The Babysitter: Killer Queen (2020)


Dos años después de derrotar a la secta satánica liderada por la niñera Bee, Cole (Judah Lewis) trata de olvidar su pasado para centrarse así en sobrevivir al instituto. Cuando viejos enemigos regresan, Cole no tendrá más remedio que volver a enfrentarse a las fuerzas del mal.


THE BABYSITTER (2017) fue una película lanzada en Netflix que consiguió interés debido a que el publico la recomendaba y todavía me sorprendió cuando la vi hace un par de noches (no la veía desde que se estrenó) de que todavía mantenía sus puntos fuertes y funcionaban. Una comedia de terror exagerada y sangrienta, ingeniosa, con la cantidad justa de referencias para mantenerla interesante. La relación / química entre Cole (Judah Lewis) y Bee, la niñera (Samara Weaving), no solo fue dulce y creíble, sino que fue el alma de toda la película y siempre daré crédito al director Mc G y al guionista Brian Duffield por usar este tipo de ángulo de "enamoramiento imposible" junto terror y comedia.


Como un hombre (con mente de niño) que creció con secuelas, mis gustos han cambiado a lo largo de los años, y estaría mintiendo si negara que se ha filtrado un fuerte sentido de cinismo. Me emociono más con la posibilidad de una experiencia única que cualquier cosa que intente a la mínima ser una franquicia. Cuando me enteré de una secuela de THE BABYSITTER, no tuve ningún tipo de emoción, ya que considero que la primera es perfecta y única. Ni siquiera vi el tráiler de THE BABYSITTER: KILLER QUEEN (2020), pero con casi todos regresando, parecía tener la mejor oportunidad de recuperar la magia de la primera. ¿THE BABYSITTER: KILLER QUEEN supera al original y justifica su propia existencia? Eh, en realidad no. Soy plenamente consciente de que probablemente estoy solo en esto, pero el hecho de que una película sea un buen momento no significa que deba existir. Esta es mi mayor conclusión de KILLER QUEEN; al final, no agrega nada de valor real a THE BABYSITTER, y aunque es divertida y sangrienta (como la primera). Veamos primero lo que funciona, ya que emplea las mismas técnicas que hicieron que THE BABYSITTER funcionase.


Si entrar en el terreno del Spolier, hay que decir que el protagonista Judah Lewis regresa como Cole y todavía tiene ese encanto inocente y raro. Judah hace un gran trabajo al hacer crecer el personaje sin cambiarlo en su esencia. Melanie interpretada por Emily Alyn Lind está de vuelta con un papel más destacado junto a Cole, y aunque no puedo decir mucho, me gustó su "promoción" aquí y disfruté del crecimiento del personaje. El culto está de regreso y es tan y tonto como antes, con Max sin camiseta (Robbie Amell) y el bromista John (Andrew Bachelor) robando las escenas esta vez. Todos, desde Allison (Bella Thorne) hasta Sonya (Hana Mae Lee) tienen unos buenos momentos en pantalla. Esto no se siente como un “vuelvo para cobrar el cheque”, y eso merece algo de crédito ya que el elenco recupera la misma energía divertida desde el principio. El gore también sobresale en esta. El estudio Crafty Apes VFX hace un gran trabajo al aumentar la violencia de la manera más exagerada. Me reí un par de veces de algunas de las intrincadas muertes, y las salpicaduras de sangre en la cara siempre se agradecen, y KILLER QUEEN no decepciona.


Mi mayor problema es que todo aquí está ... bien. Las bromas ingeniosas han vuelto; la sangre es hiperviolenta, y Cole debe sobrevivir a la noche una vez más. Nada es intrínsecamente incorrecto, ¡pero lo he visto mejor cuando era THE BABYSITTER! Esta es esencialmente la misma película con algunos puntos de la trama cambiados para mostrar una progresión de la primera película. ¿Tenemos personajes extravagantes que hacen meta comentarios sobre su situación actual? Si. ¿Matamos a dichos personajes de forma violenta y cómica? Si. ¿Necesita un joven tímido encontrar su fuerza interior y estar a la altura de las circunstancias? Sí. Nada aquí está mal, “per se”, pero menos de lo que ha venido antes. No estoy diciendo que THE BABYSITTER: KILLER QUEEN necesite reinventar la rueda, pero cuando tu primera película es una toma creativa con una historia emocionante, es mejor que traigas una secuela que justifique su propia existencia porque esta no lo hizo.


En definitiva y resumiendo: Todo el mundo esta excelente en la película, y el personaje de Phoebe interpretado por Jenna Ortega es una buena incorporación al elenco. El tono de dirección e hiper-estilizado se mantiene tan bien como lo hizo en la primera película. Agregue un gran gore, y en el papel, esto parece una gran película. Pero de lo único que más necesitaba THE BABYSITTER: KILLER QUEEN es lo único que le falta; propósito. No agrega casi nada al original y es esencialmente un “reboot” suave. Escucho a mucha gente decir que esta "es el tipo de película que necesitamos ahora", pero ¿por qué? ¿Son los tiempos más malos? Sin duda, pero si vamos a ver las únicas películas divertidas para estos tiempos duros, dame algo original ¿Por qué no intentar producir contenido nuevo y emocionante como lo hicieron en 2017 con THE BABYSITTER? Quién sabe, pero estoy seguro de que esto funcionará para mucha gente, incluso para mi funciono como un divertimiento pasajero, pero… ¿era necesaria? No. Y después el final… en fin… disfruten de THE BABYSITTER: KILLER QUEEN en la medida que puedan.


10 Weeks of Spooktober: The Babysitter: Killer Queen (Week 3 of 10) —  BookSquadGoals

Comentarios