lunes, 18 de febrero de 2019

Terrores Nocturnos: Noche De Graduación 4 (1992)


Siguiendo con la tradición de la saga Noche de Graduación , la película comienza de nuevo en el Colegio Hamilton High en 1957. Cuando una pareja de jóvenes está disfrutando de un momento romántico en el asiento trasero de un coche, es interrumpida por el padre Jonas, un sacerdote que sacrifica a los amantes. Treinta años más tarde, Jonas se libera del sótano de una capilla donde unos sacerdotes le habían drogado y encerrado secretamente bajo llave. Ahora, es la fiesta de graduación de nuevo, y un grupo de cuatro estudiantes, lamentablemente, han elegido el escondite de Jonas como un lugar recóndito para refugiarse.

Con el personaje Mary Lou que no logro ganarse a los espectadores fanáticos del terror como un personaje franquiciable con la oportunidad perdida que fue NOCHE DE GRADUACION 3 (1989), los productores decidieron ignorar las dos últimas películas de Mary Lou y tomar la saga con una nueva dirección. Atrás quedaron los matices cómicos sustituidos por un tono serio que recuerda a la primera película. También se fue Mary Lou, que fue sustituida por un sacerdote católico asesino. A pesar de que el nuevo enfoque no logró conquistar a los espectadores, sí que tiene algún punto positivo, pero no deja de ser el ultimo clavo en el ataúd de la saga NOCHE DE GRADUACION, siendo un slasher bastante genérico.


El tono serio fue un cambio necesario después de la tercera entrega, que fue demasiado absurda. También se utiliza como el frio invierno como otro protagonista más. Sin embargo, la mejor parte es Ken McGregor como nuestro sacerdote asesino ya que realmente parece un psicópata de los pies a la cabeza y es lo definitivamente bueno como para hacer que los fanáticos de los slasher olviden a la villana Mary Lou de la tercera parte. El director Clay Borris también es capaz de crear algún buen susto durante el metraje. Es difícil de creer para una franquicia que ya se tambaleaba a su fin. Me sorprendió que las muertes fueran más con suspense, dejando a un lado la violencia grafica (aspecto que no es del todo mi agrado) y con un elenco de jóvenes actores, en donde la única en estado de gracia es la actriz Nicole de Boer.


Aun así, incluso con algún elogio, hay algunos elementos de la trama que no funcionan en la película. Una es cómo la iglesia decide encerrar y sedar al sacerdote asesino en lugar de entregarlo a las autoridades. Segundo, después de treinta años, el Sacerdote no ha envejecido en absoluto, dejándole solo un pelo largo recogido en una coleta, parecida a la que podría llevar algún luchador “random” de la saga KICKBOXER.


En definitiva y resumiendo: NOCHE DE GRADUACION 4 no es un slasher innovador, con un segundo acto en el que no ocurre nada y puede provocar el abandono del espectador a su visionado, pero funciona en la modernización de la franquicia al devolver la saga a un territorio serio. Las imágenes católicas de enfoque sombrío funcionan para darle a la película un aspecto austero y atractivo. Lamentablemente, la película no tiene un enfoque claro (con un final un poco “sobrenatural”). Eso y por el hecho de que la saga NOCHE DE GRADUACION es inconsistente en su enfoque con películas serias, películas más cómicas y la falta de continuidad en la historia y los personajes. Si uno puede ver más allá de los fallos de inconsistencia, creo que más gente estaría de acuerdo en que la franquicia NOCHE DE GRADUACION es una de las sagas de terror más subestimadas de las que aparentemente nadie habla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario