúo de directores Adil El Arbi y Bilall Fallah toman las riendas en esta tercera entrega. A toda velocidad con la secuencia de apertura, los dos ciertamente muestran un don para la acción cinética y loca. Pero a pesar de que Bay marcó el tono y el estilo de lo que el público puede esperar, el dúo hace suyo ese estilo, atenuando las cosas y duplicando un nuevo sentido de energía que lo convierte en una experiencia totalmente nueva. No esperes que todo, desde tiroteos hasta conversaciones sea frenético, ya que el dúo aprovecha al máximo el guion de Chris Bremner, Peter Craig y Joe Carnahan al dar a los personajes espacio para respirar y para que los actores puedan darles cuerpo con más intimidad y profundidad que las películas pasadas. Incluso Joe Pantoliano como el Capitán Howard tiene la oportunidad de hacer un trabajo serio ... cuando no está cabreado porque Mike no para de molestarle. Combinando todo, la iluminación intrincada presta un estilo refinado y empapado de neón a gran parte de la película, recordando el aspecto de las películas de JOHN WICK, con una luz brillante que enfatiza el drama inesperado de los personajes. Algunos pueden extrañar el aspecto intenso y visceral de las películas de Bay, pero la saga nunca se ha visto tan en forma como aquí.


Si bien las películas anteriores intentaron hacer que todo se viera nítido y exagerado (con un efecto ciertamente impresionante), esta toma más tiempo desarrollar a los dos hombres en el núcleo, dándoles material más pesado para trabajar. Si bien Marcus siempre ha sido más una voz de la razón, optando por mantenerse alejado de la violencia tanto como sea posible, esta vez lo dice en serio, ya que sabe que tiene una edad y busca retirarse ya de la policía. Al ofrecer las mejores actuaciones de las tres películas, Smith y Lawrence aprovechan los lados más vulnerables de sus personajes, con Smith, en particular, dejando que las profundas inseguridades le afecten más allá de su actitud reservada y fría. Si bien sus últimos trabajos no han sido nada buenos, BAD BOYS FOR LIFE nos devuelve al mejor Will Smith. La historia a la que se enfrentan los dos no va mucho más allá de lo que cabría esperar de cualquier otro thriller policial, con los gángsters mexicanos persiguiendo a Mike por venganza por algo que ocurrió hace muchos años atrás. Como dúo de villanos tenemos a Kate del Castillo y Jacob Scipio, quienes interpretan a una madre y un hijo que quieren ver a Mike muerto, en donde el brazo ejecutor es Scipio y el cerebro detrás seria del Castillo.


Otro elemento que podría sentirse un paso en el mismo lugar es el arco general de Marcus. Como probablemente se puede deducir del último párrafo, la película ciertamente se siente como el viaje personal Mike. Marcus tiene sus propias motivaciones e ideología, pero a menudo no va más allá de lo que vimos en películas pasadas, como adoptar un enfoque más pacifista. Él puede actuar de acuerdo con sus creencias de manera más significativa que antes, e incluso transmitir algo de conocimiento a Mike. Pero al final, decide unirse después de todo y saltar a la refriega, disparando como lo hace un “Bad Boy”. Aquí hay un hombre con una familia y un razonamiento para dejarlo todo, pero nunca tenemos una buena idea de su vida hogareña o de cómo le cuesta aceptar ayudar a su amigo. Es una oportunidad perdida para profundizar aún más con el personaje, a pesar de que su actuación es sin duda muy humorística y cada gag que iba protagonizado por él, sin duda soltaba más de una carcajada.


Pero, por supuesto, esta es una película de BAD BOYS, y aparte del desarrollo mejorado de los personajes y el estilo de dirección que lo favorece, la cosas tienen que explotar y tienen que hacerlo bastante bien. Si bien la carnicería y la sangre están muy atenuadas en las últimas películas de Bay, todavía hay acción y violencia estimulante más que suficiente para apaciguar a cualquier fanático de la acción. Al igual que con los momentos de los personajes, el dúo de directores da más espacio para que la acción respire, una o dos veces con tomas extendidas y técnicas de encuadre interesantes para poner su propio sello en la saga. El humor también se mezcla perfectamente, sin perder un momento de diversión. Todo simplemente se siente más natural y se ve más elegante que antes. Parte de la acción parece depender de una pantalla verde notable y que a veces se nota (en una persecución a pie con Mike por los tejados) la acción es tan cinética que anhela la acción. De hecho, la inversión en la construcción de los personajes es tan buena que cuando el dúo finalmente vuelve a la acción, con una toma circular que insinúa que la acción está a punto de volverse real y se siente gratificante. Junto al dúo hay varios personajes nuevos, interpretados por Alexander Ludwig, Vanessa Hudgens, Charles Melton y Paola Nunez y se presentan en un equipo policial que se acaba de formar llamado AMMO y que dará sus frutos en futuras películas. No creo que este sea el lugar donde debería dirigirse la saga, pero todos son lo suficientemente fuertes en sus roles para agregar algo nuevo a la serie, con Ludwig robando escenas como un miembro corpulento pero que simplemente es el informático del grupo (A pesar de que Mike y Marcus no se creen que nunca haya pegado a nadie).


En definitiva y resumiendo: BAD BOYS FOR LIFE es una tercera entrega que es sorprendentemente muy entretenida y que evoluciona la saga. Efectiva como comedia de acción, pero un poco fallida como drama personal sobre el personaje de Will Smith. Demuestra que esta película que los “Bad Boys” están de vuelta y mejor que nunca. Sin duda un regreso que merece mucho la pena disfrutar en pantalla grande y una grata sorpresa en lo que ¿podría? ser el ultimo viaje de los personajes.

Resultado de imagen de bad boys for life gif


Comentarios